pressEn la respuesta de Fernando Escalante en La Razón a Adolfo Sánchez Rebolledo, Escalante aprovecha par discutir con Carmen Aristegui sobre el derecho a la información y el papel de los medios de comunicación privados. Para Escalante los medios de comunicación no tienen un deber de comunicar nada en particular. Sin embargo, a otros comentaristas les preocupa la forma y la calidad de los medios y la prensa en México. Carlos Elizondo, subraya y contrasta la reacción de la prensa mexicana al discurso de Felipe Calderón en Washington, con la prensa estadounidense. Su énfasis es en la falta de calidad analítica. El mismo día José Woldenberg, se dice preocupado por que la principal televisora del país, “decline de su obligación de informar” sobre el secuestro de Diego Fernández de Cevallos.

¿Los medios no tienen una obligación a informar? ¿El principal problema de la prensa mexicana es su baja calidad? ¿Quién decide qué asuntos merecen la atención de los medios?

Considerando la importancia del tema, en el Blog de la Redacción decidimos preguntarle (por teléfono) a distintos periodistas -que entre sus labores toman decisiones editoriales- su opinión sobre el tema. Estas son las respuestas que recibimos:

  • Ernesto Nuñez, editor del suplemento Enfoque del periódico Reforma: “Sí existe la obligación de informar, el caso específico de Diego Fernández de Cevallos, lo demuestra porque es un personaje público que fue presidente del PAN, Senador, y ex-candidato a la presidencia, es tan de interés público que el Presidente de la República la ha dedicado muchas palabras al tema. En un tema de interés público, no hay duda que los medios tienen la obligación de informar. En el caso de los medios electrónicos todavía más es el caso porque hacen uso de un bien público que es el espectro radiológico.”
  • Salvador Camarena, locutor de la tercera emisión de Wradio (96.9): “El parrafito de ayer de Woldenberg, es como una enmienda constitucional por su capacidad de síntesis de un tema tan importante. Sí existe esa obligación, no somos una entidad mercantil, debemos de funcionar en una sociedad de mercado, pero nuestro bien es el compromiso con las audiencias a ofrecerles la información, incluso cuando algunos integrantes de la sociedad creen que se afectan a terceros. Esta obligación es aún mas delicada en el caso de los medios electrónicos, que para poder funcionar hacen usufructo de un bien de la nación”.
  • Héctor Aguilar Camín, Director de la revista Nexos: “Deben de informar cuando tienen información, pero no dedicarse a especular sobre información que no tienen. Hay una diferencia entre la información dura y la información que son conjeturas, rumores,  hipótesis por falta de información. Es un a decisión que los periódicos toman todos los días, de borrar o dejar algo de lo que quieren hablar, que puede ser trivial para el periódico, pero no para todo el mundo. Obligación legal, ninguna, obligación profesional depende. Los periódicos todos los día eligen, y nadie les exige que publicar, y ellos no pueden exigir a nadie que difundan lo que publican. En la televisión no es diferente.”
  • Mario Campos, Director del Sistema Nacional de Noticiarios en el IMER: “Creo que la razón de ser de lo medios es informar,  pero no solamente es un llamado a hacerlo, sino que es lo que les da legitimidad. Cualquier actor que tiene poder tiene que tenerlo justificado frente a la sociedad, de la misma manera que los políticos reciben su legitimada con el voto. Este poder es lo que permite que los medios tengan acceso privilegiado a los actores políticos, a un concierto, o a una rueda de prensa con el Presidente; es por ello que tienen la obligación de informar. No obstante la obligación de informar no es un valor absoluto, que no encuentre limitante. Reconocemos que yo puedo reportar que se cometió una violación pero en mi obligación de informar yo no puedo publicar el nombre de la víctima de la violación. Informar sobre un secuestro corre el riesgo de afectar la vida de una persona. Es el mismo debate con una narcomanta: si hay un hecho extraordinario tiene la obligación a reportear que sucedió pero no al contenido del mensaje pues la fuente no es clara. Sí estamos obligados a informar porque eso nos permite tener un estatus privilegiado, pero no es un valor que esté libre de otras limitantes.”
  • Guillermo Osorno, Director de la revista Gatopardo: “En sentido estricto los medios de comunicación privados no tienen el deber de informar, es un deber del Estado y un derecho de los ciudadanos. Cuando los medios de comunicación anuncian que su misión es informar, adquieren esa obligación. Tienen la obligación de buscar la verdad, tienen la obligación de actuar de manera independiente, tiene la obligación de ser responsables con sus lectores. Y tienen una obligación de minimizar el daño a personas desprotegidas y víctimas. En el caso de Televisa es esto lo que argumentan, pero por su propia historia lo que se pone en duda no es esta obligación a informar sino su independencia en la toma decisiones editoriales. Lo que se está cuestionando es si se está actuando de manera independiente o no.
  • Pascal Beltrán del Río, Director Editorial de Excélsior: “Creo que importa mucho como definimos obligación. Todos los medios hacemos una selección y jerarquizacion de la información que cubrimos. Puede haber un debate sobre dónde reside el interés público, para unos y otros tiene definiciones diferentes. Un medio tiene que ser fiel a su definición del interés público por eso es cada vez más importante que la transparenten y expliquen públicamente. No todos los medios cubrimos lo mismo ni lo vemos de la misma manera.  ¿Quién determina sobre qué si está obligado a informar un medio y qué no? A lo que sí está obligado el medio es a su definición de interés público, la cual se va formando todo los días, y lo mejor en esta época con todo tan abierto es hacer transparente esa definición.  El secuestro de Diego Fernández de Cevallos sí cae en una definición de inteŕes público y creo que sí estoy obligado a cubrirlo. Siguiente pregunta ¿Qué tanto podemos informar sobre un caso en que la autoridad expresamente se ha cerrado aunque en la practica esté haciendo un ejercidio de filtración? No comparto la decisión de Televisa, pero sí la entiendo porque fue la familia la que se acercó a Televisa porque ponían en riesgo la vida del secuestrado. Entiendo las razones que los llevaron a tomar esa decisión, aunque no la comparto. Me parece sano que lo hayan hecho de manera transparente, y sería peor no decir nada. Es positivo que se hayan apegado a su decisión. Nuestro público, por ejemplo tiene muy claro, que no publicamos narcomantas y decapitados, no queremos ser caja de resonancia de los narcos.
  • Ricardo Raphael, subdirector de opinión de El Universal: La obligación del medio a informar  existe siempre y cuando se considere la libertad de expresión como el valor superior a tutelar. Esta tienen cuatro límites fundamentes: 1) no informar sobre hechos que inciten a la violencia, 2) no colaborar con discursos de odio hacia grupos o personas,  pues son actos que en sí mismos llevan a limitar la libertad de expresión, 3) la protección a la intimidad, porque la libertad del individuo se produce en la intimidad, y 4)  los derechos de las víctimas en relación a su intimidad, y a la posibilidad de arriesgar la vida de un tercero. Si esto último sucede, el ejercicio de la libertad de expresión de un medio, no está cumpliendo su objetivo como medio. Fuera de esto, se vale informar cualquier cosa. Desde este punto de vista, la manera en la que Televisa anunció que dejaría de informar sobre el secuestro de Diego Fernández de Cevallos es equivocada. Primero, porque al referirse sólo por su primer nombre parece que están protegiendo a su amigo, y segundo porque no informarán hasta que no se produzca un desenlace, cuando puede haber algo relevante antes del desenlence. Me parece que sobre todo la personalización que hizo López Dóriga genera un rechazo del público.

Te recomendamos: