El gobierno del presidente López Obrador va en marcha y en pocas semanas ha generado una avalancha de acciones que saturan los medios de comunicación, las redes y las conversaciones.

¿Pero qué hay de estratégico y qué de anecdótico en su actuación? ¿Cuáles son los movimientos que cambian el juego político y cómo han reaccionado las diversas oposiciones a su actuar?

¿Por qué es tan popular y tan efectiva la comunicación del presidente, por qué no calan las críticas en su contra y cuáles son los riesgos que pueden acabar con luna de miel de la nueva administración?

Ésta es una primera lectura del arranque de la Cuarta transformación.

Ilustración: Víctor Solís

I. Los pilares

Una revisión de lo dicho y lo ejecutado por el gobierno del presidente López Obrador muestra que busca sostener su administración sobre cinco pilares.

1. Neopresidencialismo en el que la vida política y pública gira en torno a una sola persona que se coloca por encima de otros poderes e instituciones y tiene el rol de definidor (casi) exclusivo de la agenda pública.
Es una figura que construye a partir de la narrativa sobre una relación directa entre el der honesto y el pueblo bueno. En esa visión no caben los intermediarios, lo que lleva a la descalificación de otras instituciones como los organismos autónomos o las organizaciones de la sociedad civil.

2. Centralismo que cambia las relaciones de poder y administrativas con los gobiernos estatales. Eso se expresa —hasta ahora— en la creación de la figura de los superdelegados y las reformas propuestas en materia de seguridad y salud, entre otras, que debilitan el poder de los gobiernos estatales. Gobiernos, por cierto, acotados en 20 casos por las mayorías de Morena en los congresos estatales.

3. Neomilitarismo que otorga a las Fuerzas Armadas un rol extraordinario en la vida pública. La construcción, administración y uso de los recursos generados por el aeropuerto de Santa Lucía, el manejo de pipas para distribuir combustible, la operación de viveros para el programa Sembrando vida y la creación de la Guardia Nacional son los proyectos más visibles de la alianza, que podría expandirse a otros campos. Este eje puede cambiar la histórica relación entre el poder civil y el militar, tanto en el plano federal como en los estados.  

4. Conservadurismo. Bajo la bandera de un gobierno de izquierda avanzan —además del nuevo peso de los militares— propuestas para aumentar la prisión preventiva oficiosa y un discurso de valores que apela a buenas conductas, valores familiares, una cartilla moral, etcétera.

En este marco se inscribe el concepto de pueblo con el que se borran las diversas visiones de la sociedad, con valores distintos, incluso a veces antagónicos, y se reemplaza por la imagen de una población homogénea, que comparte una especie de identidad buena y honesta.

Ese discurso es la base de una visión no de superioridad moral sino de exclusividad moral. Visión que descalifica cualquier forma de pluralismo político pues cualquier otra opción carece de legitimidad. 

5. Construcción de una base social/electoral. Amparado en el discurso de la eliminación de mediadores y del combate a la corrupción hay un énfasis en la transferencia directa de recursos económicos a diversos sectores de la población. Hombres y mujeres de la tercera edad, jóvenes, personas con discapacidad, familias con niños y niñas que requieren guarderías, etcétera.

La integración de los padrones de beneficiarios es operada por los llamados Servidores de la nación —vinculados con operadores políticos partidistas— que integrarán una base social, y potencialmente electoral, muy robusta de cara a los próximos años.

II. La comunicación

Esos cinco pilares —que permiten explicar la mayor parte de los movimientos del Presidente y su administración— están empaquetados en un modelo de comunicación y propaganda no visto en décadas.

El modelo tiene un protagonista (el líder), narrativa (Cuarta transformación como concepto madre de todo lo demás), múltiples villanos —el neoliberalismo prianista, los expresidentes, la mafia del poder, la mafia de la ciencia, etcétera— una víctimael pueblo bueno y sabio— y un salvador —AMLO.

La propuesta además tiene lenguaje propio, bajo un esquema que politiza conceptos del lenguaje popular (tianguis, tandas, etcétera.) e incorpora al habla popular nuevos términos con un uso político (fifís, conservadores, etcétera.).

Todo acompañado de una iconografía (que usa, por ejemplo, personajes de la historia como “voceros”) y un desarrollo de la historia por entregas. (La batalla contra robo de combustible, contra expresidentes, contra privilegios de la burocracia, contra los jueces, etcétera).

La propuesta tiene mito (la Cuarta transformación del país, que se presenta como la heredera de las grandes luchas históricas) y rito (que se cuenta a través de las conferencias mañaneras, los vuelos del presidente en aviones comerciales, etcétera)

Todo este esquema —puesto en escena desde la estrategia de la comunicación— se desarrolla en un ambiente de enojo, indignación y descrédito de los anteriores grupos gobernantes. Y con la arraigada esperanza —en muy amplios grupos de la población— de que el cambio prometido funcione.

III. Las oposiciones

Los pilares y el modelo de comunicación desarrollan frente a una oposición —partidista y sobre todo desde la sociedad civil— de quienes creen en lo contrario a ese proyecto, y que a diferencia del presidente creen en división de poderes y contrapesos al poder presidencial, el federalismo, el acotamiento del poder militar y una visión liberal y plural de la sociedad.

Sin embargo, hasta ahora las críticas —de acuerdo a los estudios de opinión publicados— no han logrado colocar exitosamente sus preocupaciones.

