Como una gran astilla  salida del taller donde  hace el recuento de los homicidios de México, Fernando Escalante  Gonzalbo me hace llegar un largo cuadro registrando lo inesperado: los municipios  donde no hay homicidios.Print

En el año 2007, último  del que se disponen cifras definitivas en el INEGI,  hubo mil municipios de los 2 mil 439 que hay en el país, donde no se registró un solo homicidio doloso.

Seiscientos de los mil municipios que en 2007 no tuvieron ningún homicidio, tampoco los tuvieron en 2005 y 2006.

Los municipios con tasa cero de homicidios son por lo general de poca población. Los mil  del 2007 reúnen aproximadamente el 9 por ciento de la población total del país. Pero no dejan de ser una sorpresa en el ambiente dominado por la percepción de una criminalidad galopante en el país.

Hay muertos que no hacen ruido y es más fuerte su penar, dice  la estrofa de una antigua canción mexicana. Los muertos violentos de México hacen más ruido que la estadística  de los vivos que viven en paz. Los miles de pueblos que viven en paz con sus impulsos homicidas pueden no hacen ruido ni serán nunca una noticia de primera plana, pero  vaya que son una parte  fundamental de lo que pasa para bien en el país y, sobre todo, de lo que no pasa.

Héctor Aguilar Camín. Historiador, escritor y periodista.

Puedes descargar aquí la lista de municipios que no han tenido homicidios (2005-2007) en formato Excel.

Más información sobre este tema, la puedes encontrar en el texto publicado en la Revista Nexos el mes de septiembre “Homicidios 1990-2007” escrito por Fernando Escalante.

Municipios sin homicidios

Héctor Aguilar Camín

Como una gran astilla salida del taller donde hace el recuento de los homicidios de México, Fernando Escalante Gonzalbo me hace llegar un largo cuadro registrando lo inesperado: los municipios donde no hay homicidios.

En el año 2007, último del que se disponen cifras definitivas en el INEGI, hubo mil municipios de los 2 mil 439 que hay en el país, donde no se registró un solo homicio doloso.

Por sólo mencionar dos de cada estado , refiero los siguientes:

Calvillo y Tepezalá en Aguascalientes;Tenabo y Calakmul en Campeche; Arteaga y Cuatro Ciénagas en Coahuila ;Cuauhtémoc y Villa de Alvarez en Colima; Las Margaritas y Chilón , en Chiapas; Bachíniva y Riva Palacio en Chihuahua; Nombre de Dios y Poanas en Durango.

Purísima del Rincón y Ocampo, en Guanajuato; Actopan y Tianquistengo en Hidalgo; El Grullo yTuxcacuesco en Jalisco; El Oro y Temascalapa en el Estado de México; Jiquilpan y Coeneo en Michocán; Tlayacapan y Yecapixtla en Morelos; Huajicori y San Pedro Lagunillas en Nayarit; Galeana y Aramberri en Nuevo León; Cosalapa y Guelatao, en Oaxaca

Chiautzingo y Chichiquila en Puebla; Ezequiel Montes y Huimilpa, en Querétaro; Carrillo Puerto Y José María Morelos, en Quintana Roo; Tamasunchale y Charcas en San Luis Potosí; Etchojoa y Huatabampo, en Sonora; Nacajuca y Tacotalpa en Tabasco; Hidalgo y Valle Hermoso en Tamaulipas; Huamantla y Zacatelco, en Tlaxcala; Coscomatepec y Tecolutla, en Veracruz; Tizimín y Halachó, en Yucatán; Nochistlán y Loreto, en Zacatecas.

Seiscientos de los mil municipios que en 2007 no tuvieron ningún homicidio, tampoco los tuvieron en 2005 y 2006.

Los municipios con tasa cero de homicidios son por lo general de poca población. Los mil del 2007 reúnen aproximadamente el 9 por ciento de la población total del país. Pero no dejan de ser una sorpresa en el ambiente dominado por la percepción de una criminalidad galopante en el país.

Hay muertos que no hacen ruido y es más fuerte su penar, dice la estrofa de una antigua canción mexicana. Los muertos violentos de México hacen más ruido que la estadística de los vivos que viven en paz.

Los miles de pueblos que viven en paz con sus impulsos homicidas pueden no hacen ruido ni serán nunca una noticia de primera plana, pero vaya que son una parte fundamental de lo que pasa para bien en el país y, sobre todo, de lo que no pasa.

(El cuadro con los municipios de homicidios tasa cero, puede consultarse en Nexos.com. mx la página on line de la revista Nexos)

Te recomendamos: