julio 18, 2016

La incertidumbre del Brexit

Hace un poco más de 60 años los estados europeos decidieron dar paso a la creación de un proyecto de integración y hacer imposibles los conflictos bélicos dentro de un continente que había estado caracterizado por una historia de constantes enfrentamientos y disputas entre los estados, al igual que en la idea de promover un estado de paz permanente en Europa y construir  un proyecto común, basado en valores compartidos, solidaridad y tolerancia entre las naciones, democracia y respeto a los derechos y las libertades individuales. Los estados entonces, decidieron soberanamente crear reglas e instituciones supranacionales que les permitieran tratar y manejar problemas de carácter común y unirse.

Leer más

Leer completo

junio 24, 2016

Brexit: lo que viene

Este jueves, los votantes del Reino Unido fueron a las urnas y respondieron a una pregunta: “¿Debería el Reino Unido permanecer como miembro de la Unión Europea o salir de la Unión Europea?”. (Nexos) El resultado, con el 100% de los votos contabilizados y una participación del 72%, fue el siguiente: 48.1% (16141,241 votos) a favor de quedarse y 51.9% (17,410,742 votos) a favor de irse. A pesar de que el referendo no es vinculante, y en un caso extremo, podría ser ignorado por el gobierno (Financial Times, en inglés), el resultado ha comenzado a generar olas considerables a nivel mundial.

Leer más

Leer completo

junio 22, 2016

¿Qué es Brexit y por qué es importante?

Este jueves el Reino Unido (RU) decidirá si continua o no formando parte de la Unión Europea (UE). Hasta el miércoles en la tarde, las encuestas seguían muy cerradas y nadie se atrevía a predecir cuál será el resultado del referendo. El Primer Ministro David Cameron lo ha llamado la decisión más importante que tomarán los británicos en más de dos generaciones y la cuestión ha dividido al país.

Leer más

Leer completo

 

Casa de Vidrio, Daniella Tobar

Hace un par de semanas en un evento público Enrique Peña Nieto y (casi todo) su gabinete presentaron documentos que anunciaron como la publicación voluntaria (la ley no lo requiere) de sus declaraciones patrimoniales. Estos documentos se pueden consultar en la página de internet de la Presidencia de la República. En la prensa se ha reportado el contenido de las declaraciones, pero sobre todo el hecho de que la presentación voluntaria de información no incluyó detalles, el valor de las propiedades, las propiedades de familiares directos, y en muchos casos (incluyendo al Presidente de la República) se reportaron donaciones de terrenos mientras ostentaban cargos públicos.

Se han escrito varios artículos de opinión analizando los detalles de estas declaraciones patrimoniales, y en particular la contradicción entre la información faltante y el evento de presentación como un acto de transparencia. Por ejemplo están los artículos de Mauricio Merino, Leo Zuckermann, Jesús Silva-Herzog Márquez y Ernesto Villanueva. En ellos también hacen notar que por lo menos en los gobiernos de Vicente Fox y de Felipe Calderón se hizo el gesto de presentar declaraciones patrimoniales del Presidente de la República más completas (tiene más detalles la de Fox que la de Calderón).

Fue en el gobierno de Miguel de la Madrid que se empezó a requerir por ley a todos los funcionarios públicos presentar una declaración patrimonial al inicio de su encargo, al final, y de manera anual. Sin embargo la ley no incluyó que se hicieran públicas las declaraciones patrimoniales. En el documento de la OCDE “Declaración de bienes de funcionarios públicos: una herramienta para prevenir la corrupción“, donde hacen un estudio comparado de mejores prácticas a nivel internacional, argumentan que las declaraciones patrimoniales no sólo sirven como una herramienta de fiscalización de ingresos, sino para conocer si hay conflictos de interés entre funcionarios públicos y actores privados a los que les toca regular. En México, hoy, la sociedad no puede saber ni una ni la otra.

Leer más

Leer completo

Foto: Policía de Cheshire/AP

Hace una semana Inglaterra despertaba con la peor resaca en 30 años. Los disturbios (en forma incendios intencionales, saqueo de negocios, violencia contra la policía y la población, destrucción de propiedad privada y pública) se extendieron, con manifestaciones menores pero igualmente serias, de vecindarios específicos de Londres a segmentos centrales de otras ciudades grandes y pequeñas. Una vez que los fuegos se extinguieron, la pregunta mil veces repetida ha sido ¿por qué?

Sin embargo, a pesar de la existencia de evidencia seria que ayudaría a explicar causas y contextos de los disturbios y por lo tanto a evitar que se repitan, el discurso oficial, definido por el primer ministro conservador David Cameron, es que los perpetradores pertenecen a un segmento de la sociedad “enferma”, y la propuesta oficial es simplemente el castigo carcelario y mayores estrategias represivas. Contradictoriamente, Cameron no cederá en la decisión de recortar el presupuesto de la policía, incluso después que se comprobó que mayor presencia policiaca a partir del miércoles pasado coincidió con el disminución y cese de la violencia en las calles de Londres. Pero más allá de apagar los fuegos de la violencia, lo que se quiere “apagar” son los medios de comunicación accesibles a los ciudadanos: los medios sociales en línea.

Leer más

Leer completo

Imagen: Coliseo, de James Boswell

La casa en el número 10 de Downing Street confía en que, como todo evento mediático, el furor pase poco a poco, desvanecido entre los cielos grises de este verano inglés. Es por ello que es fundamental recordar los hechos y ubicarlos en un contexto histórico. La evidencia es contundente: el 6 de noviembre de 2005, Clive Goodman, el corresponsal real de News of the World, publica un artículo con información médica del príncipe Guillermo, lo que hace sospechar a la Corona que sus mensajes de teléfono celular habían sido interceptados (hackeados), por lo que avisan a Scotland Yard. En agosto de 2006 Clive Goodman es arrestado junto con el investigador privado Glenn Mulcaire (quien había sido empleado por NotW para obtener la información). En septiembre de 2006 Andy Coulson, editor del NotW cuando se publicó la noticia, asume sin reservas toda la responsabilidad, pide perdón y promete que no volverá a pasar. La policía confisca archivos de computadora, cintas de audio, documentos.  Goodman y Mulcaire van a prisión y Coulson renuncia al NotW en enero del 2007 (ahora diciendo que él nunca supo nada; éste será el motivo común de aquí en adelante). Este hecho debería ser suficiente para haber hecho a Coulson inadecuado para tomar un puesto en el gobierno, pero en mayo del 2007 la comisión de quejas de prensa publica un reporte sobre la intercepción de mensajes sin encontrar evidencia alguna.

Leer más

Leer completo

Imagen: Saqueadores , de James Boswell

Éstos son momentos fascinantes en la historia de la Gran Bretaña. La debacle político-mediática informalmente conocida como “hackgate” o “hacking scandal” no es nueva, pero las últimas dos semanas han sido la fantasía de cualquier mediólogo. En vivo y a todo color se ha evidenciado la relación amorosa, a todas luces ilícita, entre las cúpulas del gobierno británico (incluida la policía) y (al menos) las altas esferas editoriales y corporativas de News International (perteneciente a News Corp, de Rupert Murdoch). El fenómeno ha revelado la singularidad de nuestros tiempos: es indudable que la ecología mediática define la ecología política, y que todo medio es en realidad un meta-medio: periódicos, televisoras, radio y medios en red tienen un tema favorito, y ése es ellos mismos. Y si es así es porque siempre han sabido que son ellos quienes definen la agenda pública, y por lo tanto cívica y política. El “hackgate” sacudió al Parlamento de tal modo que cualquiera hubiera pensado que Cameron estaba en la cuerda floja, pero una de las lecciones aprendidas es que la transparencia puede ser el recurso retórico salvavidas de la impunidad.

El discurso oficial es que el hackgate estalló por el escándalo moral tras las revelaciones del Guardian. El periódico publicó el 4 de julio de 2011 que un reportero o investigador privado pagado por News International interceptó los mensajes de teléfono celular de Milly Dolwer, una adolescente asesinada, haciendo creer a sus padres y a la policía que seguía con vida. Pero el hackgate es sobre privacidad y ética periodística sólo en un nivel muy superficial. Cualquiera que haya hojeado o visitado las páginas de Internet del News of the World o The Sun sabe desde hace décadas que ética y periodismo son oxímorons. Aunque comentaristas y políticos de la derecha les llamen teorías de la conspiración, es “cegadoramente obvio” (para traducir la frase de Lord Macdonald) que lo que está en juego no es sólo la integridad moral del primer ministro británico, sino también la multimillonaria lucha por el control de las telecomunicaciones en el Reino Unido.

Leer más

Leer completo

Rotulación de la casilla electoral

Londres. Mayo 06, 2010. La invitación llegó a través de Facebook. La fiesta prometía cuatro bares, sesenta pantallas, tragos de cortesía, horario de apertura excepcional hasta la mañana siguiente y la compañía de la élite política, cámaras y micrófonos de medios como la BBC y SKY. Se promueven como ‘la más grande fiesta electoral’ que haya visto la ciudad para disfrutar en vivo, como ocurre con cualquier otro evento mediático de magnitud, los resultados de las elecciones generales que renuevan al parlamento (y muy posiblemente al primer ministro) en Gran Bretaña.

Mi amigo Steve, hombre de negocios, me invita a la fiesta. Es australiano, pero por ser su país parte de la Mancomunidad de Naciones (o antiguo imperio británico) tiene derecho a votar. Su corazón está con los conservadores. Votó por el partido de David Cameron porque “el actual gobierno de Gordon Brown no entiende de negocios y sólo quiere sacarle impuestos a todo el que le deje provecho”.

Qué mejor que recibir los resultados electorales en un jueves por la noche, al término de la jornada laboral, y en compañía de una pinta de ‘ale’, una jarra de ‘pimms’ o una copa de champaña si es que los resultados son favorecedores. Declino la invitación por el precio de la entrada, pero también porque la combinación fiesta-elecciones-día laboral aún no me es del todo familiar. Allá en nuestro país, las elecciones ocurren invariablemente en domingo, para minimizar excusas o asegurar que la elección sea la prioridad, quizás sólo comparable con el fútbol. Además, la democracia mexicana cree incompatible la ingesta de alcohol con los deberes cívicos, como prueba la imposición rutinaria de la ley seca en jornadas electorales. Otro de mis amigos, Justin, ex vocalista de un grupo de rock, consideraría esa medida ‘terrible y muy poco democrática’ si se aplicara en Inglaterra, su país de nacimiento. También si la jornada electoral fuera en domingo, como en México, pues dice, ‘votar en jueves nos da pretexto para salir temprano de trabajar’. Le informo que en México, por ley, los partidos, candidatos y medios nos deben librar de toda propaganda y proselitismo tres días antes de la jornada, y me mira con sorpresa. La mañana de la elección los diarios aún urgían a los electores a votar por David Cameron, Gordon Brown, o Nick Clegg, dependiendo de si estaban leyendo The Sun, The Times, The Mirror, o The Guardian.

Leer más

Leer completo
Foto: Reforma

Foto: Reforma

En el periódico El Universal del día de hoy, se publica una crónica de la sesión de ayer de la Cámara de Diputados “El recinto convertido en vodevil” en la cual se describe la cámara de la siguiente manera:

Otra representación de tragicomedia, vodevil o farsa más propias de una carpa que del Palacio Legislativo…Y más que nunca, el Palacio Legislativo de San Lázaro parecía una carpa de ínfima categoría.

En el periódico La Razón, Rubén Cortés publica “Diputados de Argüende” y tras una lista de citas del debate de ayer dentro de la cámara, concluye que las/os diputadas/os en lugar de hacer bien su trabajo, “van a la Cámara a hablar basura y tirarse mierda”.

Frente a esta indignación y la “preocupación” por el desprestigio de la política a partir del debate, vale la pena recordar, el libro En defensa de la política de Bernard Crick en el que habla de los falsos amigos de la política democrática, entre ellos el “liberal apolítico”:

Igual que hay un conservador que espera demasiado poco, hay un liberal [apolítico]  que espera demasiado. Desea saborear todos los frutos, pero no el árbol. Desearía coger sus frutos -libertad, gobierno representativo, honestidad gubernamental, prosperidad económica, educación libre o generalizada, etcétera- y preservarlos de cualquier tipo de contacto posterior con la política….

Este tipo de liberal se parece al tecnócrata en su convicción de que es necesario trazar una clara línea de separación entre la política y la administración, en realidad entre el Estado y la sociedad…Sólo intenta cepillarla [la política], limpiarla y atarla con firmeza para que ese terrier revoltoso se convierta en un respetable y aburrido perro faldero. Confía en exceso en el poder de la razón y en la coherencia de la opinión pública y subestima la fuerza de las pasiones políticas y la perversidad de los hombres, que a menudo no parecen querer lo que evidentemente les conviene. No le gustan los partidos políticos y, si se afilia, se opone tenazmente a la corrupción de los principios por razones prácticas.

Durante la discusión en la sesión del congreso el día de ayer, había quien se escandalizaba e indignaba porque unos y otros se interrumpían burlaban y quitaban la palabra. Sin embargo, hacían algo que sólo se puede hacer cuando hay mímina libertad y democracia.

Dentro de las prácticas parlamentarias, en todo el mundo, suele suceder lo mismo de una manera u otra. La política presupone conflicto y el debate la manera pública de aerear las diferencias que no son evidentes sin él.

Por ejemplo, este es un video de un debate reciente entre el Primer Ministro Inglés Gordon Brown, y el líder de la oposición David Cameron:

En un tono más fuerte, en 1997 Tony Blair enfrentó al Primer Ministro conservador John Major, y al argumentar que no podía convencer a su propio partido le gritaba “débil, débil, débil”.

En un debate similar, en el Congreso español, el Presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, evalúa la trayectoria del líder de la oposición Mariano Rajoy, de quien dice que sólo se le puede recordar por “pasar desapercibido”, excepto cuando fue vicepresidente, y demostró ser “un gran especialista en plastilina”:

Leer completo