Capitán Condón

Los valores que regían la vida en la edad media, daban mayor peso al bienestar del alma de una persona después de su muerte, que a las condiciones que le rodeaban y le permitían desarrollarse en vida.

Este tipo de pensamiento parece ser el supuesto básico del argumento que ha dado el alcalde de Mazatlán, Alejandro Higuera Osuna, al prohibir la entrega de condones y encarcelar a quienes lo hagan durante el Carnaval. Según él, los infractores atentan “contra la moral pública”. De otra forma no me explico por qué lejos de mostrar una preocupación real por la población de aquel municipio, demuestra un desconocimiento o una omisión respecto a problemas tangibles como el alto porcentaje de embarazos adolescentes no deseados[1], de violencia sexual en parejas jóvenes[2] y de infecciones de transmisión sexual[3], no solo en su entidad sino en todo el país.

Para estar realmente a la altura del tercer carnaval más grande del mundo (según la revista Forbes), tanto el gobernante local como las autoridades estatales y federales, tendrían que haber pensando en acciones tan contundentes como las que el Ministerio de Salud de Brasil aplicará este año en su Carnaval al anunciar un programa enfocado en la prevención de VIH entre los jóvenes homosexuales y la repartición de nada menos que 70 millones de preservativos.

En nuestro país los esfuerzos conjuntos de los distintos niveles de gobierno alcanzarán, según sus propias estimaciones, 1 millón 500 mil preservativos en el Carnaval de Veracruz. Por mucho, la cifra más alta de preservativos que tendrá un carnaval en nuestro país este año. Un contraste alarmante con el caso brasileño, que refleja la falta de atención al tema.

El razonamiento del alcalde va contra toda recomendación hecha por instancias internacionales como CEDAW[4] que solicitó a México “ampliar la cobertura de los servicios de salud, en particular la atención de la salud reproductiva y los servicios de planificación de la familia”, y las nacionales como el propio Consejo Nacional de Población que en su publicación más reciente “Situación Demográfica de México 2011”, explica que al estado le cuesta más atender los embarazos no planeados, que prevenirlos a través de información y educación.

Sin contar además con la Norma Oficial Mexicana de Salud 005, que indica claramente que la promoción y difusión de servicios de planificación familiar se debe efectuar a través de diversas acciones, entre ellas la participación social y comunitaria, como la que pretenden realizar las organizaciones lésbico-gay durante el carnaval.

Y para rematar lo que nuestra Constitución establece en el artículo 4º al referir como un derecho el decidir de manera libre, responsable e informada sobre el número y el espaciamiento de nuestros hijos.

Pero la omisión y el desabasto de anticonceptivos es una constante en todos lados.

Al preguntar vía Infomex (No. de Folio 0001100432711) a la Secretaría de Educación Pública, por el número de preservativos adquiridos para la aplicación del Convenio de Colaboración firmado con el IMSS hace poco más de un año para prevenir el embarazo adolescente en más de mil 500 institutos de nivel bachillerato de todo el país, la respuesta fue: “La SEP no tiene monto presupuestario destinado a estas actividades, y no cuenta con información sobre la cantidad de métodos anticonceptivos adquiridos para este Convenio”.

Otro hecho más se registra cuando por la misma vía (No. de Folio 0001200302111) preguntamos a la Subsecretaría de Prevención y Promoción de la Salud y al Centro Nacional de Equidad de Género y Salud Reproductiva, sobre el presupuesto de operación de 2007 a 2011 que nos permita identificar la adquisición de preservativos. Al entrar a dicho informe no encontramos rubros claros que determinen con que partida y en qué cantidad fueron adquiridos, menos aún que destino tuvieron.

A lo anterior sumamos que hace unos días el gobierno de Nuevo León a través de la Subsecretaría de Salud Estatal, argumentó no haber adquirido condones para el actual trimestre por los “elevados precios” que ofrecieron los participantes de su licitación. ¿Quiénes participaron en la licitación? ¿Durex, Sico o los realizadores de los preservativos para Louis Vuitton? Otra respuesta que no convence a nadie cuando hay empresas nacionales que fabrican preservativos con costos menores a 2 pesos y cuya calidad se encuentra entre las mejores de acuerdo con estudios realizados por la Procuraduría Federal del Consumidor[5]. Si estos funcionarios no saben hacer su trabajo a la hora de licitar, podrían acercarse a las organizaciones que con menos recursos, hacen mejor las cosas que los propios gobiernos.

Desde hace mucho que todo en nuestro país está al revés. Hoy los gobernantes velan por el bienestar de nuestra alma y los líderes religiosos le dicen a la población por quién votar.

Brando Flores. Activista ciudadano de RDfine México.


[1] 11.7% de los adolescentes inician su vida sexual en Sinaloa antes de los 15 años. El 46.5% de los jóvenes alguna vez ha estado embarazada o ha embarazado a alguien. De acuerdo con los Tabulados Básicos de la ENJUVE 2010

[2] El 28.4% de las parejas jóvenes han obligado alguna vez a su compañera/o a tener relaciones sexuales, ocupando el primer lugar nacional en este rubro. De acuerdo con los Tabulados Básicos de la ENJUVE 2010.

[3] El 13.4% de los jóvenes en Sinaloa no saben cómo prevenir una infección de transmisión sexual, pero 96.4% de los que sí saben, reconocen que el condón es un método para ello. De acuerdo con los Tabulados Básicos de la ENJUVE 2010.

[4] El Comité para la Eliminación de la Discriminación contra la Mujer, CEDAW es un órgano de supervisión y seguimiento para la debida aplicación de la Convención y los progresos que los Estados Partes logren en virtud de las disposiciones contempladas en la Convención.

[5]Me refiero a marcas como “Encanto” que cuenta con estándares de la más alta calidad de acuerdo al siguiente estudio:http://revistadelconsumidor.gob.mx/wp-content/uploads/2011/03/condonesOK.pdf

Te recomendamos: