salario

En estos días se han filtrado varios audios a través de youtube en los que se escuchan dos cosas que revelan un fraude a gran escala en la construcción del Viaducto Elevado Bicentenario en el Estado de México.

El primer audio, que junta varias llamadas en noviembre y diciembre de 2014, establece una relación entre Apolinar Mena, secretario de comunicaciones del Estado de México, y Pablo Wallentin, uno de los representantes de OHL, una operadora de infraestructuras española en México.

Mena habla con Wallentin en varias ocasiones porque está reservando un par de habitaciones en el hotel Fairmont Mayakoba, en la Riviera Maya. Entre otras cosas, Wallentin le aclara a Mena que, aunque el secretario pague la habitación, OHL le reembolsará el gasto, que asciende a cerca de 150 mil pesos. En una llamada al hotel, Mena le explica al mayordomo encargado de sus habitaciones que “la gente de OHL me invitaron (sic) ahí”.

Wallentin deja en términos muy claros que él le depositará a Mena lo correspondiente por la estancia, y también habla con él para quedar en una fecha para que el gobernador inaugure un tramo de una obra construida por OHL.

El segundo audio es una serie de llamadas entre el mismo Wallentin y otros ejecutivos de OHL: Jesús Campos López, el director técnico, José Luis Muñoz, director de planeación financiera y el presidente del consejo de administración, José Andrés Oteyza.

Wallentin, el vínculo en todas las llamadas, está buscando entender cómo funciona el manejo financiero de la inversión de OHL en el Viaducto Bicentenario, el cual tendrá cuatro fases de construcción.

En las conversaciones sale a la luz la escala del fraude que se está perpetrando: para empezar, según comentan los involucrados, la construcción del Viaducto se hizo con datos falsos. Al gobierno se le dijo que el tráfico que iba a circular por el Viaducto va a ser mucho mayor del que en realidad es, y estas cifras seguirán aumentando -de forma artificial- durante las siguientes etapas. Es decir, para justificar la necesidad de la inversión, la compañía inventó que más coches de los proyectados circularían por el viaducto. Y, en un fenómeno conocido como “tráfico inducido”, esto terminaría por suceder: al construir más tramos se generaría más tráfico y mayor “necesidad” de construir los siguientes tramos. Es un supuesto que sucede por la propia creación del Viaducto. Si no se construyera la siguiente etapa no habría necesidad de construirla, por redundante que suene.

Pero el problema no termina ahí. OHL, según los ejecutivos en los audios, infla el costo de construcción desde un inicio. La primera etapa, que debió de haber costado 4 mil millones de pesos, subió a 9. Esto, en parte, porque los propios directivos de OHL dicen no ser eficientes en temas de inversión y gasto. También agregan que la inversión en las siguientes etapas seguirá aumentando de la misma forma: más del doble del original pactado. La compañía dice en su presentación al gobierno del Estado que, como está poniendo toda la inversión para el proyecto y esto los llevaría a la quiebra –cosa que, admiten, no es cierto–, se les tiene que pagar por adelantado, para garantizar la viabilidad del proyecto.

Hasta aquí uno puede decir que se trata de un fraude escandaloso pero corriente: una compañía que soborna a un secretario y aumenta los costos de la inversión a sabiendas. Pero hay algo más: el tercer y cuarto tramo del Viaducto no están contemplados para construirse porque no son necesarios. Sin embargo, OHL, según las grabaciones, planea incluir gastos de construcción e inversión, así como las tarifas que cobraría en caso de que el Viaducto se completara en tres o cuatro fases, desde un inicio. Entiéndase: estarían cobrando el peaje de una carretera como si funcionara al 100% cuando ni un tercio estuviera terminado.

OHL es una compañía que ha obtenido contratos para realizar obras como el Libramiento Norte de Puebla, el Circuito Exterior Mexiquense y la polémica Supervía del Distrito Federal, construida bajo la administración de Marcelo Ebrard. En total ha construido más de 200 kilómetros de vialidades en el Estado de México.

Algunos de los díalogos entre las personas mencionadas:

 

Jesús Campos y Pablo Wallentin.

PW: “Nos estamos tratando de pasar de listos también en eso, ¿verdad?”.

JC: “Pues claro”.

PW: “Y el cuate se dio cuenta”.

PW: “Lo que dijo de las depreciaciones es en lo que nos queremos pasar de listos. Se está dando cuenta que queremos meter más goles de los normales”.

JC: “Acuérdate, la obra valía 4 mil y terminó costando a 9 mil. El tráfico de origen también lo inventamos hacia arriba”.

JC: “Nomás en la construcción te llevas , ponle, el 20% del margen, el 20 de nueve mil millones”.

PW: “2 mil millones de pesos, pero riéndome”.

 

José Luis Muñoz y Pablo Wallentin.

PW: “Estamos metiendo gol, ¿verdad?”

JLM: “Todas las cifras están hechas para que el externo sea mucho más optimista”.

PW: “La tir es de 7.2”. (Tasa interna de retorno)

JLM: “Ajustando, no quitando bien las etapas sale un 7 cerrado”.

PW: “Oye, y aquí la mierdota que hacemos es que una obra que iba a costar 4 mil está costando 9 mil, ¿no?”

JLM: “Creo que 10 mil y cacho”.

PW: “Perdón, perdón” (se carcajea). “Los 22 te refieres a los 22 kilómetros más los 4 que acabamos de hacer, ¿no?”

JLM: “No, nada más la primera etapa”.

PW: “Uuuuh.”

JLM: “La etapa dos tiene por ende el mismo sobre costo”.

PW: “Con la etapa dos 12 mil millones” “y los tráficos siempre los inflamos muchísimo”.

PW: “En los 12 mil millones por lo menos el 30% es el margen que se chingó la constructora, por lo menos se chingó 3 mil millones, ¿verdad?”

JLM: “No tenemos eficiencia en costos, Pinfra es mucho más eficiente”.

PW: “Nuestros costos son altísimos”.

JLM: “Ése es el tema”.
PW y Andrés Oteyza.

PW: “Ya hablé con José Luis en la mañana y lo que no queremos hacer nosotros es mostrar las corridas que tenemos porque parece que ya hay muchos trucos”.

AO: “¿Cuándo estamos pensando nosotros que se van a hacer realmente esas ampliaciones?”

PW: “Cuando el tráfico llegue a 55 mil”.

AO: “Eso ya lo sé. ¿Cuándo estamos creyendo que eso va a ocurrir?”

PW: “No sé. como nosotros en el modelo inicial inflamos los tráficos con todas las mañas del mundo pues no sé cuándo se vayan a dar”.

 

PW y JLM, después.

PW: “Ya vi el gandallismo. nosotros estamos pidiendo los aumentos antes de hacer las obras. ¿Cuándo ves tú internamente que se llegaría a esos tráficos para la etapa dos?”

JLM: “El problema es que se llegaría a esos tráficos hasta dos mil 30 y tantos. En el correo puse que en 2025 pero eso es con trampa porque ya estamos construyendo la etapa dos completa que te ayuda a conseguir esos tráficos en esas fechas”.

PW: “Vamos a tener tarifas como si ya hubiéramos construido eso”.

JLM: “Nosotros estamos poniendo la etapa dos en 2023 como la etapa tres no se consigue nunca. La etapa dos es el desdoblamiento de los 22 kilómetros, o sea los tres carriles hasta Tepalcapa”.

 

PW y AO, después.

AO: “Imagínate” (respuesta a la explicación de que la etapa tres no se va a construir.) “La tres sería verdaderamente un fraude. En eso ya incurres en fraude”.

AO: “¿O están los gastos de la fase 3?” (incluidos en el presupuesto.)

PW: “Yo creo que sí”.

AO: “Hace un minuto me dijiste otra cosa”.

PW: “Estoy casi seguro con lo mañosos que somos que están los gastos de la fase tres”.

AO: “Entonces, Pablo, esto es un fraude. vamos a meter los gastos de una fase que nunca vamos a construir”.

PW: “Sí”.

AO: “A mí no me involucres en esto, Pablo”.

 

Esteban Illades

Te recomendamos: