Foto: El Universal

En los últimos dos días en la ciudad de México ha habido una ríspida discusión en medios electrónicos a partir del comentario en radio del periodista Ángel Verdugo quien llamó a atropellar a las y los ciclistas en la ciudad por considerarlos una “plaga” que no respeta el reglamente de tránsito. El comentario provocó la reacción de otros medios de comunicación, organizaciones de la sociedad civil, funcionarios públicos y muchos tuiteros. Al día de hoy, la empresa de radio, Grupo Imagen, anunció que suspendería indefinidamente al comentarista.

A partir de este incidente, vale la pena preguntarse cuáles son los riesgos del ciclismo urbano, y si frente a la supremacía del automóvil en la mayoría de las grandes ciudades del mundo, quienes se transportan en bicicleta no sufren más riesgos y perjuicios que beneficios.

Un estudio publicado a principios de este mes en el British Medical Journal (BMJ), se basa en las condiciones y patrones de uso de las bicicletas públicas en la ciudad de Barcelona, Bicing, para concluir que en total, el sistema de bicicletas públicas evitó doce muertes previsibles por año.

La conclusión, aunque limitada a Barcelona, en donde más de 180 mil personas son usuarios del sistema, está basada en un análisis estadístico que contrastó el uso de las bicicletas con el uso del automóvil. Las consideraciones de los investigadores fueron las siguientes:

Nos enfocamos en residentes de Barcelona que empezaron a usar regularmente Bicing después de su implementación. Por lo tanto evaluamos los beneficios adicionales de la actividad física, los riesgos adicionales a partir de la inhalación de aire contaminado y el incremento en la exposición de los nuevos ciclistas a los incidentes de tránsito en comparación con su exposición previa como automovilistas.

A partir del análisis de los datos llegaron a la siguiente conclusión:

El riesgo relativo estimado para todas las causas de mortalidad asociadas a la actividad física entre los residentes de Barcelona que usaron bicicleta en vez de automóvil fue 0.80, resultando en un fracción de 0.23 muertes evitadas entre la población que usa Bicing y que antes usaba coche. Un estimado de 12.46 muertes fueron evitadas cada año.

Está claro que las condiciones en términos de contaminación del aire, incidentes de tránsito, y cantidad relativa de ciclistas no son iguales en Barcelona que en las ciudades mexicanas, y en particular en la ciudad de México. Mientras no se haga un estudio similar no se puede llegar a una conclusión al respecto. Sin embargo este estudio nos puede dar algunas pistas y predicciones sobre qué pasaría si al haber muchos más ciclistas en la ciudad, hubiere menos contaminación, y más respeto a ciclistas y peatones por parte de los automovilistas.

Te recomendamos: