iETDEn los últimos meses se han planteado varios diagnósticos y propuestas generales sobre, y para, enfrentar distintos problemas que hay en nuestro país. Sin embargo, buena parte de los debates se han centrado en el tema conocido como la “reforma política”, que sobre todo trata sobre la distribución del poder público en México. En estos días dos documentos que profundizan sobre el tema (aunque no sólo en este) se están difundiendo y presentando en medios de comunicación y espacios académicos.

El primero es el libro, Reforma Política y Democracia, editado por Gabriel Negretto del Centro de Estudio Políticos del CIDE. En él se tratan distintos temas como: a) el sistema electoral, b) la separación de poderes, c) la selección de candidatos y participación ciudadana y d) una visión no-instrumental de la reforma política. Los distintos planteamientos y evaluaciones en los textos que aparecen en el libro están basados en un seminario que se hizo en el CIDE hace unas semanas, y en la mayoría de los casos se mantienen dentro de los planteamientos que han hecho los partidos políticos para reformar las instituciones políticas.

El segundo texto, un cuadernillo, plantea temas de discusión que no están dentro de los márgenes planteados por los partidos políticos, “Equidad Social y Parlamentarismo” presentado por el Instituto de Estudios para la Transición Democrática que dirige Ricardo Becerra (aquí se puede escuchar una entrevista de Carlos Puig con José Woldenberg, Ciro Murayama, y Ricardo Becerra sobre el documento). Como lo dice el título hay dos ejes centrales a su propuesta, equidad social y parlamentarismo, los cuales surgen  de un diagnóstico económico y un diagnóstico político que contrasta de manera directa con el artículo publicado en la revista Nexos de Héctor Aguilar Camín y Jorge Castañeda “Un futuro para México“. En un país donde hay pobreza, desigualdad y un desencanto con los intrumentos de la democracia, los autores, proponen un sistema de seguridad social universal, y un cambio en el régimen de gobierno, del presidencialismo al parlamentarismo.

Te recomendamos: