abril 29, 2013

La DEA en la “guerra contra el narco”

De la redacción

En los últimos días han salido dos interesantes artículos en Estados Unidos sobre el papel de la DEA (y otras fuerzas de seguridad estadounidenses) en la “guerra contra el narcotráfico” en México. Uno de los artículos salió en el Washington Post, y en él se narra el desconcierto del nuevo gobierno en México al darse cuenta del alto nivel de colaboración del gobierno mexicano y estadounidense durante el gobierno de Felipe Calderón. Esta colaboración implicó entrenamiento de policías, soldados y marinos mexicanos, el uso de aviones de espionaje no tripulados controlados (Drones) desde Estados Unidos, tecnología para intervenir llamadas telefónicas, e incluso -según el artículo- la participación cotidiana del entonces Embajador de Estados Unidos, Carlos Pascual,  en operaciones de combate al crimen organizado. También habla de cómo después de ver el uso de aviones no tripulados armados en Irak y Afganistán, Felipe Calderón pidió al gobierno de Bush usarlos en México, solicitud que el gobierno estadounidense rechazó por el alto riesgo de que hubiera “víctimas colaterales”.

El otro es un largo reportaje (en español) en el New York Times sobre el policía mexicano, Luis Octavio López Vega, que dio a la DEA información sobre el vínculo entre el ejército mexicano y organizaciones criminales a mediados de los años noventa (en la película Traffic (2000) el personaje basado en su historia fue representado por Benicio del Toro) . La historia de López Vega es particularmente complicada (y triste) porque pese a haber ayudado a la DEA en más de una ocasión en México se giró una orden de aprensión en su contra, después del arresto del General Gutiérrez Rebollo. En contraste, la DEA le permitió irse con su familia a Estados Unidos, pero no pudo ofrecer la protección que le habían prometido para no entrar en conflicto con las autoridades mexicana por proteger a quien consideraban un delincuente. Hoy López Vega vive en Estados Unidos sin papeles, bajo otro nombre, después de haberse hecho una cirugía que le modificó la apariencia de la cara, y ha seguido escondido esperando que la DEA retome la oferta que le hizo originalmente y que el gobierno mexicano lo deje de perseguir. Su preocupación principal es que si lo entregan a las autoridades mexicanas éstas no sólo lo traten como a un criminal sino que lo maten debido a la información que -dice- tiene sobre las relaciones entre funcionarios públicos y narcotraficantes.

Estos dos artículo hacen eco al reciente libro Narcoleaks: la alianza México-Estados Unidos en la guerra contra el crimen organizado (2013) del periodista Wilber Torre. En él narra con detalles la naturaleza de la alianza entre los dos gobiernos, y la insistencia del gobierno mexicano en recibir armamento, capacitación y tecnología de las fuerzas de seguridad estadounidense a cambio de usar sus fuentes de inteligencia para capturar a líderes del narcotráfico y después extraditarlos a Estados Unidos. Narcoleaks está documentado a partir de los famosos Wikileaks con reportes de la embajada de EU en México al Departamento de Estado, y con entrevistas a funcionarios de los dos países. La colaboración llegó tan lejos, según Torre, que algunos operativos de la Policía Federal se hicieron desde Texas pues era una manera de evadir las filtraciones de información desde el lado mexicano. El libro no sólo tiene una magnifica investigación sino que intenta cuidadosamente de explicar cómo para el gobierno de Calderón uno de los elementos centrales de su estrategia fue la alianza y asesoría del gobierno de Estados Unidos.


Una versión anterior sobre este post, tenía un error sobre el artículo en el New York Times con referencia a la fuente de información a partir de la cual las autoridades mexicanas detuvieron al General José de Jesús Gutiérrez Rebollo. Octavio López Vega explícitamente describe su detención como una trampa montada por mandos superiores del ejército mexicano, aunque según la autora del reportaje la DEA dice que si existían vínculos entre Gutiérrez Rebollo y organizaciones criminales.

Te recomendamos:

3 comentarios a “La DEA en la “guerra contra el narco””


  1. Luis pineda

    No es nada nuevo el saber que estados unidos y mexico han trabajado juntos para combatir el narcotrafico,lo que si es una lastima es saber asta que nivel se les permite operar a EU en Mexico


  2. cesar

    Es una lastima que no escriban un articulo de forma correcta por que el reportaje de ginger thompson, en el periódico the NY times, habla sobre la situación vivida por el policía Luis Octavio lopez vega, el cual menciona que el nunca ha creído que el General Gutierrez rebollo tuviera ningún tipo de trato con el cartel de juares y que la información que el tiene es respecto a los otros militares de mayor rango que el general gutierrez rebollo(secretario de la defensa) que protegían a los carteles y que recibieron docenas de millones de dolares por parte de grupos del narcotrafico incluso hace una comparacion entre la historia de la pelicula traffic con la realidad donde es totalmente falso como se dieron y terminan las cosas, si se dicen una medio serio y con credibilidad por favor publiquen mi comentario y escriban bien sus notas por que desinforman a la gente.