Desde el 2000, 85 periodistas han sido asesinados según información de Artículo 19. Durante el sexenio de Felipe Calderón, y la guerra contra el narcotráfico, ocurrieron 47 asesinatos; es decir, cerca de la mitad. En la administración actual, existen 16 homicidios a la fecha. Una idea común es que los homicidios aumentaron durante el sexenio de Felipe Calderón ya que se emplearon como instrumentos de censura por parte de grupos del crimen organizado. Una hipótesis sería que el crimen organizado, molesto ante la revelación de información sensible a sus intereses, tomaba represalias contra los periodistas en zonas con un estado de derecho debilitado. Sin embargo, a casi 10 años del inicio de la guerra contra el narcotráfico esa explicación parece incompleta.


plomo

En Veracruz, han existido 17 homicidios de periodistas desde el 2000 a la fecha. En los sexenios de Miguel Alemán, Fidel Herrera y Javier Duarte los homicidios a periodistas han incrementado como muestra la Gráfica 1. Sin embargo, un hallazgo importante es el incremento a partir de 2010 con la llegada de Duarte a la gubernatura: se cuadruplicaron los homicidios de un sexenio a otro. Ahora, Veracruz es la entidad más peligrosa para los periodistas con cinco homicidios más que Tamaulipas y Chihuahua, los estados que le siguen en peligrosidad.

veracruz-grafica-1

Fuente: Elaboración propia con información de Artículo 19.

Si la tendencia de homicidios contra periodistas se mantiene en el ámbito nacional en el sexenio actual disminuiría el número de homicidios en comparación con la administración de Felipe Calderón. Sin embargo, en Veracruz sucede lo contrario; de los 16 asesinatos ocurridos en la administración de Peña Nieto desde 2013, el 18% de ellos ocurrieron en Veracruz. Peor aún de los homicidios contra periodistas desde 2010, año de inicio de la administración Duarte, el porcentaje con respecto al total nacional de la entidad fue de 38%. El periodo más sangriento contra el periodismo en Veracruz entre 2010 a 2012, el estado acumuló tres veces el número de asesinatos que en los diez años previos.

En el sexenio de Javier Duarte, contrario a la tendencia en otros estados como Sinaloa, Tamaulipas o Guerrero, Veracruz ha sido de los estados con menos incidencia en homicidios dolosos: una posible contradicción entre las bajas tasas de homicidios y los altos números de homicidios de periodistas. La gráfica 2 muestra la tasa de homicidios dolosos y el número de periodistas asesinados en aquellos estados que presentaron por lo menos un caso de periodistas asesinados; la serie va desde 2010 a la fecha.

veracruz-grafica-2

Fuente: Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP).

La gráfica muestra que Veracruz es un estado de los más seguros en este periodo de tiempo si se miden los homicidios para toda la población; sin embargo, es el estado más inseguro para el periodismo. A diferencia de Sinaloa o Guerrero, estados con una mayor tasa de homicidios que el resto del país y con una presencia clara de grupos del crimen organizado, Veracruz parece ser un estado con una violencia “dirigida” hacia una profesión y no a toda la sociedad. Veracruz es más peligroso para el gremio periodístico que los estados más peligrosos para toda la sociedad y es una clara desviación de la línea de tendencia. Es pertinente preguntarse el porqué del asesinato de periodistas en un estado en el cual la violencia del crimen organizado y la inseguridad son de las más bajas en el país.

Realizando un análisis del perfil de los periodistas asesinados, se observa que en estados comoTamaulipas (12), Chihuahua (12) y Guerrero (8), caracterizados por altos índices delictivos y presencia del crimen organizado, un gran porcentaje de los asesinados se enfocaba en la investigación de temas de narcotráfico, inseguridad y nota roja. En un entorno con un débil estado de derecho, violento y con presencia del narcotráfico, se esperaría que los periodistas con estas líneas de investigación corrieran mayor riesgo de enfrentar represalias de los cárteles por revelar información que perjudicara sus intereses: sería más peligroso revelar la composición o fines de un grupo del narcotráfico que los avances económicos de la entidad. Sin embargo, de nuevo, Veracruz es una excepción. De los 17 periodistas asesinados, 10 investigaban acerca de temas de gobierno o corrupción asociada a la función pública frente a siete que lo hacían en temas de narcotráfico, inseguridad y nota roja.

veracruz-tabla-1

Fuente (3): Elaboración por Integralia Consultores con base en investigación hemerográfica.

El análisis presentado muestra que a) aunque Veracruz es uno de los estados más seguros del país, es el estado con mayor número de periodistas asesinados; b) el perfil de los periodistas asesinados en Veracruz es distinto al de periodistas asesinados en zonas con altas tasas de homicidios y presencia del crimen organizado. Por lo tanto, se presentan dos escenarios posibles. Primero, existe una presencia del crimen organizado muy “silenciosa” que casi no comete crímenes de alto impacto en Veracruz, y contrario a otros estados en los que operan, podría presionar más a los periodistas que investigan temas gubernamentales y de corrupción por temor que se divulguen vínculos con el gobierno. Segundo, no existe una presencia seria del crimen organizado en el estado que presione a periodistas sino que el actor que presiona es “desconocido” y busca impedir investigaciones en temas gubernamentales y de corrupción que pueden afectarle.

En declaraciones a medios de comunicación y en entrevista con Héctor de Mauleón para Nexos, el gobernador de Veracruz, Javier Duarte, afirmó que únicamente existen 11 casos de periodistas asesinados contrario a la cifra reportada por Artículo 19. Además, enfatiza que en ocho de ellos, la PGR ha atraído los casos debido a la naturaleza que rodea al delito (crimen organizado) y que en los tres restantes la fiscalía general del estado ha presentado detenidos y condenados. En palabras del Gobernador, “¿Esto te parece impunidad?”. El análisis de este texto es mostrar una crítica hacia los altos índices de ocurrencia de un delito en un estado en específico: el problema en Veracruz es la cantidad de asesinatos hacia periodistas. Si el gobierno estatal o federal han resuelto varios casos (no se dio información clara del estatus de los ocho casos atraídos por la PGR), enhorabuena; sin embargo, también es responsabilidad del gobierno la prevención del delito y generar un ambiente propicio y seguro para todas las profesiones.

Eduardo Farfán es consultor en Integralia Consultores y Licenciado en Ciencias Políticas y Relaciones Internacionales por el Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE).

Te recomendamos: