La noche antes del lanzamiento de Roberto Castillo como aspirante a candidato independiente, un amigo me dijo que iba a invitar a su tío al evento. “Ya no cree en nada ni en nadie, pero vale la pena intentar”, dijo. Le llamó y afortunadamente el tío pudo llegar al otro día. Terminando el evento, me acerqué a preguntarle qué había pasado con su tío. Ahí me contó que cuando terminó el evento, (en el que todos hablamos de nuestras frustraciones con la política, pero también de nuestras esperanzas) el tío donó algo de dinero a Wikipolítica CDMX y se fue al INE a tramitar su credencial para votar que, desde hace décadas, no tenía.

Si un fantasma recorre México, es el fantasma de las candidaturas independientes. De acuerdo con Sebastián Garrido, es probable que este año tengamos tres veces más candidatos independientes a diputados federales que hace tres años. Todo indica que tendremos al menos dos candidatos “independientes” para la Presidencia y al menos 10 para congresos locales. Nunca antes en la historia habíamos tenido tantos.

Mucho se ha dicho sobre las desventajas de estas candidaturas. La falta de expertise de los candidatos, la ausencia de un proyecto político detrás de cada uno de ellos, la falta de una organización que respalde la ideología del candidato, pero casi nadie habla de las ventajas. Si bien en ocasiones las candidaturas independientes son proyectos desorganizados y sin objetivos claros, esas candidaturas nos han devuelto un principio básico de la vida democrática que los partidos nos habían arrebatado; el derecho que todos tenemos a votar y, sobre todo, a ser votados. Más sencillamente dicho, ahora cualquiera cree que puede ser político, y justamente así tiene que ser.

No estoy hablando de aquellos candidatos “independientes” provenientes de partidos políticos con una estructura partidista detrás. Estoy hablando de Enrique Cárdenas en Puebla, de Lucía Riojas en la Ciudad de México y de Carlos Brito en Morelos. Candidatos con las que podemos o no estar de acuerdo, pero que han salido a conversar con la gente para pedirle que les otorguen un permiso con el que todos los partidos políticos cuentan (aunque pocos concuerden con que lo tengan).

Independientemente del resultado, el milagro que esto es para la vida democrática no debe echarse en saco roto. Durante estos meses, he visto a familiares que alguna vez rechazaron ser siquiera funcionarios de casilla dedicar su tiempo libre a recolectar firmas, a acudir a reuniones, a encontrarse con gente igual de frustrada, pero con un ápice de esperanza. Al menos 10 personas me han hecho saber que tramitarán su credencial para votar para firmar por algún independiente. Algunas de estas personas tenían más de cinco años sin INE. Cuando alguien tiene más de cinco años sin INE, ya ha perdido la esperanza en que su voto hiciera alguna diferencia, pero estas candidaturas le han devuelto la fe en que su voz, de alguna manera, importa.

Alguien alguna vez dijo que el trabajo voluntario es la más elemental tarea de la vida democrática, cuando haces trabajo voluntario trabajas todos los días por construir la sociedad en la que quieres vivir. Hoy los 3,000 auxiliares de Marichuy, los 1,000 de Enrique Cárdenas y los 200 de Roberto Castillo están trabajando por construir la sociedad en la que quieren vivir. Podemos o no querer vivir en la misma sociedad que ellos, pero eso es siempre digno de celebrarse.

No obstante, no todo son buenas noticias. Desafortunadamente, hoy el acceso que los ciudadanos mexicanos tienen al derecho de ser votados depende en buena parte de en donde viven. El 23 de enero de 2018, Enrique Cárdenas, aspirante a candidato independiente para la gubernatura en Puebla anunció que el Tribunal Electoral del Estado de Puebla le había negado la prórroga del tiempo para la obtención del apoyo ciudadano que había solicitado. Cárdenas tiene razones para quejarse; Puebla, Chihuahua y Colima son los tres estados de la república en los que es más difícil conseguir una candidatura independiente a la gubernatura del estado.

En los tres estados se les exige a los candidatos independientes obtener firmas para acreditar el respaldo ciudadano del 3% de la lista nominal en 30 días o menos.   Tome usted en cuenta que la Lista Nominal del Estado de Puebla es apenas el 58% de la de la Ciudad de México. Tome también en cuenta que el día tiene 24 horas y que cada hora tiene sólo 60 minutos. Es decir, para cumplir su cuota, Enrique Cárdenas debería poder reunir tres firmas por minuto del día durante 30 días.

En el país existen más disparidades. En Chiapas, por ejemplo, se solicita sólo el 0.25% de la lista nominal del estado para contender por la gubernatura, mientras que en Tlaxcala se requiere el 6% de la lista nominal para poder ser diputado local por mayoría relativa. A continuación, se presentan los porcentajes de apoyo ciudadano requerido en 31 estados de la república.1 Cuando el requisito porcentual se encuentra por encima del promedio nacional, se señala con rojo.

Estado Porcentaje de apoyo ciudadano para ser candidato independiente a Gobernador del Estado Porcentaje de apoyo ciudadano para ser candidato independiente a Diputado local del Estado
Aguascalientes

2.50%

2.50%

Baja California Norte

2.00%

3.00%

Baja California Sur

2.51%

5.00%

Campeche

2.00%

3.00%

Coahuila

1.50%

1.50%

Colima

3.00%

3.00%

Chiapas

0.25%

2.00%

Chihuahua

3.00%

3.00%

Ciudad de México

1.00%

1.00%

Durango

1.00%

1.00%

Guanajuato

3.00%

3.00%

Guerrero

3.00%

3.00%

Hidalgo

3.00%

3.00%

Jalisco

1.00%

1.00%

Estado de México

3.00%

3.00%

Michoacán

2.00%

2.00%

Morelos

2.00%

2.00%

Nayarit

2.00%

2.00%

Nuevo León

2.00%

1.00%

Oaxaca

2.00%

2.00%

Puebla

3.00%

3.00%

Querétaro

2.00%

2.00%

Quintana Roo

1.00%

1.00%

San Luis Potosí

2.00%

2.00%

Sinaloa

2.00%

2.00%

Sonora

3.00%

3.00%

Tabasco

 nd

nd

Tamaulipas

3.00%

3.00%

Tlaxcala

3.00%

6.00%

Veracruz

3.00%

3.00%

Yucatán

2.00%

5.00%

Zacatecas

1.00%

2.00%

Promedio nacional

2.09%

2.48%

 

El porcentaje de apoyo ciudadano no es lo único relevante en las aspiraciones a candidaturas independientes; otro factor elemental es el tiempo en el que se le requiere a los aspirantes obtener el apoyo. A continuación, se presenta, por estado, el porcentaje de apoyo requerido entre el número de días para obtener un indicador de los mejores y peores estados para ser independiente. Asimismo, se presenta la cantidad de firmas por día que deberá juntar un candidato para llegar a la meta. No obstante, es importante mencionar que las firmas no son estrictamente un indicador de la facilidad para obtener la candidatura, considerando que son proporcionales al tamaño de la lista nominal.

Los peores estados para aspirar a una candidatura independiente (gobernador)2

Estado

Porcentaje de apoyo ciudadano para ser candidato independiente a Gobernador del Estado

Días con los que cuenta un aspirante a la gubernatura para obtener el apoyo ciudadano

Índice para gobernador

Firmas diarias necesarias para alcanzar la meta

1. Chihuahua

3.00%

28

0.11

2902

2. Colima

3.00%

30

0.10

525

2. Puebla

3.00%

30

0.10

4417

3. Sonora

3.00%

40

0.07

1556

3. Tamaulipas

3.00%

40

0.07

1941

3. Tlaxcala

3.00%

40

0.07

679

4. Michoacán

2.00%

30

0.07

2254

4. Querétaro

2.00%

30

0.07

1034

5. Aguascalientes

2.50%

40

0.06

580

6. Guanajuato

3.00%

60

0.05

2154

6. Guerrero

3.00%

60

0.05

1237

6. Hidalgo

3.00%

60

0.05

1041

6. Estado de México

3.00%

60

0.05

5817

6. Nayarit

2.00%

40

0.05

418

6. Sinaloa

2.00%

40

0.05

1053

6. Veracruz

3.00%

60

0.05

2848

7. Morelos

2.00%

45

0.04

631

8. Baja California Sur

2.51%

60

0.04

213

9. Quintana Roo

1.00%

24

0.04

493

10. Nuevo León

2.00%

50

0.04

1536

11. Coahuila3

1.50%

40

0.04

797

12. Baja California Norte

2.00%

60

0.03

897

12. Oaxaca

2.00%

60

0.03

939

12. Yucatán

2.00%

60

0.03

505

12. San Luis Potosí4

2.00%

60

0.03

648

13. Durango

1.00%

40

0.02

316

13. Zacatecas

1.00%

40

0.02

288

14. Jalisco

1.00%

60

0.02

975

15. Chiapas

0.25%

25

0.01

346

16. Ciudad de México

1.00%

120

0.01

629

Promedio nacional

2.09%

48

0.05006

1322

 

Los peores estados para aspirar una candidatura independiente (diputado local)5

Estado

Porcentaje de apoyo ciudadano para ser candidato independiente a Diputado local del Estado

Días con los que cuenta un aspirante a la diputación para obtener el apoyo ciudadano

Índice para diputado local

1. Tlaxcala

6.00%

30

0.2

2. Yucatán6

5.00%

30

0.17

3. Colima

3.00%

20

0.15

3. Sonora

3.00%

20

0.15

4. Chiapas

2.00%

15

0.13

5. Chihuahua

3.00%

30

0.10

5. Puebla

3.00%

30

0.10

5. Michoacán

2.00%

20

0.10

5. Guanajuato

3.00%

30

0.10

5. Guerrero

3.00%

30

0.10

5. Nayarit

2.00%

20

0.10

5. Veracruz

3.00%

30

0.10

5. Baja California Norte

3.00%

30

0.10

6. Baja California Sur

5.00%

60

0.08

7. Tamaulipas

3.00%

40

0.07

8. Querétaro

2.00%

30

0.07

8. Hidalgo

3.00%

45

0.07

8. Estado de México

3.00%

45

0.07

8. Oaxaca

2.00%

30

0.07

9. Aguascalientes

2.50%

40

0.06

10. Morelos

2.00%

35

0.06

11. Sinaloa

2.00%

40

0.05

11.San Luis Potosí

2.00%

40

0.05

11. Zacatecas

2.00%

40

0.05

12. Quintana Roo

1.00%

24

0.04

13. Coahuila

1.50%

40

0.04

14. Durango

1.00%

30

0.03

15. Jalisco

1.00%

40

0.02

16. Nuevo León

1.00%

50

0.02

17. Ciudad de México

1.00%

60

0.02

Promedio nacional

2.48%

36

0.076

 

Cabe mencionar que parece existir en las leyes una justificación en la que el porcentaje de firmas requerido depende en parte del tamaño de la lista nominal. Esto sucede, por ejemplo, en el Código de Elecciones y Participación Ciudadana del estado de Chiapas. En ese estado, el porcentaje de apoyo ciudadano requerido para los integrantes de los ayuntamientos depende del tamaño de la lista nominal. Es decir, si el municipio tiene una lista de menos de 10,000 electores, el porcentaje de apoyo ciudadano requerido es 3%; si tiene una lista de 10,001 a 30,000 el porcentaje es 2.5% y así hasta llegar al 1% que se solicita para municipios de más de 100,000 electores en la lista nominal.

No obstante, esta lógica no explica los requisitos porcentuales altos en el Estado de México y Puebla, por ejemplo. Si bien es cierto que el segundo y el tercer estado con las listas nominales más grandes del país (Jalisco y Ciudad de México) también son de los estados con los requisitos más laxos para independientes, el estado con la lista nominal más grande (Estado de México) solicita a sus aspirantes a candidato por la gubernatura, el 3% de la lista nominal. Al igual que Puebla y Veracruz, estados con la cuarta y quinta listas nominales más grandes del país.

Los requisitos tan altos terminan abonando al uso del término “partidocracia” para describir la realidad nacional. Sobre todo, considerando que cuando los requisitos son así de altos, las únicas personas que pueden tener acceso a una Candidatura Independiente son exmiembros de partidos políticos que pueden echar mano de su estructura partidista para obtener el apoyo. Este es el caso de Jaime Rodríguez en Nuevo León y de Ana Teresa Aranda en Puebla, ex partidistas que consiguieron una candidatura independiente a costa de una figura construida para permitirle a los ciudadanos comunes ejercer su derecho a ser votados. En algunos estados de la república, las candidaturas independientes son sólo una vía más por la que “los de siempre” pueden competir. Si creemos realmente en la democracia, en el valor que cada ciudadano puede aportar a la toma de decisiones colectiva, la desigualdad en el acceso a las candidaturas independientes debería preocuparnos.

Georgina Jiménez Ríos es politóloga por el CIDE.


1 No fue posible consultar la Ley Electoral del estado de Tabasco debido a que la liga en la que se encontraba en la página del Congreso del Estado no funcionaba al momento de realizar este artículo. Cabe mencionar que estos porcentajes de apoyo requerido son los que se mencionan en las leyes o códigos electorales locales. En algunos estados, se le permite a los Consejos Electorales modificar los requisitos en las convocatorias que se emiten para candidatos independientes, pero esas convocatorias no fueron consultadas.
2En esta tabla, además de Tabasco por las razones antes mencionadas, se omitió el estado de Campeche. Esto debido a que la Ley de Instituciones y Procedimientos Electorales del Estado de
Campeche no estipula plazos fijos para la recolección del apoyo ciudadano, lo que no lo hace comparable con el resto de los estados.
3En algunos estados, Coahuila y Nuevo León por ejemplo, el plazo para la obtención de apoyo ciudadano varía dependiendo del número de cargos que se renueven. Para esta tabla se utilizó
siempre el número de días otorgados cuando se renuevan gubernatura, congreso local y ayuntamientos.
4Los plazos en San Luis Potosí son plazos máximos.
5En esta tabla también se omitieron los estados de Tabasco y Campeche, por las razones mencionadas.
6Este año, el OPLE hizo una modificación que elevó el plazo de los candidatos a diputado a 60 días. No obstante, en la página del Instituto Electoral del Estado aún se encuentra, la ley que especifica 30 días para diputados locales.