A pesar del amplio reconocimiento sobre la relevancia de las organizaciones de la sociedad civil (OSC) para el desarrollo social y democrático, las OSC mexicanas seguimos enfrentando grandes retos. Este artículo revisa la información disponible sobre las principales características de las OSC en México: su composición y sus fuentes de ingresos, así como las limitaciones y desafíos derivados del análisis de los datos.

Ilustración: Patricio Betteo

¿Cuántas OSC existen en México?

Disponemos de tres fuentes oficiales:

1. El Registro Federal de OSC, a cargo del Instituto Nacional de Desarrollo (Indesol). La  inscripción es voluntaria, pero condición para que las OSC reciban incentivos del gobierno federal, incluyendo apoyos económicos.1 Actualmente 41,129 OSC cuentan con Clave Única de Inscripción en el Registro Federal (CLUNI), pero 16,257 (40.1%) están catalogadas como “inactivas”2 sin que sepamos si continúan o no operando. Para precisar mejor el número de OSC, es deseable que el Indesol les facilite darse de baja del Registro.

2. El directorio de donatarias autorizadas (DA) del Sistema de Administración Tributaria (SAT), con asociaciones autorizadas para emitir recibos deducibles de impuestos por donativos privados. El 2019, con 9,042 organizaciones, ha sido el año de mayor número de DA, pero en general se trata de un grupo reducido; porque la autorización es un trámite complejo y costoso para las OSC, especialmente obtener la constancia de acreditación de actividades de alguna dependencia gubernamental.

3. La Cuenta Satélite del Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Información (INEGI) que, con base en el Censo Económico de 2014,3 reporta 60,205 establecimientos sin fines de lucro en el país.4

Debido a que la Cuenta Satélite incluye grupos de autoayuda, clubes, sindicatos y asociaciones políticas y religiosas, en lo sucesivo utilizamos información de los dos primeros registros (CLUNI y DA).

De acuerdo con estas fuentes, la densidad asociativa en México es de 33 OSC por cada 100 mil habitantes; una cifra muy baja comparada con las de otros países, por ejemplo, en el año 2015, mientras México tenía 26 OSC por cada 100,000 habitantes, en Chile la densidad era de 1,320.

¿En qué lugares trabajan?

De acuerdo con información de Datos a la Vista: la Ciudad de México tiene la mayor densidad asociativa (100.2 por 100,000 habitantes), le siguen, Durango (64), Morelos (56) y Oaxaca (68) y; los estados con menos OSC por habitante son Tamaulipas (17), Tabasco (22), Jalisco (22), San Luis Potosí (21) y Guanajuato (20). Los datos sobre la distribución refieren al domicilio fiscal de las OSC, y no a estados y municipios en los que trabajan, información que sugerimos que el Indesol requiera a las OSC en sus informes anuales.

¿En qué temas trabajan?

Con datos del SAT y del Registro, Fondos a la Vista analizó los temas en los que trabajaban las OSC para el año 2017. El principal fue la promoción del desarrollo económico, comunitario y sostenible (21.7%), en segundo lugar, servicios asistenciales y de apoyo a grupos vulnerables (20.7%) y, posteriormente, temas de salud (8.2%), derechos humanos (7.5%) y educación (5.7%).

¿Cómo se financian las OSC en México?

Aunque se trata de una muestra de OSC con características particulares, la información de las DA para 2017 refleja la escasez de fuentes de financiamiento en México:5

• Las DA auto-generaron en promedio 79.1% de sus ingresos y solo 20.9% fueron apoyos externos.

• Solo 2.56% de los ingresos de las DA fueron apoyos del gobierno federal.

• Una proporción de 90.3% de los donativos privados fueron de origen nacional y 9.6% internacional.6

• Aproximadamente 66% de los donativos se destinaron a organizaciones de carácter asistencial y 10.9% a las educativas.

Para garantizar la sustentabilidad del sector, resulta fundamental ampliar los beneficios fiscales a las OSC y a sus donantes (que actualmente solo tienen las DA) y facilitar los tramites para ser DA.7

Y, ¿el financiamiento gubernamental?

El financiamiento federal a OSC es diminuto: en 2018 se reportó una cantidad de $5,988.61 millones de pesos, equivalente a 0.6% del total de los recursos federales destinados a programas de desarrollo social,8 y solo se apoyó a 6.3% de las OSC inscritas en el Registro (2,611 OSC, de 41,219).9

Sin embargo, los datos reportados distorsionan mucho la realidad sobre el financiamiento público a OSC, por lo siguiente:

1. Sobredimensionamiento de los montos

En todos los años, la cantidad del apoyo a OSC es alrededor de la mitad de la reportada, ya que el resto se otorga a instancias de carácter gubernamental y a organizaciones de productores. En 2018, 37.3% fueron apoyos a asociaciones que no son independientes de la Administración Pública Federal (APF)10 y que realizan acciones gubernamentales (denominadas gongos). Adicionalmente, 14.9% fue otorgado por instancias como CONAFOR, FIRA, INCA–FIRCO, CONAGUA y SAGARPA a asociaciones de auto-beneficio, constituidas como asociaciones civiles (AC) por organizaciones de productores, por requisito de la Ley de Desarrollo Rural Sustentable y que no deberían estar en el Registro de OSC.

Cuadro. Montos reportados según tipos de instancias apoyadas 2018

Categoría

Monto (millones de pesos)

Núm. de apoyos

Porcentaje

Monto total reportado por APF como apoyos a OSC

5,988.61

2923

100

Monto de recursos destinados a instancias que realizan actividades gubernamentales

2,231.99

100

37.3

Monto de recursos destinados a organizaciones de productores rurales

895.01

416

14.9

Monto de recursos que se destinan a fomentar trabajo de OSC

2,861.61

2407

47.8

Fuente: Elaboración propia con datos del informe del INDESOL, 2018.

El cuadro muestra un panorama más cercano a la realidad del financiamiento público federal para OSC: 2,861.61 millones de pesos en 2018, apenas 47.8% de lo reportado, y se dieron 2,407 apoyos (516 menos de los reportados).

Para no dar una falsa apariencia de disponibilidad de recursos públicos para OSC, es deseable que el Indesol elimine a estas instancias del Registro Federal y que los recursos no se reporten como apoyos a OSC.11

2. Los recursos se otorgan de manera desigual y discrecional

Como se ilustra a continuación, con información de 2018, los apoyos son muy desiguales:

Apoyo promedio anual por OSC de algunos programas:

Programa de Coinversión Social (Indesol)

$ 215,631 (1,213 OSC)

Administración del Patrimonio de Beneficencia Pública (S. Salud)

$ 162,774  (36 OSC)

Instituto de las Mujeres

$ 528,397 (172 OSC)

Comisión Nacional para el Desarrollo de Pueblos Indígenas

$ 266,550 (206 OSC)

Promedio del monto de los donativos por OSC

Oficialía Mayor de la SEP

$ 14,452,170 (13 OSC)

Secretaría de Cultura

$ 4,895,504 (151 OSC)

Alternativas y Capacidades (2015) analizó 42 programas o acciones de entrega de recursos a OSC en el periodo de 2010 a 2013, calificándolos según atributos que dan cuenta de su grado de imparcialidad y transparencia. Como resultado, se encontró que 41% del total del financiamiento se asignó sin ninguna reglamentación y sin convocatoria pública.

El mecanismo peor calificado fue la entrega de donativos, que se rige por lineamientos generales y cuya asignación depende de altos funcionarios de las dependencias o por legisladores de la Comisión de Cultura del Congreso. Además de ser grandes montos para pocas OSC, estos apoyos han presentado escándalos de corrupción.

El financiamiento público no es una concesión gubernamental, sino un derecho de las OSC y una obligación gubernamental reafirmada en normas nacionales e internacionales para fomentar su trabajo. Resulta fundamental concebir a las OSC como actores de interés público independientes del gobierno y restablecer dicho derecho generando mecanismos transparentes y no discrecionales.

Contrario a lo que sucede en la presente administración, el cumplimiento del derecho a financiamiento público de las OSC requiere que se incrementen los recursos, especialmente, que se entreguen mediante programas con reglas claras; con convocatoria pública, criterios de dictaminación de las propuestas y del ejercicio de los recursos, entre otros aspectos.12 Gracias a la participación de OSC, varios programas incorporaron criterios para operar con mayor transparencia e imparcialidad, asignando los recursos de manera más equitativa y apoyando a un mayor número de OSC.13

En el caso de la entrega de donativos las soluciones parecen sencillas: i) que la SHCP elabore lineamientos claros para su asignación; y, ii) si no lo hiciera, las dependencias que los ejercen tienen facultad para elaborar reglamentación específica, como sucedió en el Programa Proequidad de Inmujeres, que opera con recursos etiquetados como donativos.

Conclusiones

A pesar de contar con varias fuentes de información, nuestros registros e informes son incompletos e imprecisos respecto a la composición de las OSC. Además, continúan desafíos para el fortalecimiento del sector de OSC; desde acciones para mejorar la calidad de la información oficial, mejoras en la política fiscal y de fomento a OSC; y, particularmente, en la entrega de apoyos económicos mediante mecanismos imparciales y transparentes, además de los retos internos del sector para su fortalecimiento continuo.14

 

Alternativas y Capacidades, A. C.

Elaborado por María Isabel Verduzco V.

 

Referencias documentales y otras fuentes de información sobre OSC.

Alternativas y Capacidades (2019): Datos a la vista. Una aproximación cuantitativa al sector de organizaciones de la sociedad civil en México, Ciudad de México.

Alternativas y Capacidades (2018): Agenda de fortalecimiento de la sociedad civil organizada, México, D. F.

INEGI (2014): Sistema de cuentas nacionales de México. Cuenta satélite de las instituciones sin fines de lucro de México. Año base 2008. Resultados de la Encuesta 2014.

SHCP, Informe anual de las acciones de fomento y de los apoyos y estímulos otorgados por dependencias y entidades de la administración pública federal a favor de organizaciones de la sociedad civil. Elaborados por el INDESOL anualmente de los años 2005 a 2018, incluyendo la base de datos correspondiente.

Ocejo, Almudena, Juan Estrella y Alejandro Navarro (2009): Estudio diagnóstico sobre los programas y acciones de fomento a las organizaciones de la sociedad civil realizada por la administración pública federal durante 2006 y 2007. Centro de Contraloría Social y Estudios para la Construcción Democrática. CIESAS. México, enero.

Tapia-Álvarez, Mónica y María Isabel Verduzco (2013): Fortalecimiento de la ciudadanía organizada: diagnóstico y reformas para un ambiente propicio en México, Alternativas y Capacidades, agosto, México.

Verduzco, María Isabel y Díaz Estrada, Raúl (2015): Financiamiento del gobierno federal para organizaciones de la sociedad civil. ¿Cómo se asignan los fondos públicos?, Alternativas y Capacidades, A. C., México, D. F.

Comisión de Fomento a las Organizaciones de la Sociedad Civil.

Sistema de Información de Donativos en Efectivo Otorgados por la Federación.

Buscador de OSC en el Registro Federal, datos generales de la organización, información que reportan sobre apoyos económicos recibidos por alguna dependencia del gobierno federal.

Portal de transparencia de Donatarias Autorizadas.

Fondos a la Vista y Alternativas y Capacidades.


1 Ley de Fomento, Art. 1.

2 Así las cataloga el Indesol al segundo año de no presentar informe anual.

3 Establecimientos económicos sin fines de lucro, autónomos, con patrimonio y personalidad jurídica propios (INEGI, p. 4, 2014).

4 INEGI (2014).

5 Información reportada por dos vías: informes del SAT a la SHCP e información registrada por las DA en el portal de transparencia del SAT, con diferencias sustanciales: según la primera fuente, el financiamiento privado a DA creció de $21.1 mil millones en 2013 a $37.5 mil millones en 2017; la segunda vía muestra también aumento de montos: de $151 millones en 2015 a $206 millones en 2017.

6 En Alternativas y Capacidades, 2019: 22, se muestra el panorama de 2015.

7 Para conocer propuestas sobre el marco legal y fiscal, véase agenda del eje de fortalecimiento de la Tercera Cumbre Ciudadana.

8 De los 150 programas y acciones federales de desarrollo social del año 2018, con presupuesto de $910.28 mil millones de pesos (CONEVAL).

9 Datos de los informes que recopila el Indesol de todas las dependencias de la APF sobre recursos asignados a OSC con CLUNI, etiquetados en el Presupuesto de Egresos de la Federación como donativos y como subsidios.

10 Reportado desde evaluación de 2007 y 2008, en Ocejo, et al. (2009). Igual que otras evaluaciones externas, no está disponible en portal de Comisión de Fomento.

11 Como lo han sugerido evaluadores externos de las acciones de fomento a OSC.

12 Véase Verduzco y Díaz, 2105.

13 Para conocer propuestas de mejora de fondos públicos, véase agenda del eje de fortalecimiento, en Agenda Ciudadana, Alternativas y Capacidades, 2018.

14 Véase Agenda de Fortalecimiento de las OSC.