Diversas encuestas publicadas en medios de comunicación han mostrado altos niveles de aprobación del presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO), previo al cumplimiento de sus primeros 100 días de gobierno. Desafortunadamente, la información publicada en los medios impresos no permite detectar los factores que afectan directamente la aprobación presidencial, no solo porque las encuestas son instrumentos que no permiten establecer relaciones causales entre las respuestas a las preguntas de los cuestionarios, sino porque en prácticamente todos los casos, las encuestas publicadas si acaso cuentan con una tabla cruzada que muestra una asociación simple entre cualquiera de las variables y la aprobación presidencial.

Sin evidencia empírica satisfactoria y olvidando que, como todo fenómeno social, la opinión pública resulta afectada simultáneamente por diversos factores (multifactorial), algunos comunicadores y analistas se han aventurado a adjudicar a algunas de las acciones del Presidente AMLO la causa de su popularidad. En específico, algunos han afirmado que las conferencias de prensa diarias son la razón principal de que sus niveles de aprobación sean altos, pues “las conferencias dominan la agenda mediática”.

Ilustración: Víctor Solís

Sin embargo, hasta el momento no existe ninguna medición publicada en medios de comunicación que asocie las conferencias de prensa del Presidente AMLO con su aprobación. De acuerdo con el análisis que lleva a cabo SPIN, las conferencias de prensa del Presidente AMLO no establecen la agenda, al menos en los siete medios de comunicación impresos más importantes: en 96 días de gobierno, tras 65 conferencias matutinas, de 413 notas principales de primeras planas analizadas en El Economista, El Financiero, El Universal, Excélsior, La Jornada, Milenio y Reforma, solo 51 notas principales de primera plana (12 por ciento) han retomado los mensajes iniciales de AMLO del día anterior.

De acuerdo con más de siete décadas de estudios científicos, los determinantes de la aprobación presidencial son diversos: la aprobación depende de la evaluación de la situación económica personal y del país; de la evaluación de la seguridad; de la evaluación de la política exterior; del nivel de simpatía partidista de los entrevistados, e incluso, de los atributos personales de los presidentes, por mencionar a los más recurrentes. Más aún, presidentes recién electos gozan de un período denominado “luna de miel”, durante el cual los resultados de sus acciones de gobierno aún no son evidentes, y las promesas de campaña y la esperanza de que el recién electo mandatario logre mejorar los indicadores y el bienestar de los ciudadanos, recubren cualquier falla o falta de efectividad durante los primeros meses de gobierno.

Existen otros factores que se pueden considerar para explicar los niveles de la aprobación presidencial. La serie de tiempo de la aprobación presidencial publicada por diversos encuestadores en los diarios más importantes muestra que la popularidad del Presidente AMLO está en niveles prácticamente idénticos que la desaprobación de su predecesor, el Presidente Enrique Peña Nieto (EPN). La aprobación de AMLO como presidente a inicios de 2019 es similar a la desaprobación de EPN como presidente a finales de 2018. Un análisis de regresión logística utilizando la Primera Encuesta de Transición 2018,1 levantada en septiembre de 2018, muestra que existe una asociación directa y estadísticamente significativa entre la desaprobación de EPN y el voto por AMLO, aún después de haber controlado por simpatía partidista por Morena, niveles de escolaridad y edad de los entrevistados.

Quizá el ruido mediático que genera las conferencias diarias de prensa del Presidente AMLO alcance para que la ciudadanía lo tenga en mente, pero no necesariamente para que le permita establecer los parámetros de evaluación de los resultados concretos de desempeño en los primeros meses de su administración. Es verdad: si las conferencias de prensa diarias incrementaran la popularidad presidencial, ya antes las hubiéramos observado; si la aprobación de los mandatarios dependiera de conferencias diarias, observaríamos la urgencia de más líderes políticos por convocar diario a una conferencia de prensa. Seguimos a la expectativa.

 

Luis Estrada
Socio director de SPIN.


1 Estrada, Luis,  2018. Primera Encuesta de Transición 2018.