abril 10, 2015

Las lecciones de la derrota de Chuy García

chuy

Se gana perdiendo. Es una frase que le escuché a un mi querido amigo politólogo peruano Eduardo Bueno en una de las muchas discusiones que solíamos tener en nuestro café preferido al sur de la Ciudad de México. La frase no me había dicho nada desde entonces, sin embargo, me parece que está hecha para describir lo sucedido en Chicago en la reciente elección en segunda vuelta (runoff) entre un candidato que podríamos considerar hijo de un sistema enquistado en las esferas del poden en la ciudad de lo vientos, Rahm Emanuel y el carismático Jesus “Chuy” García, un inmigrante mexicano que llegó a esta ciudad a la edad de 10 años.

Leer más

Leer completo

marzo 4, 2015

¿Quién es “Chuy” García?

chuy

Como observador y estudioso del fenómeno migratorio he estado buscando ejemplos de cómo mediante una agenda común y un liderazgo genuino acompañado, claro, del efecto y gracia de una coyuntura política que le beneficie puede ser el antes y después de los movimientos y políticos sociales de las minorías en los Estados Unidos, en este caso el de los hispanos (mexicanos principalmente).

Leer más

Leer completo

Para la primavera de 1886, el movimiento en favor de la jornada de ocho horas había crecido. El primero de mayo, la American Federation of Labor (Federación Americana del Trabajo, AFL), ya con cinco años de existencia, llamó a huelgas en todo el país en cualquier lugar en el que se rechazara la jornada de ocho horas….

350 mil trabajadores y 11, 562 centros de trabajo se fueron a la huelga. En Detroit, 11 mil trabajadores marcharon en una manifestación que duró ocho horas. En Nueva York 25 mil formaron una procesión con antorchas a lo largo de Broadway, encabezada por 3 mil 400 integrantes del sindicato de panaderos. En Chicago 40 mil se fueron a la huelga ya que a 45 mil se les redujo la joranda laboral con tal de que no se sumaran. Todos los trenes en Chicago se detuvieron, y la mayor parte de la industria en la ciudad se paralizó…

Un “Comité Ciudadano” de empresarios se reunía diariamente para mapear una estrategia en Chicago. Se convocó a la milicia estatal, la policía estaba lista, y el Chicago Mail, el primero de mayo, pidió que se observara a Albert Parsons y a August Spies -los líderes anarquistas de la Asociación Internacional de Trabajadores. “Manténganlos a la vista. Háganlos responsables de cualquier problema que ocurra. Hagan un ejemplo de ellos si ocurre algún problema”.

[…]

El tres de mayo, una serie de eventos pusieron a Parsons y a Spies exactamente en la posición que el Chicago Mail había sugerido. Ese día, enfrente de McCormick Harverster Works, donde huelguistas y simpatizantes peleaban con rompehuelgas, la policía disparó en contra de una multitud de huelguistas que huían del lugar, hiriendo a muchos de ellos y matando a cuatro…

Leer más

Leer completo