El día de hoy hay algo curioso en las noticias internacionales.

Por un lado, el Partido Verde Colombiano que tiene a Antanás Mockus, ex-alcalde de Bogota como candidato presidencial, y a Sergio Fajardo ex-alcalde de Medellín como candidato a Vice-presidente pasó al primer lugar en las encuestas. El Partido Verde en Colombia es de relativa reciente creación, aunque Mockus y Fajardo han cobrado notoriedad en la última década a partir de exitosos gobiernos urbanos. En El País, explican “El tsunami verde de Mockus“:

Difícil de etiquetar dentro de los ribetes clásicos de izquierda y derecha, Mockus ha optado por ser mesurado en sus críticas al Gobierno. Su propuesta central es la de un Gobierno de legalidad democrática (a diferencia del actual de seguridad democrática), donde primen la ética y el respeto por los recursos públicos. “Detrás de la gran acogida de las propuestas de Mockus se esconde un movimiento social que representa un rechazo frontal a las prácticas sociales del Gobierno de Uribe”, afirma el sociólogo Álvaro Camacho Guizado.

Por el otro lado, en Iglaterra, varias encuestas muestran al partido Liberal Democrático (Lib Dem) en primer lugar en la intención de votos. Sin embargo, por las particularidades del sistema electoral Inglés, los LibDems serían el partido con menos escaños en el parlamento y por tanto su líder Nick Clegg, no sería primer ministro.

En el blog de la revista Dissent explican la estrategia exitosa de los Lib Dems:

Esto no ha sucedido por accidente. Es el resultado de una estrategia desarrollada por un hombre llamado Chris Rennard, conocido como “Dios” en los círculos de Lib Dem. Rennard reconoció que el partido podía construir una base en los gobiernos locales de las ciudades británicas así como en los corazones rurales tradicionales—el suroeste y Escocia. Poco a poco el partido, (pese al desprecio de los partidos grandes y los periodistas de Westminster) tomó el control de una serie de consejos locales y los usó como base para empezar a pelear y ganar una serie de curules parlamentarias en todo el país.

Estos dos casos, en lugares muy distintos del mundo, pueden ser interesantes por dos razones.

    La primera es la importancia que puede cobrar la política local como un espacio para renovar la política a nivel nacional. La segunda es la importancia de las reglas electorales y de distribución el poder en los resultados.

  1. El Partido Verde Colombiano está constituido por ex-alcaldes de Bogotá, y Medellín, y en parte gracias a que hay reglas laxas para la formación de partidos, candidaturas independientes y segunda vuelta electoral un partido pequeño sin muchos compromisos con el sistema político puede llegar al primer lugar en las encuestas.
  2. Los Lib Dems en el Reino Unido, empezaron ganando consejos locales de gobierno, y de ahí puestos en el parlamento. Sin embargo pese a tener alrededor de 30% de la intención de voto, sólo tendrán alrededor de 10% de los escaños en el parlamento. Algunos comentaristas dicen que si el primer lugar en votos es el último lugar en escaños parlamentarios, el sistema político británico cambiará radicalmente, pues es un resultado indefendible hasta para los más conservadores.

Te recomendamos: