mayo 8, 2017

Un fósil llamado Marcelino Perelló

Nos fascinan las historias de insectos atrapados en ámbar, vestigios de ropas prehistóricas conservadas por algún azar del clima, huellas de animales extintos grabados en rocas que alguna vez fueron terrenos fértiles. Lamento desperdiciar tantas metáforas en este tema lúgubre, pero algo tienen en común con Marcelino Perelló. Habría que preguntarnos qué gruesa capa de material inexpugnable lo aisló durante décadas del aire que respiramos los demás, hasta que la rasgaron sus comentarios en el programa Sentido contrario del 28 de marzo, difundidos en las redes sociales el 7 de abril.
Leer más

Leer completo

El día de antier, 25 de abril, fui a la presentación de un libro en un Instituto de la UNAM. El objeto de la misma era un libro sobre un tema al que he dedicado muchos años y que, por lo tanto, conozco bastante bien. Va por delante que si el evento académico que suscita estas líneas tuvo lugar en la UNAM, lo que voy a escribir aquí surge de experiencias similares que he vivido a lo largo de muchos años en diversas instituciones académicas de la Ciudad de México (incluyendo por supuesto a la que pertenezco, El Colegio de México), así como del interior del país.

Leer más

Leer completo
Leer completo

agosto 6, 2015

¿Cómo elige la UNAM a su rector?

El 16 de noviembre de este año termina el rectorado de José Narro Robles al frente de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). Antes de ese mes, quizás entre la última semana de septiembre y la primera de octubre, la Junta de Gobierno de la UNAM emitirá la convocatoria para elegir, de entre los académicos universitarios, a quién ocupará el sexto piso de la Torre de Rectoría durante un periodo de cuatro años.

Leer más

Leer completo

diciembre 23, 2013

Lo más visto del año

Presentamos los 10 textos más leídos en el Blog de la Redacción en 2013:
n2013

1. La democracia sindical según la CNTE

Alberto Serdán explica cómo se fundó este movimiento disidente del sindicato de maestros.

2. ¿Qué quiere la Sección 22 del CNTE-SNTE?

Luis Arturo Tapia, académico que ha estudiado al movimiento, analiza sus peticiones y su oposición a la reforma educativa.

3. Sobre el subsidio al Metro en el DF

Salvador Medina evalúa la importancia del transporte público y desglosa sus finanzas. Una segunda parte, sobre los mitos del subsidio, puede encontrarse aquí.

4. El caso Berenzon y la academia mexicana

Roberto Breña ahonda en las acusaciones (posteriormente confirmadas por la propia UNAM) de plagio hechas en contra de Boris Berenzon, que se desempeñaba como académico en la universidad.

5. ¿Felicitar a las mujeres “en su día”?

Regina Larrea deconstruye el significado del Día Internacional de la Mujer.

6. El secreto de Boris

Gabriel Torres Puga narra su experiencia como alumno de Boris Berenzon.

7. Los riesgos macroeconómicos de la reforma fiscal

Ricardo Reyes-Heroles discute sobre el endeudamiento propuesto por el gobierno federal.

8. ¿Una disculpa por la vergonzosa campaña antichina?

En visperas de la visita del presidente chino, Xi Jinping, la redacción de Nexos recuerda una infame parte de nuestra historia: el “antichinismo” mexicano de finales del siglo XIX y principios del XX.

9. ¿Contra los 12 puntos de reforma de los CCH?

A partir de la toma de la rectoría de la UNAM, Ana Sofía Rodríguez revisa los puntos que se pretenden reformar del sistema de Colegios de Ciencias y Humanidades de la UNAM.

10. El golpe a Excélsior en Wikileaks

Con la publicación de cables confidenciales de funcionarios estadounidenses en México, la redacción reconstruye uno de los períodos más turbulentos de la prensa mexicana.

Felices fiestas de parte de la redacción de Nexos.

Leer completo

junio 17, 2013

El caso Berenzon y la academia mexicana

jenmielot

A estas alturas, no es necesario extenderse mucho sobre los pormenores de la trayectoria de Boris Berenzon, profesor de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Nacional Autónoma de México que tiene una cantidad indeterminada de plagios en su haber, incluyendo sus tesis de maestría y doctorado (grados obtenidos en la misma institución, que después se convirtieron en libros). La semana antepasada periódicos como El Universal y Reforma, particularmente el primero, le dedicaron no poco espacio en las secciones culturales de sus versiones impresas, pero en las redes sociales ha sido un tema comentado desde hace aproximadamente dos meses (al menos entre los interesados en cuestiones académicas). El historial del profesor Berenzon empezó a ser de conocimiento público a raíz de una carta enviada al Dr. José Narro, rector de la UNAM, con copia a siete autoridades académicas de la Facultad de Filosofía y Letras de la misma universidad y a otras personalidades del SNI y de la Universidad de Guadalajara; esta carta está fechada el 1° de abril de este año. En ella, el señor Juan Manuel Aurrecoechea acusó al profesor Berenzon de plagio de por lo menos 18 párrafos del libro Puros cuentos (Historia de la historieta en México 1874-1934), escrito por el Sr. Aurrecoechea en coautoría con Armando Bartra y publicado en 1988 por el CONACULTA, el Museo de Culturas Populares y Editorial Grijalbo. Este libro fue “reproducido ampliamente” por el profesor Berenzon, sin dar crédito alguno, en su libro Retratos de la revuelta, publicado por la Editorial Universitaria de la Universidad de Guadalajara en 2010. Aunque los plagios detectados y comprobables hasta la fecha del profesor Berenzon son cerca de una decena, lo cierto es que desde mucho antes de que saliera a la luz su caso fue creado un blog anónimo (que conocen bien los estudiantes de la Facultad de Filosofía y Letras): “Yo quiero un trabajo como el de Boris Berenzon”. Más allá del anonimato de este blog, en él es posible constatar varias cosas sobre el profesor Berenzon que eran vox populi en dicha facultad desde hace tiempo; entre ellas destaco su ausentismo rampante en los cursos que supuestamente imparte en dicha facultad (un ausentismo que, de hecho, lo hizo acreedor de un extrañamiento por parte de las autoridades universitarias en mayo del 2011).

Leer más

Leer completo

mayo 9, 2013

12 días de toma de rectoría

narro

 

Desde el movimiento estudiantil de 1968, en la UNAM y otras universidades públicas del país quedaron estampadas ciertas prácticas políticas que derivaron, a veces,  en un conjunto de pequeñas y grandes movilizaciones universitarias y, en otras, en la reiteración de rituales y acciones estancadas, enmohecidas, amontonadas en pasillos, aulas y auditorios. El activismo, el radicalismo y el ultra-izquierdismo –ese infantilismo de izquierda que tanto criticaba el viejo Lenin-, se anidaron en sectores específicos de profesores y estudiantes. Un conjunto de tribus, grupúsculos y sectas ubicados en distintos territorios del campus representan o encarnan las representaciones políticas e ideológicas que se quedaron con la imagen de que la Revolución igualitaria y justiciera es inminente, de que hay que construir las condiciones para la explosión revolucionaria, y de que la universidad es el foco que debe alumbrar el camino.  En el otro extremo, las figuras del fósil y del porro se conservaron como prácticas viejas de intimidación, chantaje y presión contra directores, líderes académicos, sindicalistas de los años setenta, rectores y contra los propios estudiantes de izquierda.  Sin embargo, estas expresiones polares, digamos, se fueron desvaneciendo en el curso de los últimos años, hasta llegar a confluir y confundirse en un solo animal: el porrismo de ultraizquierda, es decir, una figura que reúne lo peor de los dos mundos: el arrebato intimidatorio y la retórica de la intransigencia, el impulso al empujón y el uso de la violencia “legítima” con la seca ideología del todo vale.

Leer más

Leer completo

abril 26, 2013

¿Contra los 12 puntos de reforma de los CCH?

Más allá de las discusiones en torno a los métodos utilizados, y de lo relativo a la expulsión de los estudiantes del CCH Naucalpan, las demandas alrededor de la reciente toma de rectoría de la UNAM no son claras. Entre pancartas poco legibles que hablan lo mismo de la lucha magisterial que de los vínculos entre la UNAM y el Fondo Monetario Internacional, es complicado dilucidar lo que este grupo de personas pide para liberar el corazón de la Universidad. Hay, sin embargo, un reclamo persistente. En las mantas debajo del mural de Siqueiros se expresa claramente el rechazo a los “12 puntos de la Reforma a los Colegios de Ciencias y Humanidades”, rechazo que ya se había manifestado en la toma de la Dirección General del CCH entre el 6 y 21 de febrero. El repudio de un grupo a la reforma de los CCHs, enlistado como demanda entre otras que no son claras ni parecen serias, los medios de protesta y la falta de información alrededor del tema, han desviado la atención de aquello que podría ser importante en el debate por una mejor educación. ¿De qué se tratan estos 12 puntos y cómo se han ido transformando?

Los Colegios de Ciencias y Humanidades (CCH) que en su origen pretendían resolver la desvinculación entre instancias de la UNAM y que actualmente atienden a una población estudiantil de más de 56 mil alumnos, con una planta docente superior a 3 mil profesores, han visto pocas transformaciones desde su creación en la década de los setenta. De la necesidad de fortalecer el bachillerato de la UNAM según el segundo punto del Plan de Desarrollo Institucional 2011-2015, la Dirección General de los CCH publicó un “Diagnóstico Institucional para la revisión curricular” con información sobre la condición de la institución, la situación de sus alumnos, su profesorado, los recursos para la enseñanza y el aprendizaje, y la infraestructura de los colegios.

Leer más

Leer completo

Conocí a Adolfo Sánchez Vázquez cuando el Muro de Berlín caía a pedazos vueltos suvenires de una época que llegaba su fin. Para él, lo que se venía abajo era una impostura, el adefesio construido por la adulteración criminal de un proyecto libertario que se apartó de sus ideales y, por supuesto, del pensamiento de Marx al que de manera ilegítima apelaban como inspiración. Llevaba no pocos años denunciando a esas sociedades como dictaduras burocráticas que sin exculpar al capitalismo de sus terribles males, comprometían la posibilidad de hacer realidad una diferente y mejor, aquella por la cual nunca dejó de pelear sin engañarse de las dificultades que la situación implicaba. A contracorriente resistía, con brillantez, agudeza y rigor, y de la misma manera contraatacaba.

Desde el primer momento, en las conferencias o en su clase de “Problemas de Estética”, me llamó la atención su intensa vena polémica. Don Adolfo siempre debatía, siempre tenía enfrente a otras doctrinas, posiciones, ideas con las cuales contrastar las suyas. Quizás ahí estuvo el secreto de su éxito, porque ni siendo ya un filósofo maduro y consagrado dejó de tener un pensamiento abierto y dinámico. Su rompimiento con la ortodoxia, proceso paulatino que para él no fue sencillo, lo convirtió en un pensador que como nadie cumplía las dos exhortaciones de Marx: “dudar de todo” y “criticar todo lo existente”. Como debe ser, el mismo Marx no se salvó del filo fino de su crítica. Defendiendo el proyecto emancipatorio, cuestionaba el teleologismo, determinismo y progresisismo que contenían la obra del filósofo alemán y afirmaba, entre otras cosas, que el proletariado ya no podía considerarse el único “agente de la historia” para cambiar de sociedad. Sánchez Vázquez era un marxista antidogmático y a sus alumnos nos transmitía esa convicción radicalmente crítica.

Leer más

Leer completo

Era la marcha de los agravios. El dolor marchando. “Óscar Chavana, Leonardo Garza, Julio Alberto López. Desaparecidos en Santiago, Nuevo León, el 2 de enero de 2008”. “Andrés Sánchez Díaz. Secuestrado el 16 de enero de 2008”. “Vicente Rojo Martínez, desaparecido en Piedras Negras junto con 12 personas el 12 de mayo de 2009”. “María Esther Aguilar Cansimbe. Desaparecida en Zamora, Michoacán, el 11 de noviembre de 2009”. “Óscar Velas, asesinado en la ciudad de México el 23 de julio de 2010”. “Teresa Marazuba. Secuestrada en Durango”.

Tras el poeta Javier Sicilia, y a lo largo de varias cuadras, marchaban los padres, las madres, los hijos, las esposas, los familiares, los amigos de los secuestrados, los desaparecidos, los asesinados con violencia durante el sexenio más sangriento en la historia de México. Eje Central era un hervidero de fotos, de rostros, de nombres, de reclamos. “Devuélvanme a mi familia”, se leía en la manta más grande de cuantas se alzaron ayer en el último tramo de la Marcha Nacional por la Paz con Justicia y Dignidad. Mil historias se cruzaban: “Entraron a mi casa en la noche, se llevaron a mi mujer, a mis dos hijas y a una empleada doméstica”. “Encontraron su cuerpo en la autopista Tuxpan-Gutiérrez Zamora. Tenía golpes en el cuello y la cabeza. No hay detenidos”. “Era reportera del Diario de Zamora. La vieron por última vez al salir de su hogar, hace año y medio. Nadie ha sabido nada de ella”.

Si al marchar se hace mensaje, según escribió Carlos Monsiváis hace siete años, a propósito de la primera gran movilización ciudadana en contra de la inseguridad (junio de 2004), el mensaje en esta marcha es un aullido silencioso que decide trascender la violencia y oponerse al derramamiento de sangre. “¡Estamos hasta la madre! ¡Ya basta! ¡Ni uno más!”.

Leer más

Leer completo