febrero 27, 2017

Andrés Manuel López Obrador, Morena y Chiapas

Chiapas es para Andrés Manuel López Obrador no solo el estado en donde planea refugiarse si pierde las próximas elecciones presidenciales, sino la entidad que podría proporcionarle más de 700 mil votos en el 2018.

Por sus raíces familiares y su historia personal, habla de los chiapanecos como sus paisanos, de Chiapas como su tierra, y de Tabasco, su estado natal, como su agua.

Leer más

Leer completo

enero 23, 2013

Hechizos chiapanecos

Foto: Ricardo Ramírez Arriola, ganador del Permio Alemán de Periodismo

En el primer capitulo de “La Fiesta del Chivo” de Mario Vargas Llosa, Urania Cabral regresa a Santo Domingo en 1992, 35 años después de haberse desterrado de la Republica Dominicana. Su Padre, Agustín Cabral, había sido un colaborador cercano del dictador Leónidas Trujillo. Indecisa al respecto de visitar a su padre anciano y convaleciente, en su antigua casa ubicada en la calle de Cesar Nicolás Penson, Urania recorre Santo Domingo recordando con angustia anécdotas de su infancia. De pronto, la imagen del vestíbulo de la casa en la que vivió durante su niñez le llega a la mente, y recuerda “la imagen de la Virgencita de Altagracia, con esa placa de bronce jactanciosa: “En esta casa Trujillo es el Jefe”.” Urania se pregunta si su padre habría conservado aquella placa, o si por el contrario, la lanzaría “al mar como los miles de dominicanos que la compraron y la colgaron en el lugar más visible de la casa, para que nadie dudara de su fidelidad al Jefe, y que, cuando el hechizo se trizó, quisieron borrar las pistas, avergonzados de lo que ella representaba: su cobardía.”

El relato de Vargas Llosa ilustra con precisión distintas características de los regímenes autoritarios. Aborda los extremos a los que se puede llegar cuando, como sucede en todas las dictaduras, el poder se concentra en una sola persona. Y, adicionalmente, hace un reproche histórico a las sociedades, victimas de estos regímenes, por su necesaria complicidad en la articulación del autoritarismo que padecen.

El reproche de Vargas Llosa regresó a mi memoria cuando leía sobre las recientes manifestaciones en el estado de Chiapas de ciudadanos inconformes con la reinstauración del pago de la tenencia vehicular y el cobro por el alumbrado público que ha implementado la nueva administración con el pretexto de sanear las finanzas públicas del estado. Durante la pasada administración de Juan Sabines (2006-2012) el estado de Chiapas incurrió reiteradamente en la generación de deuda pública para “financiar proyectos de desarrollo”. Al término del sexenio, datos extraoficiales señalan que Chiapas se encuentra endeudado por un monto que rebasa los 40 mil millones de pesos, y sin embargo, la mayoría de chiapanecos (todos, quizá) no percibe en el estado una inversión de semejantes magnitudes.

Leer más

Leer completo