México se encuentra inmerso en un intenso proceso electoral para elegir a su próximo presidente y el país enfrenta enormes retos. Sin embargo, uno de los problemas económicos más importantes y prevalentes de los últimos 20 años es la enorme cantidad de mexicanos que viven en situación de pobreza. Pese a que durante más de 20 años se han diseñado programas sociales y se han visibilizado las carencias económicas que afectan a buena parte de la población, el combate a la pobreza en nuestro país no ha presentado avances significativos.


Ilustración: Víctor Solís

Prueba de estos son los datos que presenta el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval) con respecto a la pobreza patrimonial. En 1992 el 53.1% de los hogares mexicanos no podía comprar la canasta alimentaria y hacer los gastos necesarios en vestido, educación, salud y transporte y, para 2016, este porcentaje se redujo en tan solo 0.2 puntos porcentuales: 52.9% de los hogares se encontraban en esta condición.

Por este motivo, solucionar este persistente problema debería de ser un tema prioritario para los candidatos a la presidencia. Además, debido a que en democracia cuenta de la misma forma tanto el voto del más pobre como el voto del más rico, esperaríamos que un sistema político como el nuestro generaría los incentivos adecuados para, eventualmente, erradicar la pobreza. 

Pero, ¿cómo podemos saber qué tan importante resulta para los distintos candidatos entender y combatir la pobreza? Es cierto que analizar las propuestas de política pública de cada alternativa es fundamental para comprender qué lugar ocuparía el combate a la pobreza en sus potenciales gobiernos. Sin embargo, creemos que existe una forma mucho más tangible: los municipios en los que los candidatos se presentan durante sus campañas y precampañas. Para los candidatos resulta imposible visitar los casi 2,500 municipios en la campaña electoral. Ellos tienen que escoger qué municipios visitan, revelando al mismo tiempo la prioridad que tienen y el mensaje que desean enviar con la visita.  

Campañas presidenciales 2018

Han transcurrido ya 45 días desde que inició oficialmente el periodo de campañas el 30 de marzo y, gracias a los datos reportados por las coaliciones ante el Instituto Nacional Electoral (INE), podemos tener una idea muy clara de a dónde han ido los candidatos durante estos días (corte 14 de mayo). Creemos que los lugares en los que eligen presentarse son un claro reflejo de la coalición de votantes a la que pretenden apelar y, en este sentido, revelan qué tan serio es su compromiso de mejorar las condiciones de vida de los mexicanos más pobres.

Sabemos que uno de los principales objetivos de hacer eventos de campaña es llevar tu mensaje al mayor número de individuos posible y, en ese sentido, los municipios con mayores niveles de pobreza podrían resultar menos atractivos. De acuerdo con los datos para 2010 de Coneval, el 60% de la población vivía en municipios cuyo nivel de pobreza se encuentra por debajo de la media nacional.

Sin embargo, analizar en dónde se llevan a cabo los eventos de campaña de los candidatos podría decirnos mucho acerca de la prioridad que tendría el combate a la pobreza. De hecho, debido a que hacer campaña en los municipios más pobres puede no ser tan redituable políticamente en términos del tamaño de la audiencia, acudir a estos municipios envía una importante señal de compromiso con el combate a la pobreza de sus habitantes.

En este artículo, analizamos los municipios visitados por los tres principales candidatos presidenciales ─decidimos omitir a Margarita Zavala y Jaime Rodríguez por cuestiones de espacio─ durante los periodos de campaña y precampaña. Como se mencionó anteriormente, las coaliciones están obligadas a reportar los eventos de campaña ante el INE, quien los hace públicos. Para los municipios visitados en precampaña nos basaremos en una búsqueda hemerográfica de los eventos que va del 1 de enero al final de la precampaña. Finalmente, para conocer los niveles de pobreza multidimensional de los municipios visitados, utilizaremos los datos de Coneval a nivel municipal de 2010.

¿Cuántos y qué municipios visitan?

En primera instancia, vale la pena explorar cuántos municipios ha visitado cada candidato. De acuerdo con los datos del INE, del 30 de marzo al 13 de mayo, Andrés Manuel López Obrador ha visitado 109 municipios distintos, mientras que José Antonio Meade Kuribreña y Ricardo Anaya Cortés han visitado 58 y 51 respectivamente. Si a estos datos sumamos los municipios visitados también durante la precampaña, es claro que el candidato de la coalición “Juntos Haremos Historia” ha sido el que más municipios ha visitado (Nota: la suma de municipios visitados durante precampaña y campaña contabiliza sólo una vez los municipios que se visitaron tanto en campaña como en precampaña).

Sin embargo, como es de esperarse, los candidatos a la presidencia de la República suelen hacer campaña en los mismos municipios, por lo que es interesante también saber si han ido a algún municipio al que ningún otro candidato haya ido. López Obrador ha visitado 150 municipios que ni Meade ni Anaya han visitado, mientras que el panista ha visitado 26 no visitado por los otros. Por otro lado, José Antonio Meade ha ido sólo a municipios que también han sido visitados por sus contendientes.

¿Y la pobreza?

