arma

Durante el fin de semana trascendió, y posteriormente fue confirmado, que un helicóptero de la Secretaría de Defensa Nacional (Sedena) había sido derribado en Jalisco, el pasado viernes primero de mayo. Según Reforma, el helicóptero Cougar matrícula 1009 de la Fuerza Aérea Mexicana habría sido derribado con lanza cohetes RPG-7 y RPG-22. Adicionalmente, se habrían asegurado fusiles Barret M-82 calibre .50.

El dato –la confirmación del tipo de armamento utilizado— es importante. El manejo de este tipo de armas implica una preocupante capacidad financiera y táctica por parte del crimen organizado. Un poco de contexto: los lanzagranadas RPG (granada antitanque portable), originalmente soviéticos, han sido los predilectos de fuerzas irregulares por décadas. Desde al Vietcong hasta la actual guerra civil en Siria, la movilidad y bajo costo de los RPGs han promovido su proliferación alrededor del mundo. Fue con esos proyectiles con los que las tropas estadunidenses se enfrentaron en la insurgencia iraquí, y los que derribaron dos helicópteros Black Hawk en la batalla de Mogadiscio, en 1993.

Por su parte, los Barret M-82 han sido utilizados en las guerras de Afganistán e Irak. Dado su calibre, pueden funcionar como un arma antiaérea de alta precisión.

Si se revisa incluso de manera rápida la prensa puede encontrarse que, tanto los RPGs como los fusiles Barret no son una novedad en los arsenales del crimen organizado. Algunas notas, solamente de este año: en abril, un sobrino de Amado Carrillo fue detenido en Culiacán, Sinaloa: se le aseguró un Barret .50 y un rifle con lanzagranadas. En el mismo mes, en Chihuahua, las imágenes muestran a una caravana entre los municipios de Guachochi y Creel; entre las armas que muestran, sobresale un Barret .50.

En Jalisco, tras el abatimiento de El Gringo, el Cártel de Jalisco Nueva Generación (CJNG) lanzó una serie de ataques. Entre el 19 de marzo y el 8 de abril, 20 policías fueron asesinados. Desde esas fechas se mencionaba: “los gatilleros han utilizado granadas calibre .40, fusiles calibre .50, armas automáticas como las ‘cuernos de chivo’ y hasta lanzacohetes RPG”. Lo que significa que ni el tipo de armas utilizadas por el CJNG ni su capacidad táctica eran desconocidas por el gobierno.

De igual manera, puede rastrearse la presencia de este tipo de armas en el país a través de los comunicados que la Procuraduría General de la República (PGR) ha emitido este año.

28 de enero: la PGR asegura un lanza granadas calibre .40 en Michoacán.

26 de febrero: se asegura un fusil calibre .50 en Tamaulipas.

7 de marzo: se decomisan dos cohetes RPG-7 en Tamaulipas.

24 de marzo: se asegura un fusil de calibre .50 en Tamaulipas.

30 de marzo: se asegura otro fusil calibre .50 y un lanzagranadas calibre .40 en Tamaulipas.

7 de abril: se aseguran dos fusiles Barret calibre .50 y un lanzagranadas calibre .40 en Zacatecas.

21 de abril: se aseguran tres fusiles Barret calibre .50 en Tamaulipas.

La cronología anterior muestra que el armamento utilizado el pasado viernes en Jalisco no es atípico, y que parece circular libremente en el país. Las implicaciones financieras hacen que el hecho adquiera otro tono, más grave. Según Barret, dependiendo del modelo, un M82 calibre .50 cuesta entre 9,119 y 12,162 dólares. Al tipo de cambio de hoy el rango es de 142,894 a 190,578 pesos.

Se estima que un RPG-7 cuesta en el mercado negro entre 900 y 2,000 dólares.

Los hechos acontecidos en Jalisco el viernes pasado, y en particular el derribo del helicóptero, han hecho evidente la sofisticación del armamento del crimen organizado. Sin embargo, parece ser que esta historia lleva ya tiempo desarrollándose, lo que plantea otras preguntas: ¿qué esfuerzos está realizando el Gobierno de la República para evitar el tráfico de estas armas? ¿Cuál es la estrategia?

El antecedente en Jalisco es claro: apenas unas semanas antes el CJNG había utilizado el mismo armamento en emboscadas. ¿No era eso suficiente información para evitar el desastroso desenlace del operativo?

Juan Pablo García Moreno