Imagen: CENCOS

Imagen: CENCOS

La semana pasada publicamos el texto de Eric Magar en favor de la reelección. Hoy, decidimos compartir algunos argumentos en contra de la reelección publicados recientemente en periódicos nacionales. Esto con el interés de avivar la discusión pública sobre el tema.

Federico Berrueto: La reelección de Calderón (Milenio)

La reelección de legisladores es una mala y contraproducente propuesta; sus virtudes hipotéticas no se sustentan en la realidad; extraña que muchos académicos que la promueven ni siquiera entiendan los problemas que la reelección tipo norteamericano plantea al sistema de representación vigente. Legisladores reelectos no garantizan calidad, sí un freno a la de por sí limitada renovación política.

Hay malos legisladores porque existen niveles altísimos de impunidad en su desempeño. Asumir que el voto es instrumento de sanción o de premio ciudadano es un craso error, como lo constatan las elecciones en Puebla y Oaxaca.

El problema es la ineficacia del voto como recurso de control ciudadano. La reelección profundizaría el problema, ya que uno de sus efectos sería acentuar el tráfico de influencia para satisfacer no a los ciudadanos, sino a los factores que inciden en las campañas y los resultados; en EU, 98% de los diputados que pretenden reelegirse lo logran y no es por virtud, sino porque quienes buscan reelegirse cuentan con un desproporcionado financiamiento respecto a quienes les compiten. Los datos son públicos y verificables. Pensar que el IFE o los partidos lo podrían evitar o contener es broma de mal gusto.

Leer completo…

Fernando Escalante: ¡Que rindan cuentas! (La Razón)

El argumento es tramposo, además, porque los diputados hoy rinden cuentas y los electores pasan factura con absoluta claridad: evalúan el desempeño de los partidos, que es mucho más razonable y más sencillo para la inmensa mayoría de la gente. Con la ventaja de que la disciplina partidaria y el interés que tienen los partidos en ganar elecciones en todo el país contribuyen a darle coherencia al comportamiento parlamentario. En otras palabras, no se diga que hace falta que los diputados “rindan cuentas”, dígase que por el motivo que sea se prefiere tratar de quebrar la disciplina partidaria en un sistema que permita “maicear” uno por uno a los diputados.

Ya que estamos en el tema, no está de más recordar que en nuestra vida pública quienes no rinden cuentas son precisamente los “líderes de opinión”; los que nos anunciaron el choque de trenes, los que nos pidieron el “voto útil” para Fox, los que nos dijeron que la mitad del electorado anularía su boleta… Y que ahora exigen la reelección. Habría que hacer una lista y, cuando empecemos a ver los resultados de su modelo, pedirles que rindan cuentas.

Leer completo…

Carlos Bravo Regidor: Ironía de la Reelección (La Razón)

La ironía, pues, es que quienes apuestan por la reelección como fórmula para hacer más representativa, para “mejorar la calidad” de nuestra democracia, están promoviendo, al hacerlo, una reforma que no refleja la voluntad de la mayoría de los ciudadanos, sino la voluntad de la mayoría de esos legisladores que, según la muletilla, no nos representan.

Leer completo…

Hace poco más de 4 años la revista Expansión publicó un interesante intercambio entre Fernando Dworak (a favor) y Fernando Escalante (en contra) sobre el tema.

Te recomendamos: