México D.F., 20 de septiembre, 2012

Un jurado internacional integrado por Jorge Volpi, Julio Ortega, Leila Guerriero, Margarita Valencia, Mark Millington, Mayra Santos-Febres y Cӑlin-Andrei Mihӑilescu decidió otorgar el Premio de Literatura FIL 2012 (el antiguo Premio Juan Rulfo) al escritor peruano Alfredo Bryce Echenique. Se trata de uno de los premios mexicanos más reputados (entre los galardonados en ediciones anteriores se cuentan Juan José Arreola, Nicanor Parra, Augusto Monterroso, Sergio Pitol, Juan Marsé, Fernando del Paso y Tomás Segovia). Además, el premio está dotado con una remuneración de 150,000 dólares. El motivo de estas líneas es manifestar nuestra indignación por la concesión de este premio a Bryce Echenique, pues se trata de un autor al que se le han comprobado diversos plagios. De hecho, en el 2009, el INDECOPI (Instituto Nacional de Defensa de la Competencia y de la Protección de la Propiedad Intelectual) del Perú, le impuso a Bryce Echenique una multa por haber plagiado 16 artículos (de 15 autores).

¿Cómo es posible que uno de los premios más prestigiados que se otorgan en México sea concedido a un plagiario? El plagio es la apropiación indebida e ilegal del esfuerzo, del trabajo, de las ideas y de la creatividad de otros. Es por ello que consideramos que la concesión del Premio de Literatura FIL 2012 a Bryce Echenique es inaceptable y debe ser reconsiderada, tanto por el jurado mencionado, como por el Lic. Raúl Padilla, Presidente de la FIL, y la Lic. Consuelo Sáizar, Presidenta de CONACULTA.

Atentamente,

Soledad Loaeza

Benjamín Arditi

Gerardo Esquivel

Antonio Azuela

Mauricio Tenorio

Ariadna Acevedo

Alfredo Ávila

José Antonio Aguilar

Ignacio Almada Bay

Fernando Escalante

Blanca Heredia

Roberto Breña