En 2011 dejé de ser residente en México. Era la primera vez que migraba para vivir temporalmente fuera de mi país. Era la primera vez que me convertía en extranjera. Seis años y algunos meses de ser migrante en algún país extranjero podrían parecer pocos comparados con los años en los que he vivido en territorio mexicano. Sin embargo este tiempo de estar “lejos de casa” y de haber habitado en ciudades distintas no implica una falta de desinterés por lo que ocurre día a día en mi patria.

Desde el otro lado del Atlántico se reciben las brisas de violencia extrema, crímenes, corrupción e impunidad como regla de oro que hoy caracterizan a mi país. Yo crecí en Morelia, hoy capital de uno de los estados cuyo sur ha sido uno de los más violentos desde el sexenio de Felipe Calderón. Familia michoacana, sicarios y autodefensas. Zonas militarizadas. Periodistas asesinados. La simbiosis de los que están en el poder, los empresarios y los cárteles. Una clase política podrida. La ausencia del estado de derecho. En los últimos 12 años ha incrementado de sobremanera la violencia en el país, así como el número de asesinados y desaparecidos. Uno no puede ser ajeno a esto. Uno no puede dejar de involucrarse de alguna manera en la vida política de México.

Las elecciones de 2018 serán clave para la definición del rumbo económico, político y social que tomará nuestro país en los siguientes años, y por ello, la participación en los comicios electorales resulta de gran importancia. Hay que tener en cuenta que la magnitud de las elecciones de este año es histórica, pues será la primera vez que se eligen más de 3,400 cargos a nivel federal y local: a nivel federal además del Presidente de la República, se elegirán 128 senadores y  500 diputados; y a nivel local habrá votaciones para elegir a gobernadores en 9 estados del país, diputados locales, juntas municipales y alcaldías, además del jefe de gobierno de la Ciudad de México.

En este sentido, el Instituto Nacional Electoral (INE) tiene la responsabilidad de ser institucionalmente capaz de garantizar el derecho a votar a millones de mexicanos, incluidos los mexicanos en el extranjero1 y de demostrar que puede ejercer de manera eficaz y eficiente las tareas y funciones que le corresponden y presentarse como una entidad creíble.

Este año será la segunda vez que me tocará votar desde el extranjero. En 2012 puede ejercer mi derecho de voto desde España. Me registré en la lista de electores desde el extranjero e hice el proceso que correspondía para poder recibir el paquete electoral. Pocos meses después llegó a mi domicilio el paquete con las boletas electorales para poder votar por el Presidente de la República y Jefe de Gobierno del Distrito Federal el cual envié de vuelta a México durante el periodo establecido.

Sin embargo, a diferencia de 2012, es probable que este año no tenga la posibilidad de votar desde Alemania: al parecer el paquete electoral nunca llegará a mi domicilio.

El artículo 35 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos establece como el derecho al voto en las elecciones populares2 y la Ley General de Instituciones y Procedimientos Electorales en su Libro Sexto, establece los procedimientos para que los ciudadanos mexicanos que residen en el extranjero puedan ejercer su derecho a voto.3

¿En qué consiste ese procedimiento?

El proceso no parece nada complejo: uno tiene básicamente que escanear un comprobante de domicilio, así como la credencial de elector por los dos lados sobre una hoja de papel blanco con la firma autógrafa del ciudadano y llenar la solicitud de registro a la Lista Nominal de Electores Residentes en el Extranjero.

Sin embargo la cantidad de complicaciones y obstáculos para que el registro tenga un estatus válido y “procedente” es asombrosa, al igual que poca de claridad derivada de la falta de especificidad con respecto a la forma en la que el INE espera que se escaneen y se adjunten los documentos.

En diciembre de 2017 hice mi registro. Subí al portal los documentos necesarios pensando en que a más tardar en mayo de 2018 recibiría mi paquete electoral con las boletas correspondientes para poder votar. A finales de marzo revisé el estatus de mi solicitud al registro de electores en el extranjero  en el portal del INE (sin que éste me notificara) y me di cuenta de que me aparecían las siguientes inconsistencias:

“• La foto o copia de la Credencial para Votar con Fotografía, que se anexó a la Solicitud Individual de Inscripción a la Lista Nominal de Electores Residentes en el Extranjero o, en su caso, al manifiesto, no cuenta con la firma autógrafa o huella del ciudadano.

En ese sentido, y con la finalidad de que subsane la(s) citada(s) inconsistencia(s) y con ello su registro sea incorporado a la Lista Nominal de Electores Residentes en el Extranjero correspondiente, para así poder ejercer su derecho al voto vía postal desde el extranjero, A más tardar el 05 de abril de 2018, envíe a través del portal https://votoextranjero.ine.mx/registro/app/ciudadano/login, la imagen digital (escaneo o foto) de:

 •La foto o copia legible de su Credencial para Votar con Fotografía, por ambos lados, la cual deberá estar firmada de su puño y letra de la misma forma en que aparece en dicha credencial”.4

No entendía por qué mi registro era inconsistente si yo había seguido al pie de la letra las instrucciones.  Revisé los documentos y no encontré fallo alguno o alguna inconsistencia. Llamé entonces al INE para plantearles mis dudas y me recomendaron que volviera a subir los documentos. Así lo hice en más de una ocasión. El INE no informó tampoco que la firma autógrafa en la hoja de papel blanco junto a la credencial de elector tendría que ser con “tinta azul”, de lo contrario, la solicitud aparecería con inconsistencias.

Me sorprendió no haber recibido ninguna notificación por parte del INE con respecto al estatus de mi solicitud habiendo hecho el registro desde principios de diciembre. Decidí entonces contactar a amigos y conocidos mexicanos que están en el exterior. Escribí en los grupos de mexicanos en el extranjero en diferentes redes sociales para comunicarles que era importante que revisaran el estatus de su solicitud, pues de no hacerlo no sabrían si habría o no inconsistencias en su registro, pues el INE no les notificaría.

Me di cuenta de que no era la única que estaba en esta situación. Muchas personas residentes en el extranjero (en particular en Alemania) me contactaron para preguntarme qué había hecho yo para “subsanar” (término que utiliza el INE) la solicitud de registro para recibir el paquete electoral. Les recomendé que volvieran a subir los documentos al portal y que también mandaran un correo electrónico al INE (votoextranjero@ine.mx) en donde adjuntaran su solicitud de registro (que deberían haber recibido en su correo electrónico después de hacer el registro), así como los mismos documentos que subieron al portal (credencial de elector y comprobante de domicilio); recalcando el formato en el que debían mandarse los documentos. Les comenté que era también importante que solicitaran acuse de recibo de dicho correo electrónico. Yo lo hice y hasta la fecha no he recibido ninguna respuesta por parte del INE sobre la recepción de mis documentos.

El estatus de mi solicitud (4 de abril 2018)  sigue con las mismas “inconsistencias”. La fecha límite para modificar los documentos es el 5 de abril.

Fuente: Sistema de Registro para Votar desde el Extranjero. Estatus de la sesión personal de la autora.

Son muchas las personas que están en el extranjero y que se encuentran en una situación parecida a la mía. El INE es poco claro con respecto a “qué es lo que se necesita” para subsanar esas “inconsistencias” y para que la solicitud pueda aparecer como “procedente” y antes de junio recibir el paquete electoral.  ¿Cómo ejercer nuestro derecho a voto dada esta situación y ambigüedades?

Independientemente de que somos minoría los que residimos en el extranjero y estamos registrados en el padrón electoral, hay muchos quienes nos interesamos en la vida política de nuestro país y queremos ejercer nuestro derecho a voto. Lo alarmante es que nos podemos quedar sin hacerlo por estas razones. De acuerdo con las cifras del “Informe de avances del Voto de los Mexicanos Residentes en el Extranjero correspondiente a los Procesos Electorales 2017-2018” publicado en diciembre de 2017 por el INE, de septiembre a noviembre de 2017 se recibieron solamente 2,587 solicitudes, de las cuales sólo 56 cumplieron con los requisitos de acuerdo con el INE.  Sería interesante saber y entender por qué esta cifra es tan  baja. Por ahora no hay datos actualizados de cuántos mexicanos se registraron en los siguientes meses ni cuántas solicitudes resultaron sin inconsistencias.  Somos aproximadamente 12 millones de mexicanos los que residimos en el extranjero, de los cuales una cantidad significativa podría estar inscrita en Listado Nominal de Electores Residentes en el Extranjero y participar en las elecciones. Se esperaba que a partir de la reforma electoral de 2014 incrementara el número de registros de mexicanos en el extranjero, pues la credencial de elector se podría tramitar ya en consulados y embajadas de México en el exterior.5 En las elecciones de 2012, la participación de los mexicanos en el exterior fue bajísima: se contaron 40, 961 votos.

En un país como el nuestro, es importante ser críticos y reflexionar no sólo sobre la forma en la que  la institución que está encargada de organizar y coordinar los comicios electorales está desempeñando su trabajo, sino también sobre los riesgos que esta situación podría desencadenar. Los mexicanos que hicieron su registro para poder votar desde el extranjero enviaron copias escaneadas de sus credenciales de elector así como de los comprobantes de domicilio del país en donde residen. El INE ya tiene esos datos.

Si muchas de las solicitudes que hicieron los mexicanos en el exterior tienen inconsistencias o están en proceso de “análisis jurídico” es probable que los paquetes electorales no lleguen. En ese sentido, cabe preguntarse ¿qué va a pasar con nuestros datos y con los paquetes que no recibimos?

Dada esta inquietud, en alguna de las llamadas telefónicas que hice al INE, preguntaba si existía algún mecanismo o plataforma a la cual pudiéramos acceder para verificar si participamos o no en las elecciones, digamos con nuestra clave de elector o número de registro, o algo con lo que podamos cerciorarnos si votamos o no. La respuesta fue no. No existe ningún mecanismo para verificar lo anterior.

Tal vez el número  de votantes en el extranjero parece  bastante bajo para que pueda haber algún tipo de fraude en los comicios electorales, pero esto no implica que no sea preocupante la complejidad que existe para poder ejercer efectivamente el derecho a votar en las elecciones populares en el extranjero debido a la poca precisión en las respuestas que el INE da a sus ciudadanos con respecto al estatus de su solicitud de inscripción a la lista nominal de electores en el extranjero.

 En la página del INE del voto en el extranjero se lee lo siguiente: “México está donde estás tú”, “Tu derecho es votar donde quiera que residas, ¡ejércelo!”.

La sensación de muchos de los residimos en el extranjero es que México está lejos. Para mí las urnas electorales están a 10,000 kilómetros de distancia.

 

María del Carmen Sandoval Velasco es licenciada en Relaciones Internacionales por la UNAM y maestra en estudios de la Unión Europea por la Universidad Libre de Bruselas. Realiza su doctorado en Ciencia Política y Estudios Europeos en la Universidad de Siegen, Alemania.


1 Desde el extranjero se puede votar para los siguientes cargos: Presidente de la República, Senadores y Gobernador o Jefe Gobierno si la entidad federativa de origen del elector corresponde a los Estados de Chiapas, Guanajuato, Jalisco, Morelos, Puebla, Yucatán o la Ciudad de México.

2 Véase Artículo 35 de la Constitución de los Estados Unidos Mexicanos sobre los derechos de los ciudadanos mexicanos.

3 Este también puede encontrarse descrito en el sitio oficial del INE del voto de los mexicanos residentes en el extranjero.

4 Notificación sobre los detalles de las inconsistencias en mi solicitud emitida por la  Dirección Ejecutiva del Registro Federal de Electores y descargada desde mi sesión personal en la página.

5 De acuerdo con datos del INE, “el número de solicitudes de credencial desde el extranjero ascendía a 563 mil 808, de las cuales habían sido entregadas 447 mil 088 micas. Mientras que al corte del 25 de enero se tenían contabilizados un total de 40 mil 759 registros de credenciales para votar desde el exterior”. Cf. Central Electoral, Sitio oficial del INE. (Consultado 3 abril 2018)