Las elecciones para gobernador en Quintana Roo tuvieron una connotación distinta a la de años anteriores. Esta vez dos grupos de poder, de origen priista, se enfrentaron. El actual gobernador, Roberto Borge, apoyaba que el candidato fuera el diputado federal José Luis Chanito Toledo, pero finalmente la dirigencia nacional del PRI designó a Mauricio Góngora. Días antes de que esto ocurriera, Carlos Joaquín renunció al PRI y se presentó como candidato externo de la coalición PAN-PRD.

rio-

Durante el proceso electoral federal de 2015 para renovar a los 500 diputados federales en las curules del recinto legislativo de San Lázaro, el PAN sólo tuvo el 10% de los votos y el PRD, el 8%. Es decir, tanto el PAN y el PRD estaban enfrascados en una severa crisis. No obstante, tuvo que llegar un priísta a posicionarlos en el estado. 

Sin tenerlo previsto, Carlos Joaquín se convirtió en un candidato antisistema. Su línea discursiva fue: basta de gobernar para unos cuantos, fuera privilegios y corrupción, y que exista más igualdad para todos. De esta forma, sumó adeptos de agrupaciones y personas que fueron agraviados por los excesos del aun gobernador de Quintana Roo. ¿Acaso es posible deslindarse el PRI a unos cuantos meses de la elección? 

Este proceso electoral en Quintana Roo quedó impregnado de descalificaciones y de acusaciones. En la última semana de los 60 días de campaña se difundió un video en donde se mostraba a Carlos Joaquín afirmando que “decapitará a los traidores”, lo que la prensa afín al gobierno percibió como una amenaza contra la eventual disidencia joaquinista. Sin embargo, el candidato opositor dijo que esta declaración fue sacada de contexto y que se trató de una advertencia de despido a policías paristas cuando era alcalde de Playa del Carmen, en 2005, y anticipó que esta vez meterá a la cárcel a Mauricio Góngora.

Góngora nunca imaginó que Carlos Joaquín transformaría esta crítica en su contra en algo que lo benefició y no lo hizo caer de las preferencias entre los electores. 

¿Quién es Carlos Joaquín?

Además de que promovió un perfil antipriista, la gente reconoce que Carlos Joaquín hizo una serie de aportaciones a Quintana Roo, entre las que destacan: 

1) Siendo presidente municipal le dio impulso a Playa del Carmen, sitio que se convirtió en un importante destino turístico de interés mundial. 

2) Construyó módulos de salud en todas las comunidades de la zona y rehabilitó los existentes; y edificó Centros de Atención a la Mujer, asunto por el cual la ONU le otorgó el Premio Internacional de Equidad de Género para Gobiernos Locales. 

3) Supo enfrentar la crisis que los huracanes Wilma y Emily dejaron a su paso por la rivera maya. Levantó el sector hotelero en poco tiempo. Por tal motivo, la ONU le concedió un reconocimiento en materia de prevención de catástrofes y gestión de crisis. 

4) En su labor legislativa destaca la actualización de la Ley General de Turismo que aborda la accesibilidad para las personas con discapacidad, así como la Ley para el Desarrollo de la Competitividad en la micro, pequeña y mediana empresa. 

Ahora que se obtuvo la alternancia en el poder, el reto es que Carlos Joaquín ponga en práctica esas buenas ideas de las que tanto habló, logre romper con esquemas del pasado y haga de Quintana Roo un estado con menos desigualdad social. Y, claro, que no se cumpla el viejo precepto gatopardista, de que todo cambie para que todo siga igual. 

Mary Carmen Sánchez Ambriz es ensayista y periodista cultural.

Te recomendamos: