eu

Hace dos días, el sitio The Intercept (la nueva plataforma de Glenn Greenwald, el perioidsta/abogado que reveló la historia de Edward Snowden en The Guardian) publicó una nueva serie de revelaciones con respecto al espionaje de datos de la Agencia Nacional de Seguridad (NSA, en inglés).

El reportaje, titulado “Piratas de datos del Caribe”, revela que Estados Unidos tiene el poder de escuchar todas las llamadas telefónicas celulares que entran y salen de las Bahamas. No sólo saben quién las hace, de qué número y lugar, y cuánto duran, sino recolectan el audio. También hace lo mismo con un país no nombrado –según Greenwald tiene que ver con que al revelar el nombre del país se pondría en peligro la seguridad de muchas personas, aunque Wikileaks ha amenazado con decir cuál es.

Acá en nuestro país lo que nos interesa del reportaje es algo que aparece en la segunda mitad de la historia: Kenya, las Filipinas y México también son parte del espionaje estadunidense. En los tres países se recogen los metadatos de las llamadas –cuántas veces marca uno después de que pierde la señal de Telcel, cuántas veces escucha “su llamada será transferida al buzón”, por ejemplo–. El programa que realiza esta recolección de datos se llama MYSTIC, y guarda los datos durante un mes después de la llamada. No nos escuchan, pero saben con quién hablamos.

Al momento (21 de mayo a las 11:00 AM), el gobierno mexicano no ha emitido ninguna postura al respecto.

Aquí la liga al artículo completo.

Te recomendamos: