La historia política del Partido de la Revolución Democrática (PRD) está ligada, inexorablemente, a los momentos de crisis. Nació como consecuencia de una crisis en la élite en el poder: los herederos del nacionalismo revolucionario frente al grupo tecnócrata. El cisma en el partido gobernante se presentó en una coyuntura definitoria de la izquierda mexicana, la cual se debatía entre mantener la estrategia de continuar la senda de la participación electoral o arrojarse a la marginalidad y ostracismo político. Así, ante la falta de legitimidad del régimen político mexicano provocada por la irrupción del Frente Democrático Nacional (FDN) en las elecciones presidenciales de 1988, nació el PRD hace casi 28 años.

Leer más

Leer completo

febrero 27, 2017

Andrés Manuel López Obrador, Morena y Chiapas

Chiapas es para Andrés Manuel López Obrador no solo el estado en donde planea refugiarse si pierde las próximas elecciones presidenciales, sino la entidad que podría proporcionarle más de 700 mil votos en el 2018.

Por sus raíces familiares y su historia personal, habla de los chiapanecos como sus paisanos, de Chiapas como su tierra, y de Tabasco, su estado natal, como su agua.

Leer más

Leer completo

octubre 12, 2015

“El Bronco”, ¿populista?

En México, como en otros países de América Latina, el populismo ha sido un fenómeno que ha moldeado la política y sociedad desde el siglo pasado. No obstante, el término ha sido tergiversado hasta volverse tan ambiguo que en ocasiones llega a asociarse con situaciones ajenas a lo que representa. Bien señala Jean-François Prud’homme que el “concepto de populismo es evasivo y suele designar una gran variedad de fenómenos políticos”.1 Sin embargo, su entendimiento es de suma importancia principalmente porque a través de esta forma de acción política se ha transformado la concepción y el ejercicio del poder, así como las estructuras sociales.

Leer más

Leer completo

julio 23, 2015

Populismo. Divergencias con Héctor Aguilar Camín

Hace un par de meses Héctor Aguilar Camín publicó en Milenio una serie de artículos en que caracterizaba el populismo y advertía sus riesgos. Aunque este trabajo a propósito de su argumento pueda parecer tardío no lo es: el tema cobra más vigencia después de las elecciones y el triunfo de figuras como Jaime Rodríguez, el llamado “Bronco”, y Enrique Alfaro, además del exitoso debut del Movimiento de Regeneración Nacional. Celebro que Aguilar Camín discutiera seriamente el tema porque, dada la decadencia de nuestra democracia, será importante para años futuros.

Leer más

Leer completo

mayo 13, 2015

¿Por qué no Morena?

amlo

Esta intervención, en reacción al artículo de José Ignacio Lanzagorta, debería en realidad llamarse “Por qué sí Morena”. Pero la hago en pregunta porque no veo en el “anulismo” que razona su protesta (que en mi caso la veo más que legítima) ningún argumento convincente (para mí) de por qué su descontento con todo el sistema de partidos, el sistema electoral, y el sistema democrático (así, separados) podría traducirse en un voto por el partido formado por los seguidores de López Obrador. Detrás de anular está evidentemente la idea de que ninguno de los partidos políticos actuales representa a quienes usarán esta forma de votar.

Leer más

Leer completo

septiembre 8, 2014

Seis puntos sobre la elección interna del PRD

izq

  1.  Escenario probable. Los resultados preliminares parecen confirmar las expectativas: que la corriente Nueva Izquierda (los chuchos) obtendrá más del 41% de los Consejeros Nacionales que elegirán al nuevo presidente del partido. Su coalición con la corriente ADN y Foro Nuevo Sol los colocaría varios puntos por encima del 60% y casi aseguraría el triunfo de Carlos Navarrete.  Esto, sumado a una falta de conflicto postelectoral (como el de otras ocasiones), colocaría a Nueva Izquierda con una renovada mayoría y con una nueva legitimidad interna como pocas veces ha ocurrido en el PRD. Sin embargo,  su reto inmediato será, paradójicamente, evitar la debilidad que podría significar el abandono del partido de las partes perdedoras y desilusionadas con la confirmación de la corriente que empujó el  “Pacto por México”.
  2. Las consecuencias de la secrecía. Como la elección fue organizada por el INE con, presumiblemente, un grado de secrecía más eficiente y menos posibilidad de acarreo, entonces parecía probable que los militantes hubieran tenido posibilidad de votar por convicción votando más por corrientes pequeñas y más críticas (como IDN, el Movimiento Progresista -la de Marcelo-, Patria Digna, etc). Así que también existía la posibilidad de que los simpatizantes de Nueva Izquierda hubieran castigado secretamente a su propia corriente por los resultados del Pacto por México, generalmente poco popular al interior. Sin embargo, los resultados preliminares hacen pensar que el voto de castigo fue mínimo, aunque la cantidad de irregularidades y denuncias que se presenten frente al INE podrían ser una muestra de la desobediencia “anti-NI” y quizá podría sesgar los resultados.
  3. ¿Un posible efecto Cuauhtémoc? Si el efecto de las impugnaciones alcanza un nivel sustancial, entonces aún existiría la posibilidad que Nueva Izquierda y ADN llegaran a contar con alrededor del 50% de los Consejeros Nacionales. Sólo en ese caso correrían el riesgo de perder la elección presidencial, sobre todo si el opositor de Carlos Navarrete es Cuauhtémoc Cárdenas.  En el pasado, cuando no ha sido por acuerdo entre los líderes de las corrientes, ha habido ocasiones en que los Consejeros han elegido a su Presidente en voto abierto y a viva voz, arriesgando a ser castigados por sus líderes en caso de deslealtad.  Si esta vez, como se dice, el voto de los Consejeros es secreto, hay posibilidad de que Consejeros de Nueva Izquierda y, sobretodo, de ADN, se inclinen por Cuauhtémoc Cárdenas.
  4.  El costo de una mayor coalición. Si la proporción de consejeros pro Navarrete y pro Cárdenas se acercara a mitades, Nueva Izquierda tendría un incentivo a ampliar su coalición prometiendo puestos, candidaturas y carteras de último momento a corrientes más pequeñas. Cosa que le saldría más cara de lo esperado.
  5. Tamaño y geografía. El PRD presume tener un padrón (avalado por el INE no sin falta de problemas) con la increíble cantidad de alrededor de 4 millones de afiliados. El número es casi imposible de creer si la afiliación se atiene a las últimas reglas que impiden la afiliación colectiva. Sin embargo, la afluencia tampoco ha sido pequeña, así que el número total de votantes en la elección darán una idea más clara de la base de militantes activos en el partido. Lo mismo que los Estados en los que sí tiene presencia y en los que de plano ni los ven ni los oyen (casi todos). Estos resultados revelarán más información de lo que se ha tenido en mucho tiempo sobre los pesos territoriales de las corrientes. Y eso pondrá en claro quién negociaba con blof y quién no. Pero también pondrán en perspectiva el tamaño de los retos de la expansión territorial necesita tener el PRD si algún día quiere ganar una elección federal, más ahora que ya no tienen figuras con reconocimiento nacional como Andrés Manuel  y que han ido dejando de lado a Marcelo Ebrard.
  6. Lo pendiente. Independientemente de los puntos anteriores, el PRD tiene retos que no se van a solucionar así nada más: abrirse a la ciudadanía, comunicar mejor su agenda, reclutar mejores candidatos, respetar los derechos de sus militantes, premiar más el talento y menos la lealtad, lograr limitar el poder discrecional de los líderes de las corrientes, entregar a sus electores mejores resultados de gobierno  y ser capaces de construir una agenda de izquierda redistributiva que logre construir mayorías a nivel nacional (incluyendo o sin incluir a Morena). Ninguna de estas cosas las va a solucionar la elección interna, y quien sea el nuevo Presidente deberá responderlas muy claramente.

Leer más

Leer completo

El presidente nacional del PAN, Gustavo Madero, negó recientemente que su partido haya sufrido una “desbandada” de militantes luego de perder la elección presidencial de 2012 y aseguró que lo importante no es el número de miembros que tenga el partido político, sino que quienes se adhieran al PAN sean ciudadanos “libres”. Por su parte, el ex candidato presidencial Andrés Manuel López Obrador publicó en su cuenta de Twitter diez razones para inscribirse al movimiento político denominado “MORENA”. Mientras tanto en las redes sociales digitales, activistas políticos discuten y convocan a la formación de un “Wikipartido”.

Si lo que se busca es la participación ciudadana y no sólo la perpetuación de la retórica política, es importante preguntarse, ¿Quiénes son los activistas y adherentes políticos? ¿Por qué algunas personas deciden participar en acciones civiles y políticas en tanto que otras prefieren no hacerlo? ¿Qué rasgos psicológicos interactúan para motivar el activismo de unos y la abstención de otros? En este texto se describe la psicología del activismo político.

Leer más

Leer completo

Roy Campos, director de Encuesta Mitofsky, ofrece aquí sus respuestas a las diversas críticas que han recibido las casas encuestadoras que fallaron en su pronóstico de la elección presidencial por márgenes  muy superiores a sus márgenes de error declarados. Proponemos con este texto el inicio de una discusión sobre este aspecto clave de la credibilidad democrática: la credibilidad de las encuestas. Invitamos a los interesados a participar en el debate enviando sus reflexiones a este blog.

En el título hay un reclamo para quienes pretenden ver a las encuestas como oráculos y ahora hasta las acusan de ser responsables de publicidad, de fraude y por ende hasta de triunfos y derrotas. Llevo al menos 17 años en una lucha, que parece voy perdiendo, para advertir del nulo carácter predictivo de las encuestas y de lo absurdo que tiene calificar a una encuesta como buena solamente porque “le atinó” a un resultado, ese debate lo tuve durante esta campaña ya con Leo Zuckermann aún antes de que iniciaran los cambios en las preferencias.

No obstante mi posición respecto al tema, que reconozco se queda en la visión técnica, entiendo la presión de los medios, del público y de muchos analistas, algunos muy inteligentes, por pedir que las encuestas que se levantan cercanas a la jornada electoral sean parecidas a los datos que arroja la elección, y en este contexto hago un recorrido con reflexiones a manera de explicación sobre lo ocurrido en 2012 en México; se que los detractores a ultranza de las encuestas no quieren oír ninguna explicación, a todo le llamarán justificación, pero incluso de ellos espero disposición a razonar, nada pierdo con tener esa esperanza.

A. Los hechos

1. Se publica la mayor cantidad de encuestas en la historia electoral en México; al final la inmensa mayoría de ellas, con los datos que genera o con algún modelo de pronóstico, da ventaja de dos dígitos a Peña Nieto (EPN) sobre López Obrador (AMLO); el promedio de ellas al final de la campaña ubicaba al primero en 44% y al segundo en 29%, 15 puntos porcentuales de distancia. (Ese promedio coincide con mi medición, así medí faltando una semana para la jornada electoral).

2. El resultado de la elección indica que la ventaja de EPN sobre AMLO es de 7 puntos (39% vs 32%).

3. Los puntos anteriores desatan críticas  y eso coincide con un ambiente en el que se acusa de un proceso electoral sucio, entrando de manera natural las encuestas en el discurso de quienes quieren descalificar la elección. El argumento no es “erro al ganador” sino “erro a la distancia y eso las descalifica en todo su mensaje”.

B. Los reclamos

Trataré de esquematizar todos los comentarios que he leído y escuchado, los que están a favor de las encuestas, los moderados y los radicales en contra, de esa manera puedo dar respuesta a cada uno (ver esquema)

Leer más

Leer completo

Tras una breve ausencia de doce años, todo parece indicar que el PRI regresará a Los Pinos en diciembre. El hecho no deja de ser, para muchos, sorprendente: parecería reflejar la imagen de ese México que algunos pensábamos sólo aparecía como un destello en el retrovisor: una vieja estampa de donde se estuvo y no se piensa regresar. ¿Cómo interpretar los resultados de las urnas? Una posible primera lectura puede hacerse en clave histórica—o, si se quiere, en forma de narrativa cultural: como la segunda bienvenida del aún por erradicarse servilismo mexicano, la vuelta al pasado, el retorno del dinosaurio; una historia que empieza en tragedia y se repite como farsa.

Pero también existe una lectura alternativa. Ésta—digamos—en clave democrática. Una manera de entender el resultado de los comicios del primero de julio que pone el acento en el castigo al mal gobierno y el premio en la buena oposición; no en lo que podría significar una regresión histórica sino en el significado de la alternancia hoy. Es en esta clave—una mucho más convincente, al menos a mi manera de entender—que Enrique Krauze escribe “México: Democracia en construcción”.  La dictadura perfecta ha muerto, dice Krauze. Nuestro país, sencillamente, no es el mismo de ayer: “El cambio ha sido tan profundo, que la vuelta al poder del PRI—con todos sus riesgos e inconvenientes—no lo pondrá en peligro”. ¿Por qué? Porque el presidente hoy, a diferencia de lo que sucedía hasta finales de los noventa, tiene severos contrapesos; porque la composición del Congreso es diversa y plural; porque la Suprema Corte de Justicia y el Banco de México son entidades enteramente autónomas. Porque las épocas del Señorpresidente, pues, han quedado atrás: hoy tenemos una ley y un instituto de transparencia que funcionan a nivel federal, y un instituto que organiza elecciones sin necesidad de contar con la venia del secretario de gobernación.

Leer más

Leer completo

Conecto mis audífonos y con cierto nerviosismo le doy play al video donde Andrés Manuel López Obrador expone su propuesta de usar al sector energético como palanca del desarrollo nacional. Veo las imágenes y me concentro en lo que dice la narradora. El video termina. Frunzo el ceño. Vuelvo a reproducir el video, pero esta vez sustituyo mentalmente la palabra “refinación” por eficiencia energética, “refinerías” por energía solar y eólica, y “bajar los precios de la gasolina” por “internalizar los costos sociales y ambientales de los hidrocarburos”. Termina el video y pienso: ¿Dónde firmo? Después de hacer este ejercicio un par de veces me doy cuenta que la propuesta de AMLO contiene elementos acertados (utilizar al sector energético como palanca del desarrollo, limpiar a PEMEX de corrupción, invertir en infraestructura, generar empleos, vincular a los investigadores con el sector industrial, utilizar tecnología mexicana y mano de obra calificada), sin embargo la insistencia en construir cinco refinerías, abaratar los combustibles fósiles e incentivar el uso de recursos no renovables, hacen que el proyecto sea poco innovador, esté plagado de contradicciones, y peque de ser poco progresista.

El consumo energético es fundamental para nuestra economía, haciendo virtualmente imposible imaginar al país sin un acceso constante y confiable de energía. Por esta razón, la discusión sobre la estrategia energética es tan importante. En el 2010, México utilizó 9,250.7 petajouls (PJ) de energía primaria, de la cual 92% provino de combustibles fósiles[1]. La SENER estima, en su escenario base, que en el 2026 México utilizará 11,067 PJ de energía primara, la cual provendrá en un 91% de energías no renovables[2]. Estos números acentúan la tremenda dependencia que tiene nuestro país a estos recursos y manifiesta la potencial crisis que se puede dar conforme el acceso a estos recursos se vuelva más difícil y costoso. En su libro “A Cubic Mile of Oil”, Hewitt Crane divide los recursos energéticos en dos categorías: “recursos heredados” (inherited resources) y recursos “de ingreso” (income resources)[3]. Los recursos heredados son finitos y son el resultado de lentos procesos geológicos y naturales (entre ellos el carbón, petróleo, gas, uranio). Por el otro lado, los recursos de ingreso son aquellos que siempre estarán disponibles y que no disminuyen conforme son utilizados (viento, sol, geotermal, etc.). Esta definición nos ayuda a entender la realidad de nuestra matriz energética: vivimos de nuestra herencia. Esta situación enfatiza la importancia de que los siguientes gobiernos se enfoquen en la creación de mecanismos legales, políticos , y fiscales, que permitan que el país consuma energía de la forma más eficiente posible y que rápidamente sea capaz de incrementar el uso de recursos de ingreso para que así deje de depender, en el sentido amplio de la palabra, de su herencia.

Leer más

Leer completo