La semana pasada el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) presentó el Informe sobre el Desarrollo Humano en México 2011. Una de las cosas más interesantes del documento es su énfasis en el impacto del gasto del gobierno en el Índice de Desarollo Humano y en el ingreso de las personas. Entre algunos de los temas que trata, está la política de subsidios del gobierno federal: algunos subsidios directos, como Procampo y las pensiones del IMSS e ISSSTE (las pensiones para adultos mayores 70y+), y subsidios generales indirectos como el subsidio a las gasolinas y al consumo eléctrico (un post sobre el tema acá). Según el informe (como se puede ver en las gráficas de abajo), estos subsidios son regresivos (excepto 70y+), es decir la mayor parte de los recursos que se destinan a estos subsidios benefician a las personas con mayores ingresos. El periódico El Universal, también presenta hoy una nota sobre el tema.

Probablemente una de las cosas más interesantes que presentó el PNUD fue una herramienta en Internet para que cada persona calcule cuál es su IDH, cómo se compara con el de otros países, qué porcentaje del gasto público recibe, y que porcentaje debería de recibir según los criterios de Naciones Unidas.

En las gráficas “X” es el décil de ingreso (o del Índice de Desarollo Humano) más alto, los más ricos, y “I” es el más bajo, es decir los más pobres.

1. Incidencia agregada del gasto en pensiones por deciles del IDH.




2. Distribución de beneficios del subsidio en gasolinas.

3. Distribución de beneficios del subsidio a las tarifas residenciales de electricidad.

4. Distribución de beneficios de Procamoo por deciles de IDH e ingreso.

Te recomendamos: