febrero 15, 2017

In memoriam: Hans Rosling

Sin duda ningún otro estadístico ha alcanzado la clase de atención global (por ejemplo, su cuenta de Twitter tiene más de 365,000 seguidores) que mereció Hans Rosling (1948-2017), quien murió de cáncer pancreático el 7 de febrero en su ciudad natal, Uppsala. Rosling estudió estadística y medicina en Uppsala y salud pública en Bangalore. Posteriormente, estuvo a cargo de los servicios de salud en el norte de Mozambique a principios de los 80, llevó a cabo proyectos de epidemiología en otras partes de Africa y en 1986 regresó a Suecia a trabajar como médico y académico en Uppsala. En 1997 fue nombrado profesor de salud internacional en el Karolinska Institutet en Estocolmo, cátedra de la que fue titular hasta su muerte. En 2005, junto con su hijo Ola Rosling y su nuera Anna Rosling Rönnlund, inició la fundación gapminder, cuyo objetivo principal es “combatir la ignorancia arrolladora con una visión global, basada en hechos, entendible por todo mundo”. La fundación recopila una gran cantidad de datos históricos mundiales por país y los pone a disposición de cualquiera junto con herramienta de visualización.

Leer más

Leer completo

En el número de mayo de Nexos fue publicado el artículo de Alejandro Poiré y María Teresa Martínez titulado “La caída de los capos no multiplica la violencia. El caso de Nacho Coronel“. No es de sorprender que por lo tajante de sus afirmaciones y los puestos públicos de sus autores el artículo sea motivo de atención en muchos círculos nacionales. Su mensaje ha tenido incluso resonancia internacional, por ejemplo, en el blog de The Economist se comentan sus resultados a la vez que se elogia la disposición del gobierno para compilar y analizar la información sobre la violencia en el país. Desde una perspectiva ingenua las noticias parecen buenas: la captura de los líderes de los cárteles no causa un incremento en la violencia, además están los números y un modelo econométrico para probarlo… y como dicen por ahí, los números no mienten.

A pesar de que la afirmación de que la caída de un capo no aumenta la violencia ha producido muchas críticas, pocas han puesto atención en las fallas de diseño que saltan a la vista en su análisis empírico. Éstas nos permiten mantener el escepticismo sobre la hipótesis que pretenden probar los autores, al mismo tiempo que provoca serias dudas sobre lo que está detrás de este análisis. En este artículo, Poiré y Martínez utilizan un modelo de regresión lineal utilizando datos semanales de homicidios en Colima, Jalisco y Nayarit en el periodo posterior a la muerte de Nacho Coronel, uno de los líderes del cártel del Pacífico, en julio de 2010. Como comparación utilizan las semanas anteriores a la muerte del capo. Es decir, hacen uso de un diseño de series de tiempo discontinuas que se utiliza en muchos campos para explorar causalidad, en otras palabras, cómo un evento exógeno afecta una tendencia. A pesar de que la hipótesis resulta interesante y, sin duda, es valioso explorarla, tal y como lo presentan los autores es un ejemplo de cómo este diseño produce parámetros sesgados que pueden llevar a conclusiones erróneas.

Leer más

Leer completo