¿Por qué es exitoso el modelo de AMLO y por qué fracasa la oposición?

1. La propuesta de AMLO tiene a su favor el desprestigio y la falta de resultados de quienes le precedieron. La barra fue dejada muy abajo por los gobiernos anteriores.

2. La propuesta de AMLO es muy completa. Su narrativa es potente, emocional, fácil de entender y replicar.

3. La propuesta es concreta. Además de la dimensión abstracta que se presenta como una épica muy atractiva de una lucha histórica por rescate del país —tiene una dimensión muy concreta a través de símbolos— como la apertura de Los Pinos —y de beneficios concretos como los programas sociales con transferencia de recursos.

4. La comunicación es directa a través de las conferencias y redes sociales, sin mediaciones; constante, redundante en sus mensajes y con un encuadre perfectamente definido que se entrega en vivo y se amplifica con operaciones en el terreno y a través de los medios de comunicación y las redes sociales.

 

Frente a eso la crítica no funciona por varias razones:

1. Está desacreditada, en especial en el caso de la oposición partidista. Eso se extiende a medios y periodistas (señalados reiteradamente desde el poder y sus seguidores como chayoteros, conservadores, voceros del viejo régimen, etcétera.)

2. El discurso está desarticulado. No hay una contranarrativa de esa dimensión. Hasta este momento no hay sobre la mesa una propuesta discursiva que sea alternativa al nuevo gobierno.

3. Lo que existe en su lugar es una defensa de la continuidad como alternativa y eso no es atractivo dada la falta de resultados del modelo actual para millones de personas. La defensa del modelo federalista, de contrapesos, etcétera. no tiene sentido para la población porque no vio y no identifica beneficios concretos. Ya sea porque no se aplicaron las propuestas —transparencia, vigilancia entre poderes, etcétera— se aplicaron pero no funcionaron o se aplicaron en un marco de simulación. Lo cierto es que para muchos el discurso de la defensa de las instituciones no tiene sentido.

4. Cuando desde la defensa del modelo se habla de Federalismo para muchos es una defensa de la corrupción; la división de poderes es impunidad; la seguridad por la vía civil es violencia; las instituciones autónomas son burocracia y privilegios, etcétera. Se defienden ideas sin que tengan —en la mayoría de los casos— una base social que las defienda. En ese sentido la destrucción de lo construido no representa una pérdida para la mayoría, no hay nada que defender, nada que perder y la nueva propuesta —que representa AMLO— tiene el beneficio de la duda.

Todo lo anterior explica por qué hay un divorcio entre la mayor parte de la opinión pública y buena parte de la opinión publicada.

IV. Los riesgos del nuevo gobierno

¿Qué puede romper —o al menos generar fisuras— en la relación entre el Presidente y la mayor parte de la población?

Siete factores —por separado o combinados— pueden generar un desgaste en el nuevo gobierno y su comunicación.

1. La terca realidad. Enero de 2019, por ejemplo, ya tiene el récord en número de homicidios. La inversión privada se está desacelerando y el modelo de centralización del gasto puede generar mayores retrasos en el arranque de la administración. La permanencia de los problemas —inseguridad y desempleo, como los dos más evidentes— puede ir desencantando a los sectores afectados.

2. Problemas de gestión con efectos directos en la población. Los efectos de la austeridad en los servicios de salud, el potencial desabasto de medicinas o los cortes de luz advertidos por diversos analistas, la cancelación de programas que impactaban para bien en sectores de la población, etcétera. Las decisiones del nuevo gobierno —que no puedan ser atribuidas a fallas del pasado— pueden tener efectos negativos.

3. Las contradicciones e inconsistencias en la narrativa. Los miembros del nuevo gobierno pueden ser víctimas del éxito de la narrativa de la austeridad. Sus gestiones, gastos, estilo de vida, destinos vacacionales, todo será puesto bajo la lupa como descubriera muy pronto César Yáñez luego de la publicación de su boda en la revista Hola.

4. Las disputas internas. Las naturales y crudas batallas por el poder, así como las contradicciones en torno a temas de la agenda serán vigilados y exhibidos, incluso, por la misma élite del poder que llevará sus diferencias a las redes y los medios de comunicación.

5. El desgaste de las redes sociales. Derivado del cuestionamiento constante y articulado sobre el desempeño del nuevo gobierno y sus integrantes. 

6. Articulación de grupos afectados en especial con respaldo social. Los casos de madres y padres afectados por el recorte a las estancias infantiles o los colectivos de familiares de desaparecidos que se oponen a la política del perdón y olvido, son dos ejemplos de los actores que podrían crecer en los próximos meses y años.

7. La articulación de movimientos de oposición, ya sea partidistas o no, que sean capaces de formar una narrativa que convoque y que capitalice el posible malestar generado por los puntos anteriores.

El gobierno del presidente López Obrador apenas comienza. Sus pilares están en construcción y sus efectos —buenos y malos— aún están por verse.

Por lo pronto su estrategia es clara, su narrativa es potente y cuenta con un amplio respaldo social, mientras que las oposiciones todavía no terminan de salir de su pasmo y apenas dan señales de vida.

A la historia de la llamada Cuarta transformación todavía le queda mucha vida por delante y este análisis es apenas una primera aproximación.

 

Mario Campos