A estas alturas, no nos sorprenden las afirmaciones simplistas y los denuestos del señor Bryce Echenique, tampoco sus mentiras. Lo que sorprende es que un diario serio e influyente como El País reproduzca sus declaraciones sin ofrecer a sus lectores información relevante para entender la controversia generada en México por la entrega del Premio FIL 2012 a dicho autor. Por este motivo, hacemos las siguientes precisiones sobre la nota publicada el día de hoy en la edición impresa del diario El País, firmada por Winston Manrique Sabogal. Bryce afirma, por ejemplo, que “nunca” ha plagiado y que ha sido absuelto en seis o siete casos. El País tiene que saber que esto no es verdad. Nos parece increíble que la nota haga caso omiso de los más de treinta plagios de Bryce que han sido comprobados; por dieciséis de ellos ha sido multado y, por si quedara alguna duda, la multa ha sido confirmada por la institución correspondiente, el INDECOPI del Perú. Los lectores interesados en la lista completa de los plagios de Bryce (hasta la fecha) pueden acudir al blog de la revista Nexos, que los ha enumerado y cotejado. Dejando de lado, por lo pronto, el primer “¡Que se jodan!”, con que abre la nota en cuestión, Bryce afirma que sus críticos son unos “frustrados” que anhelan “todos los premios” y que actúan movidos por la “envidia” y la “maldad”. Además, los críticos del Premio FIL 2012 pertenecen (pertenecemos), según Bryce, a “un grupo de extrema derecha”. ¿Quiénes han sido algunos de los principales críticos de este premio? ¿Cómo se les puede relacionar, con el más mínimo atisbo de seriedad, con la extrema derecha? Enemigos como éstos sólo existen en un mundo que Bryce Echenique se ha hecho a su medida para no hacerse responsable de nada: un mundo para Bryce.

Manrique Sabogal afirma que el panorama está dividido entre “la indiscutible calidad de la obra de ficción de Bryce” y “su obra periodística en entredicho”. Además, señala que Bryce se muestra “comprensivo” con el hecho de que el premio haya tenido que ser adelantado y entregado en su propia casa en Lima y no en México (como estaba previsto), pues, se lamenta Bryce ante el periodista, “allá me querían linchar”. Esta manera de presentar las cosas es engañosa. El panorama en México no está “dividido” del modo sugerido. El rechazo en este país al otorgamiento del Premio FIL 2012 a Bryce Echenique y al jurado que tomó la decisión ha sido mayoritario y ha sido argumentado, por nosotros y por muchos más, con múltiples razones. Por último, Manrique Sabogal insiste en el tono “tranquilo, pausado y sin inmutarse” que emplea Bryce durante la entrevista, lo que contrasta con el segundo “¡Que se jodan!” que pronuncia el galardonado como colofón de sus declaraciones. Esta despedida retrata bien a Bryce Echenique. En  cambio, la nota de El País, en su conjunto, da una idea parcial de lo que ha representado en México la entrega del Premio FIL 2012; no sólo para las comunidades académica y literaria mexicanas, sino también para todos los ciudadanos que han expresado su rechazo.

Soledad Loaeza Antonio Azuela Ariadna Acevedo Fernando Escalante
Mauricio Tenorio Benjamín Arditi Alfredo Ávila Blanca Heredia
Gerardo Esquivel José Antonio Aguilar Ignacio Almada Roberto Breña

 

Te recomendamos: