Marte tiene agua líquida. Esto, lejos de implicar que existe agua corriente en forma de ríos —a pesar de que en el Siglo XIX el astrónomo Giovanni Schiaparelli produjo el primer mapa detallado de Marte que mostraba canales en la superficie— significa es que se encuentra en forma de minerales hidratados.

montaña_marte

Imagen que muestra la formación de líneas (negro) como resultado de la corriente de minerales cargados con agua en Marte. En la caída del lado izquierdo esto es visiblemente notorio. La coloración azul en las puntas de la formación rocosa muestra a los minerales que pueden llegar a contener agua. La imagen presenta dicha coloración por luz infrarroja. Crédito: NASA/JPL/University of Arizona.

A través de una conferencia de prensa, de comunicados, animaciones y de un artículo publicado en la revista Nature Geoscience, un grupo de científicos de la agencia espacial estadounidense mostró evidencia, con imágenes del suelo marciano, donde se puede apreciar el movimiento de unas líneas que fluyen a lo largo del terreno de manera intermitente en diferentes zonas del planeta. Dichas marcas parecen moverse durante los momentos cálidos —que son alrededor de 23 grados centígrados—, y desaparecer durante los momentos fríos.

Estos flujos que se pueden observar cuesta abajo de las formaciones montañosas, y que los científicos llamaron líneas de pendiente recurrente, ya habían sido relacionados con agua líquida en el pasado. Ahora que se ha comprobado, los investigadores han propuesto que dichas líneas son evidencia de un flujo de agua en el subsuelo poco profundo, misma que es absorbida por las sales.

Los resultados anunciados fueron obtenidos por el Mars Reconnaissance Orbiter (MRO), una nave espacial que orbita al planeta rojo desde 2006 y que contiene la tecnología necesaria para analizar la química del planeta sin necesidad de tocar la superficie. Este hecho responde a que, por estipulaciones internacionales de protección planetaria, se tiene prohibido hacer contacto con zonas donde exista agua líquida por la alta probabilidad de contaminarla con trazas de nuestro planeta. De encontrar algún organismo en Marte, sería difícil discernir si provino de nuestro planeta o se encontraba en el vecino, lo que sólo generaría especulaciones y evidencia nada confiable.

Curiosity, el robot espacial que ha enviado información valiosa desde el 2012 con respecto a la posible presencia de vida en ese planeta, también tiene un papel importante en este hallazgo, pues desde hace tiempo tomó muestras del suelo que confirmaron la presencia de cierto tipo de minerales, mismos que podemos encontrar en los desiertos de la Tierra. Gracias al MRO, hoy se sabe que son éstos los que contienen el agua, y que tienen la capacidad de evitar que se congele a pesar de que las condiciones ambientales lleguen a los 70 grados centígrados bajo cero. La razón para esto último se debe a que los minerales marcianos bajan el punto de congelamiento del agua, tal como nuestra sal de mesa hace que la nieve se derrita en algunos puntos del globo terrestre.

Es importante recordar que la presencia de agua en Marte ya se había demostrado en 2005, cuando se anunció que los polos del planeta contienen grandes cantidades de agua congelada.

El agua y la habitabilidad de Marte

Por mucho amor que se tenga por el conocimiento científico, lo cierto es que los trabajos de la NASA siempre han tenido intereses que han movido su exploración espacial. Con la carrera espacial, los fines armamentistas y de dominio que trajeron la Guerra Fría, el potencial de colonizar otros planetas ha movido a la agencia estadounidense a llevar su control a lugares más allá de nuestro planeta.

A pesar de que las primeras pruebas respecto a Marte comenzaron con los rusos, los estadounidenses conocieron antes el éxito con Mariner 9, la primera sonda espacial que consiguió orbitar un planeta. Seguido de esto, los rusos tocaron en dos ocasiones la superficie roja de nuestro vecino en 1971, eventos de suma importancia, pero que fallaron tan pronto llegaron a su destino.

Tuvieron que pasar dos décadas para que la NASA comenzara a obtener resultados valiosos, pues la información que sus sondas obtuvieron, permitieron conocer más de las características de Marte. Desde entonces y hasta ahora, Estados Unidos ha dominado los hallazgos obtenidos del estudio de Marte.

Hoy la NASA, a través de los autores del trabajo que ha sido publicado en línea el mismo día del anuncio mediático, pone en claro las intenciones por las cuales existe la exploración en Marte: la presencia confirmada de agua en el planeta es potencial para la existencia de vida.

El significado de lo que entendemos como vida incluye tanto formas de vida desconocida, como organismos que habitan también en nuestro planeta —y que sería sorprendente encontrar en Marte— hasta poner seres humanos que sobrevivan del agua contenida en los minerales.

Para comenzar, los astrobiólogos —el nombre pomposo con el que se conoce a los especialistas encargados de estudiar el origen y la evolución de la vida en el universo— deben estar lamiéndose los bigotes por las enormes posibilidades de obtener muestras con evidencia de formas de vida —conocida o desconocida—. Un ejemplo de esto podrían ser las bacterias extremófilas que, como su nombre lo indica, son capaces de vivir en condiciones ambientales extremas, ya sea de temperatura, de pH, de presión, de radiación, por nombrar algunas. De observar organismos en Marte, se abonaría a la postura de que la vida vino del espacio.

Finalmente, la presencia de agua líquida aumenta la posibilidad de que Estados Unidos sea líder en la capacidad de generar desarrollos humanos en el planeta vecino, y más importante que todo, se abre el nicho a una enorme explotación comercial de una magnitud inmensurable.

Es importante tomar en cuenta que otros países se han unido a la exploración espacial a pasos agigantados. Por ejemplo, la India es el país que actualmente construye los cohetes espaciales más baratos, una de las razones por los que se perfilan como una de las competencias más importantes de Estados Unidos.

Es así que la detección de agua líquida en Marte va más allá de un simple entendimiento del cosmos y del estudio del universo por el simple hecho del conocimiento científico. El anuncio del hallazgo de agua líquida en el planeta rojo se suma a una carrera espacial que comenzó desde el siglo pasado con el único objetivo de colonizar otros planetas.

Con esto, es también altamente probable que un hallazgo científico nunca antes haya hecho más feliz a Hollywood. Con el anuncio de la NASA de su más grande hallazgo hasta la fecha, la película recientemente estrenada The Martian —misma que está basada en el libro del autor estadounidense Andy Weir— se venderá por sí sola.

Sofía Flores es maestra en comunicación de la ciencia por la Universidad de Sheffield.


Fuentes:

NASA (2015) “NASA confirms evidence that liquid water flows on today’s Mars”.

Ojha, L et al. (2015) “Spectral evidence for hydrated salts in recurring slope lineae on Mars”. Nature Geoscience.