El papa Francisco visitará seis diócesis de cinco entidades federativas en su primer viaje apostólico a México del 12 al 17 de febrero. El sábado 13 estará en la Ciudad de México; el domingo 14 visitará Ecatepec, Estado de México; el lunes 15 visitará Tuxtla Gutiérrez y San Cristóbal de las Casas en Chiapas; el martes 16 llegará a Morelia, Michoacán y el miércoles 17 estará en Ciudad Juárez, Chihuahua.

4

Los lugares que visitará Francisco destacan por estar ligados, de alguna manera, con algunos de los temas que el propio papa ha enfatizado en su prédica, como son la desigualdad (Ecatepec), la marginación de las minorías (San Cristóbal de las Casas), la violencia derivada del narcotráfico (Morelia) y la migración (Ciudad Juárez).

Dichos lugares también destacan por presentar ciertas disparidades en la composición del personal religioso que atiende a la respectiva feligresía. Para analizar de manera breve qué iglesia católica hallará Francisco en cinco de las seis diócesis que visitará, se compararán tres aspectos centrales de la referida composición del personal religioso: el número de católicos por sacerdote, religiosa y parroquia en cada una de las diócesis (o arquidiócesis) siguientes: Ecatepec, Ciudad Juárez, Ciudad de México, Morelia y San Cristóbal de las Casas. Esta variedad de lugares no sólo ofrece diversidad geográfica, sino también muestra diversidad en la composición del personal que atiende a la feligresía católica.

Se escogieron estos tres indicadores, número de sacerdotes, religiosas y parroquias, porque los sacerdotes son líderes con influencia en la comunidad y presiden la asamblea de fieles; las religiosas desempeñan un papel relevante en las actividades pastorales, sean de vida activa, esto es, que trabajan afuera del convento en la enseñanza, atención a enfermos y a personas con necesidades económicas apremiantes; o bien sean de vida contemplativa, esto es, que trabajan adentro del convento en la oración, en librerías o en la preparación de artículos religiosos y comestibles. Finalmente, se escogió el número de parroquias porque representa una medida de institucionalización, puesto que ahí se administran sacramentos, los cuales vinculan a las personas con la iglesia, tales como el bautismo y la confirmación. Una razón adicional se debe a que los sacerdotes residen en las parroquias.

Estos tres indicadores se comparan en cinco diócesis según el número de católicos, es decir, se considera un sacerdote, una religiosa o una parroquia por un cierto número de católicos. En otras palabras, se espera que aquellos lugares donde exista un sacerdote por cada tres mil católicos se encuentre “mejor atendido” que un lugar donde exista un sacerdote por cada 25,000 católicos. 

Los datos provienen del Annuario Pontificio empleando diversos años, desde 1950 hasta 2015, según lo reporta David Cheney en su página, un sitio con datos confiables que he tenido la oportunidad de comparar contra los datos de los propios Annuarios que he podido consultar en versión impresa. Desde luego, estos datos no están exentos de errores o de reportes sub o sobre estimados, pero al menos, al provenir de una fuente única a lo largo de 65 años (aunque con varios años sin datos), quizá sí permiten asumir una cierta consistencia.

Sobre el número de sacerdotes por católico destaca que el promedio nacional ha oscilado entre cinco y seis mil católicos por sacerdote. En la gráfica 1, se muestra que Morelia y Ciudad de México se ubican alrededor del promedio nacional en los 65 años analizados, mientras que San Cristóbal, Juárez y Ecatepec rebasan dicho promedio. 

Gráfica 1. Católicos por sacerdote en cinco diócesis

1

San Cristóbal y Juárez entre 1965 y 2000 mostraron un comportamiento similar, pero en los últimos 15 años la atención del clero en Juárez ha sufrido una merma, al reportarse unos 20,000 católicos por sacerdote. También resalta Ecatepec, que quizá por ser una diócesis de reciente creación (de mediados de los años 90) presentó más de 30,000 católicos por sacerdote, pero en los últimos diez años dicha tendencia se revirtió hasta tener menos de 10,000.

Respecto al número de católicos por religiosa, el promedio nacional ha oscilado entre 3,000 y 4,500 católicos por religiosa. En la gráfica 2, se muestra que Morelia y la Ciudad de México son los territorios eclesiásticos con mejor atención en este rubro, pues nuevamente reportan niveles inferiores al promedio nacional. 

Gráfica 2. Católicos por religiosa en cinco diócesis

 2

San Cristóbal, Juárez y Ecatepec por su parte, nuevamente reportan niveles superiores al promedio nacional. Entre 1975 y 1980, San Cristóbal y Ciudad Juárez presentaron niveles muy semejantes de atención para después separarse de manera clara: en la diócesis chiapaneca el número de católicos por religiosa permaneció estable en alrededor de 5,000 católicos, mientras que en Juárez este número se elevó a 12,000 fieles. La diócesis de Ecatepec en cambio, no ha podido combatir este déficit, pues desde su creación a la fecha sus números no han bajado de los 20,000 fieles por religiosa.

Finalmente, se muestra el número de católicos por parroquia en la gráfica 3. Aquí el promedio nacional sí ha variado de manera importante, entre 6,000 y 12,000 católicos por parroquia. Considerando esa referencia, Morelia es el único territorio eclesiástico con números cercanos al promedio nacional. 

Gráfica 3. Católicos por parroquia en cinco diócesis

 3

La variación en los datos se refleja particularmente en la Ciudad de México que ha ido mejorando su atención en este rubro, seguida de la diócesis de Ecatepec. Por su parte, Juárez y San Cristóbal continúan reportando altos números: alrededor de 30,000 y 25,000 fieles por parroquia, respectivamente.

En síntesis, la variación en la composición del personal religioso católico también nos puede dar una idea del porqué quizá se eligió la Catedral de la Ciudad de México para la reunión con los obispos y Morelia para la reunión con órdenes religiosas, en virtud de ser dos de los lugares con mejores números en estos rubros, es decir, donde pareciera concentrarse (además de las diócesis del bajío y el occidente) el personal religioso católico en México. 

Esta diversidad en el personal religioso también nos muestra que a pesar de ser una sola, la iglesia católica tiene distintas facetas según nos aproximamos a las distintas realidades regionales y locales. Esto nos indica que nuestros análisis deben acercarse a las realidades subnacionales, en vez de quedarse con el dato nacional, el cual sin duda resulta ilustrativo, pero ello nos puede hacer perder de vista las diferencias en el mosaico regional, como el tema del personal religioso católico parece sugerirnos.

Alejandro Díaz es profesor de la Escuela de Gobierno del Tecnológico de Monterrey.

Te recomendamos: