El presidente nacional del PAN, Gustavo Madero, negó recientemente que su partido haya sufrido una “desbandada” de militantes luego de perder la elección presidencial de 2012 y aseguró que lo importante no es el número de miembros que tenga el partido político, sino que quienes se adhieran al PAN sean ciudadanos “libres”. Por su parte, el ex candidato presidencial Andrés Manuel López Obrador publicó en su cuenta de Twitter diez razones para inscribirse al movimiento político denominado “MORENA”. Mientras tanto en las redes sociales digitales, activistas políticos discuten y convocan a la formación de un “Wikipartido”.

Si lo que se busca es la participación ciudadana y no sólo la perpetuación de la retórica política, es importante preguntarse, ¿Quiénes son los activistas y adherentes políticos? ¿Por qué algunas personas deciden participar en acciones civiles y políticas en tanto que otras prefieren no hacerlo? ¿Qué rasgos psicológicos interactúan para motivar el activismo de unos y la abstención de otros? En este texto se describe la psicología del activismo político.

Leer más

Leer completo

Roy Campos, director de Encuesta Mitofsky, ofrece aquí sus respuestas a las diversas críticas que han recibido las casas encuestadoras que fallaron en su pronóstico de la elección presidencial por márgenes  muy superiores a sus márgenes de error declarados. Proponemos con este texto el inicio de una discusión sobre este aspecto clave de la credibilidad democrática: la credibilidad de las encuestas. Invitamos a los interesados a participar en el debate enviando sus reflexiones a este blog.

En el título hay un reclamo para quienes pretenden ver a las encuestas como oráculos y ahora hasta las acusan de ser responsables de publicidad, de fraude y por ende hasta de triunfos y derrotas. Llevo al menos 17 años en una lucha, que parece voy perdiendo, para advertir del nulo carácter predictivo de las encuestas y de lo absurdo que tiene calificar a una encuesta como buena solamente porque “le atinó” a un resultado, ese debate lo tuve durante esta campaña ya con Leo Zuckermann aún antes de que iniciaran los cambios en las preferencias.

No obstante mi posición respecto al tema, que reconozco se queda en la visión técnica, entiendo la presión de los medios, del público y de muchos analistas, algunos muy inteligentes, por pedir que las encuestas que se levantan cercanas a la jornada electoral sean parecidas a los datos que arroja la elección, y en este contexto hago un recorrido con reflexiones a manera de explicación sobre lo ocurrido en 2012 en México; se que los detractores a ultranza de las encuestas no quieren oír ninguna explicación, a todo le llamarán justificación, pero incluso de ellos espero disposición a razonar, nada pierdo con tener esa esperanza.

A. Los hechos

1. Se publica la mayor cantidad de encuestas en la historia electoral en México; al final la inmensa mayoría de ellas, con los datos que genera o con algún modelo de pronóstico, da ventaja de dos dígitos a Peña Nieto (EPN) sobre López Obrador (AMLO); el promedio de ellas al final de la campaña ubicaba al primero en 44% y al segundo en 29%, 15 puntos porcentuales de distancia. (Ese promedio coincide con mi medición, así medí faltando una semana para la jornada electoral).

2. El resultado de la elección indica que la ventaja de EPN sobre AMLO es de 7 puntos (39% vs 32%).

3. Los puntos anteriores desatan críticas  y eso coincide con un ambiente en el que se acusa de un proceso electoral sucio, entrando de manera natural las encuestas en el discurso de quienes quieren descalificar la elección. El argumento no es “erro al ganador” sino “erro a la distancia y eso las descalifica en todo su mensaje”.

B. Los reclamos

Trataré de esquematizar todos los comentarios que he leído y escuchado, los que están a favor de las encuestas, los moderados y los radicales en contra, de esa manera puedo dar respuesta a cada uno (ver esquema)

Leer más

Leer completo

Tras una breve ausencia de doce años, todo parece indicar que el PRI regresará a Los Pinos en diciembre. El hecho no deja de ser, para muchos, sorprendente: parecería reflejar la imagen de ese México que algunos pensábamos sólo aparecía como un destello en el retrovisor: una vieja estampa de donde se estuvo y no se piensa regresar. ¿Cómo interpretar los resultados de las urnas? Una posible primera lectura puede hacerse en clave histórica—o, si se quiere, en forma de narrativa cultural: como la segunda bienvenida del aún por erradicarse servilismo mexicano, la vuelta al pasado, el retorno del dinosaurio; una historia que empieza en tragedia y se repite como farsa.

Pero también existe una lectura alternativa. Ésta—digamos—en clave democrática. Una manera de entender el resultado de los comicios del primero de julio que pone el acento en el castigo al mal gobierno y el premio en la buena oposición; no en lo que podría significar una regresión histórica sino en el significado de la alternancia hoy. Es en esta clave—una mucho más convincente, al menos a mi manera de entender—que Enrique Krauze escribe “México: Democracia en construcción”.  La dictadura perfecta ha muerto, dice Krauze. Nuestro país, sencillamente, no es el mismo de ayer: “El cambio ha sido tan profundo, que la vuelta al poder del PRI—con todos sus riesgos e inconvenientes—no lo pondrá en peligro”. ¿Por qué? Porque el presidente hoy, a diferencia de lo que sucedía hasta finales de los noventa, tiene severos contrapesos; porque la composición del Congreso es diversa y plural; porque la Suprema Corte de Justicia y el Banco de México son entidades enteramente autónomas. Porque las épocas del Señorpresidente, pues, han quedado atrás: hoy tenemos una ley y un instituto de transparencia que funcionan a nivel federal, y un instituto que organiza elecciones sin necesidad de contar con la venia del secretario de gobernación.

Leer más

Leer completo

Conecto mis audífonos y con cierto nerviosismo le doy play al video donde Andrés Manuel López Obrador expone su propuesta de usar al sector energético como palanca del desarrollo nacional. Veo las imágenes y me concentro en lo que dice la narradora. El video termina. Frunzo el ceño. Vuelvo a reproducir el video, pero esta vez sustituyo mentalmente la palabra “refinación” por eficiencia energética, “refinerías” por energía solar y eólica, y “bajar los precios de la gasolina” por “internalizar los costos sociales y ambientales de los hidrocarburos”. Termina el video y pienso: ¿Dónde firmo? Después de hacer este ejercicio un par de veces me doy cuenta que la propuesta de AMLO contiene elementos acertados (utilizar al sector energético como palanca del desarrollo, limpiar a PEMEX de corrupción, invertir en infraestructura, generar empleos, vincular a los investigadores con el sector industrial, utilizar tecnología mexicana y mano de obra calificada), sin embargo la insistencia en construir cinco refinerías, abaratar los combustibles fósiles e incentivar el uso de recursos no renovables, hacen que el proyecto sea poco innovador, esté plagado de contradicciones, y peque de ser poco progresista.

El consumo energético es fundamental para nuestra economía, haciendo virtualmente imposible imaginar al país sin un acceso constante y confiable de energía. Por esta razón, la discusión sobre la estrategia energética es tan importante. En el 2010, México utilizó 9,250.7 petajouls (PJ) de energía primaria, de la cual 92% provino de combustibles fósiles[1]. La SENER estima, en su escenario base, que en el 2026 México utilizará 11,067 PJ de energía primara, la cual provendrá en un 91% de energías no renovables[2]. Estos números acentúan la tremenda dependencia que tiene nuestro país a estos recursos y manifiesta la potencial crisis que se puede dar conforme el acceso a estos recursos se vuelva más difícil y costoso. En su libro “A Cubic Mile of Oil”, Hewitt Crane divide los recursos energéticos en dos categorías: “recursos heredados” (inherited resources) y recursos “de ingreso” (income resources)[3]. Los recursos heredados son finitos y son el resultado de lentos procesos geológicos y naturales (entre ellos el carbón, petróleo, gas, uranio). Por el otro lado, los recursos de ingreso son aquellos que siempre estarán disponibles y que no disminuyen conforme son utilizados (viento, sol, geotermal, etc.). Esta definición nos ayuda a entender la realidad de nuestra matriz energética: vivimos de nuestra herencia. Esta situación enfatiza la importancia de que los siguientes gobiernos se enfoquen en la creación de mecanismos legales, políticos , y fiscales, que permitan que el país consuma energía de la forma más eficiente posible y que rápidamente sea capaz de incrementar el uso de recursos de ingreso para que así deje de depender, en el sentido amplio de la palabra, de su herencia.

Leer más

Leer completo

mayo 7, 2012

Un buen debate

La expectativa antes del debate presidencial del día de ayer, era que sería un debate muy similar a los tres debates presidenciales previos que ha habido en nuestro país. Debates sin muchas respuestas, sin muchos ataques, en los que no habría una presentación clara de lo que cada uno de los/as candidato/as representan en el contexto político. Comúnmente se dice que lo único importante son “las propuestas” sin embargo éstas suelen ser una fuga de la disputa política que representan distintos partidos y distintos candidatos. En los debates pasados las intervenciones eran más largas y no estaban planteadas como réplicas a la intervención de cada uno de los candidatos. A veces parecían monólogos con listados de políticas públicas en donde no había diagnósticos sino simple muestra de propuestas (que después resultan difíciles de cumplir). Se calificaban de acartonados y aburridos.

En contraste el debate de ayer tuvo un diseño mucho más ágil en donde era inevitable, que más allá de los temas abstractos que tenían que presentar los candidatos, con cada contraréplica tuvieron que enfrentar a sus adversarios. Las acusaciones y respuestas lo que provocaron fue que no hubiera un claro ganador del debate (aunque está claro que en términos relativos Quadri probablemente ganó más electores potenciales), y que en todo caso lo que hoy vemos sean a unos y otros más o menos afectados por el debate. No es que no haya habido “propuestas” sino que en muchas parecía haber acuerdo, y sólo en pocas un contraste explícito (como la privatización o no de Pemex). Por esa razón el debate se convirtió más bien en un debate sobre la credibilidad, experiencias y capacidad política de cada uno de los candidatos. En ese sentido dio información importantes para el electorado.

Animal Político publicó un compendio de los diversos ejercicios de opinión que hicieron. Dos cosas interesantes se pueden concluir según los datos que muestran: 1) Que el candidato puntero, Peña Nieto, resultó en términos relativos más afectado que sus adversarios, y 2) que el candidato del PANAL, Quadri (partido controlado por Elba Esther Gordillo) resultó el más beneficiado.

Leer más

Leer completo

Consulta Mitofsky ha publicado la encuesta de preferencias electorales de la primera quincena de enero 2012. Salvo una leve caída en las preferencias a favor de Enrique Peña Nieto y un levísimo crecimiento en las preferencias a favor de sus contrincantes, el otro dato sobresaliente está en las opciones alternativas de los ciudadanos. Es decir, en su respuesta a la pregunta ¿quién sería su segunda opción? La respuesta es que los simpatizantes de Vázquez Mota preferirían a Peña Nieto antes que a López Obrador, por el que muy difícilmente votarían. Mientras tanto, los simpatizantes de Peña Nieto, generalmente, suelen preferir a López Obrador sobre Vázquez Mota. Y por último, los simpatizantes de López Obrador preferirían a Enrique Peña Nieto sobre Vázquez Mota. Muy pocas cosas unen a simpatizantes panistas y perredistas, pero parece ser que si algo los une hoy en día es que su peor es nada es Peña Nieto.

Leer más

Leer completo

Imagen: Tsugouharu Foujita

Sin duda un inesperado giro en el discurso Andrés Manuel López Obrador, ha sido su énfasis en los valores morales como el amor y el respeto al prójimo. A más de uno le sorprendió el giro, que pasó de bordear un discurso religioso, hasta serlo explícitamente y de ahí dar un paso hacia atrás en dirección a referencias morales laicas. Este último paso lo dio López Obrador en una entrevista que le hizo Carmen Aristegui, y lo volvió explícito en la entrevista que más tarde le hizo Joaquín López Dóriga, al hacer referencia explícita a los valores de la “Cartilla Moral” escrita por Alfonso Reyes hace poco más de medio siglo.

Hoy Guillermo Sheridan anota la referencia de López Obrador a Reyes. Aquí ponemos algunos extractos de la “Cartilla Moral”:

Leer más

Leer completo

Un resumen de lo que se puede leer de las encuestas (entre mayo y agosto) hacia la elección presidencial del 2012.

1. El PRI va en primer lugar. El PRD en segundo lugar. El PAN en tercer lugar.

2. Enrique Peña Nieto le suma votos a las preferencias por el PRI. Andrés Manuel López Obrador/Marcelo Ebrard le suma votos las preferencias por el PRD. Santiago Creel / Josefina Vásquez Mota le resta votos a las preferencias por el PAN.

3. La elección no está definida antes de las campañas. Los resultados los definen las campañas. En el verano del 2005 López Obrador estaba en primer lugar, Roberto Madrazo en segundo, y Santiago Creel en tercero.

Las encuestas más recientes las publicó el periódico Reforma (agosto):

Preferencias por partido.

Leer más

Leer completo

abril 21, 2010

Respuesta a la respuesta de Andrés Lajous

john-stuart-mill.JPG

He leído con interés la respuesta de Andrés Lajous a mi artículo “Contra el proporcionalismo” publicado recientemente en Reforma. Reconozco buena fe y cierta vivacidad intelectual. Agradezco también la oportunidad que me brinda de ampliar y precisar algunas ideas.

Entiendo que el debate es el siguiente:

  • Creo que nadie puede sostener, con una exigencia mínima de rigor, que uno de los dos grandes principios de representación, mayoritaria o proporcional, es más democrático que el otro. Denomino “proporcionalistas” a los que sostienen que la representación proporcional es superior a la representación mayoritaria y afirmo que están confundidos intelectualmente (esto no quiere decir que su creencia no sea respetable, como es respetable la fe del carbonero). Por lo contrario Lajous dice que, si se evalúan ambos principios electorales a partir de los principios básicos de la democracia liberal, la representación proporcional es superior a la mayoritaria. En mis términos, reivindica abiertamente el proporcionalismo. Invoca como respaldo intelectual a John Stuart Mill.
  • Creo que, como regla general, el parlamentarismo convive bien con ambos principios de representación pero el presidencialismo funciona mal con la representación proporcional. Lajous sostiene lo contrario e invoca como respaldo intelectual al profesor Cheibub.
  • Creo que en, el actual sistema electoral mexicano (mixto con predominancia mayoritaria) se castiga de manera artificial la posibilidad de que un partido pueda obtener la mayoría absoluta de escaños en la Cámara de diputados. Lajous cree que no es cierto y, aun cuando fuera cierto, es deseable que así sea. Además hace un juicio de intención, discerniendo en la frustración de una agenda particular la motivación profunda de las opiniones que combate.

Leer más

Leer completo
John Stuart Mill

John Stuart Mill

El domingo pasado, José Córdoba publicó un artículo en el periódico Reforma, “Contra el Proporcionalismo” en el que afirma:

Primero, contrariamente al postulado del proporcionalismo, ninguno de los dos principios es en sí mismo superior al otro [el de proporcionalidad o el de mayoría]. El principio de mayoría otorga al partido más grande un porcentaje de escaños superior a su porcentaje de votos. Al revés, el principio de proporcionalidad fragmenta la representación partidaria y otorga a las minorías un poder excesivo.

Esta afirmación no está mediada por una evaluación de los dos principios de representación, sino por una de las consecuencias posibles que identifica Córdoba: el número de partidos en el órgano representativo. Por ello parece, que primero, sí es importante evaluar los dos principios a partir de los principios básicos de la democracia liberal, no sólo a partir de sus consecuencias en la distribución del poder dentro del Congreso.

En 1860 el filósofo liberal (e integrante del parlamento biritánico) John Stuart Mill escribió el libro Consideraciones sobre el Gobierno Representativo (aquí en inglés). El séptimo capítulo se llama: “De la democracia falsa y de la verdadera; de la representación de todos y de la representación tan sólo de la mayoría”, en el que trata el tema de las mayorías y la proporcionalidad de la representación. Mill promovía los sistemas de representación proporcional como parte fundamental del sistema democrático, por lo que afirma en el texto:

Sólo un habito y una asociacion de ideas inmemoriales pueden reconciliar a un ser racional con una injusticia inútil. En una democracia realmente igual, todo partido, cualquiera que sea, deberá estar representado en una proporcion, no superior, sino idéntica, al número de sus individuos. La mayoría de representantes ha de corresponder a la mayoría de electores; pero por la misma razon toda minoría de electores debe tener una minoría de representantes. Hombre por hombre, la minoría debe hallarse tan completamente representada como la mayoría. Sin esto, no hay igualdad en el Gobierno, sino desigualdad y privilegio: una fraccion del pueblo gobierna a todo el resto: hay una porción a la que se niega la parte de influencia que le corresponde de derecho en la representacion, violando los principios de justicia social, y sobre todo, el de la democracia, que proclama la igualdad, como su raíz misma y fundamento.

Es decir, por lo menos para algunas personas sí hay razones vinculadas a una concepción particular de la democracia deseable, por las cuales el principio de proporcionalidad es superior al principio de mayoría (y claro no por una supuesta confusión intelectual como dice Córdoba).

Leer más

Leer completo