En un sorprendente reportaje en el New York Times sobre la migración mexicana a Estados Unidos, se presentan datos del Mexican Migration Project de la Universidad de Princeton sobre la migración ilegal. A primera vista llama mucho la atención que el estudio reporta que el número de mexicanos que cruzaron por primera vez a Estados Unidos ilegalmente es igual a cero.

Fuente: New York Times

En el artículo citan a uno de los directores del programa de investigación en Princeton quien explica:

…una encuesta extensa y de largo plazo en los centros de emigración mexicanos…muestran que el interés por salir hacia Estados Unidos por primera vez ha caído hasta su punto más bajo, al menos desde 1950. “Nadie quiere saber de ello, pero el flujo se ha detenido,” dice el Sr. Massey, refiriéndose al tráfico ilegal. “Por primera vez en sesenta años, el tráfico neto ha bajado a cero y es probable que sea un poco negativo”.

La explicación de por qué esto ha sucedido no es sencilla y se le atribuye a varios factores, como la inseguridad para cruzar la frontera, la persecución de migrantes ilegales dentro de Estados Unidos, y la situación económica en ambos países. Sin embargo los factores que señalan como más importantes son al menos cuatro:

  1. el costo de cruzar la frontera.

    Fuente: New York Times

  2. la oportunidades educativa y económicas en México (no hay gráfica).
  3. el cambio en el tamaño de las familias mexicanas.

    Fuente: New York Times

  4. la expansión en la provisión de visas para trabajadores y turistas mexicanos.

Fuente: New York Times

Las razones de por qué se está deteniendo la migración ilegal de mexicanos a Estados Unidos paradógicamente parecen ser una combinación de buenas y malas noticias para los mexicanos. Las malas noticias son: el endurecimiento de la persecución de migrantes y el deterioro de la seguridad fronteriza.  Las buenas noticias son: la percepción de que hay oportunidades de México y la ampliación en la oferta de cruces legales a Estados Unidos. ¿Qué significará este cambio en el largo plazo? ¿Las buenas noticias durarán más que las malas noticias?

Te recomendamos: