Cuando pensamos en Europa y su política, se ha convertido en un lugar común relacionarlas con ideologías progresistas y liberales. Los miembros de la Unión Europea han firmado la Carta de Derechos Fundamentales; el Consejo de Europa es una institución independiente de la Unión Europea, donde participan todos los países del continente con la misión de salvaguardar los derechos humanos; en los Países Bajos hay una política de drogas que se ha ido modernizando desde 1976 y ha sentado precedente para todo el mundo (Mathieu et al, 2013, pp. 349-351); en Portugal existe un programa de reducción de daños en el cual a los usuarios de drogas se les proporcionan jeringas estériles para evitar el contagio de enfermedades y se ofrecen salas de consumo supervisado (International Drug Policy Consortium, 2016); en Suecia los padres tienen derecho a 480 días de incapacidad pagada (Gobierno de Suecia, 2016); Francia es un líder mundial en uso de energía nuclear y en investigación de energías renovables (World Nuclear Association, 2016); Bélgica, Luxemburgo e Islandia han tenido jefes de Estado o de gobierno abiertamente LGBT; y trece países europeos reconocen el matrimonio igualitario que concede igualdad de derechos a parejas del mismo sexo.

Leer más

Leer completo

noviembre 14, 2016

 La narrativa del miedo y la actual crisis política y social en un mundo dividido

El triunfo de Donald Trump en las elecciones de Estados Unidos en 2016 no es el único hecho que hoy nos hace plantearnos varias cuestiones con respecto al momento en el que se encuentra inmerso el mundo de nuestros días, en donde desde hace varios años se observa una tendencia clara en nuestras sociedades contemporáneas que apunta hacia lo extremo y que ha puesto de manifiesto la existencia de una enorme crisis política y social. Observamos un fenómeno no sólo de polarización, sino de un auge de tradicionalismos enfrentados con el progresismo, una gran pérdida de credibilidad en las clases políticas y en la política como tal, además del engrandecimiento de los populismos demagogos y del fortalecimiento de una narrativa centrada en el discurso del miedo, la intolerancia y el temor hacia lo diferente, lo externo, y en donde parece no haber ningún sentido de  solidaridad ni de valores y principios éticos.

Leer más

Leer completo