En el siguiente mapa se encuentran los municipios visitados por los candidatos en el país (en precampaña y campaña). Existe gran diversidad de los municipios visitados. En lo que se lleva de reportado al INE se tiene que hay pocas visitas al sur y suroeste del país, así como partes de Tamaulipas y Sonora.

El 46% de la población de nuestro país vive en condiciones de pobreza multidimensional (2010). En este sentido, resulta relevante analizar qué tan distintos son los municipios visitados por los candidatos a la presidencia. Además, podría resultar relevante saber si los municipios visitados durante la precampaña difieren sustancialmente de aquellos visitados durante la campaña.

Como podemos observar, la tasa de pobreza promedio de los municipios visitados por los candidatos es, en todos los casos, menor a la tasa de pobreza nacional. Andrés Manuel López Obrador es quien ha visitado a los municipios más pobres, seguido por Ricardo Anaya y después por José Antonio Meade, tanto en precampaña como en periodo de campaña. Por otro lado, de todos los individuos en pobreza en el país, Andrés Manuel López Obrador ha visitado municipios que acumulan al 22.6% de la población en situación de pobreza en el país, mientras que Ricardo Anaya y José Antonio Meade han visitado al 16.4% y 13.6% respectivamente.

Otro aspecto preocupante de la pobreza de nuestro país es que está presente en prácticamente todo nuestro territorio: el 80% de nuestros municipios tiene a 50% o más de sus habitantes viviendo en una situación de pobreza multidimensional. ¿Qué tan distintos son los municipios visitados por los candidatos?

Nuevamente la situación de pobreza que se vive en los municipios visitados por los candidatos presidenciales es distinta a la situación nacional. De hecho, sólo Andrés Manuel López Obrador ha visitado a más municipios (60% de los municipios visitados por él) en los que el 50% de la población vive en condiciones de pobreza. Esta proporción se invierte tanto para Anaya como para Meade: 55% y 60% de los municipios visitados por ellos respectivamente tienen a menos de la mitad de su población viviendo en pobreza.

Por otro lado, los municipios que no han sido visitados por ninguno de los candidatos son sumamente distintos a aquellos que sí han sido visitados: entre los no visitados se tiene que 85% de ellos tiene a más de la mitad de su población en condiciones de pobreza multidimensional. Si bien es cierto que aún queda más de un mes de campaña, es claro que se ha excluido de la discusión pública con mucho mayor proporción a los municipios con mayores niveles de pobreza. Este aspecto debería ser un tema repetitivo en las campañas: qué políticas públicas son adecuadas para que la pobreza en esos municipios se reduzca.

Conclusión

Gracias a la normatividad electoral vigente y el trabajo del INE hoy en día contamos con nuevas fuentes de datos para comprender mejor nuestros procesos electorales y a nuestro sistema político. Hoy utilizamos una de ellas para responder a una pregunta clave para nuestro desarrollo económico y nuestro futuro democrático: ¿qué tanto los candidatos visitan municipios donde la mayor parte de la población vive en situación de pobreza?

Nos gusta pensar que, debido a que en democracia todos los individuos cuentan con un solo voto sin importar su nivel de ingresos, todos los ciudadanos somos igual de relevantes durante los procesos electorales. Si bien es cierto que la ciencia política ha estudiado y matizado esta afirmación (léanse, por ejemplo, Przeworski 2010 y Przeworski 2018), comprender cómo es que las condiciones económicas y la democracia interactúan en nuestro país resulta sumamente relevante.

Desde hace más de 20 años el combate a la pobreza ha sido un esfuerzo reiterado en México y aún no podemos ver una importante reducción en el porcentaje de nuestra población que vive en condiciones de pobreza. Por este motivo es que resulta tan relevante entender si los pobres representan un grupo prioritario para quienes aspiran a ser nuestro próximo presidente.

Más allá de las propuestas, la mejor señal de que existe un compromiso real del candidato hacia quienes obtienen menos ingresos consiste en visitarlos, platicar con ellos y conocer de primera mano sus carencias. Por este motivo es que consideramos fundamental analizar qué municipios han sido visitados por los candidatos hasta ahora.

Si solo importa el nivel de pobreza de un municipio, y no la población, esperaríamos que los candidatos visitaran 80% del tiempo a municipios con mucha pobreza. Los resultados muestran que ningún candidato ha logrado ese porcentaje, tal vez debido a que priorizan el mensaje a población en general y no focalizado a personas en situación de pobreza. Sin embargo, los municipios visitados por Andrés Manuel López Obrador son los que más se acercan a las condiciones de pobreza de nuestro país, lo cual quizás esto no resulte sorprendente dado que se suele ubicar en la izquierda del espectro político (por lo menos en términos económicos). Por su parte, José Antonio Meade y Ricardo Anaya visitan municipios con una proporción de pobreza menor a la del candidato de la alianza “Juntos Haremos Historia”, aunque Ricardo Anaya tiene una ligera ventaja en visitas a municipios con alta pobreza.

Es cierto que existen importantes restricciones de tiempo durante una campaña política y que el objetivo primordial es, sin duda alguna, llegar a un mayor número de potenciales votantes. Sin embargo, cuando ─como en nuestro país─ casi la mitad de la población percibe un ingreso insuficiente para cubrir sus gastos, los pobres deberían desempeñar un papel fundamental en nuestra vida pública. En particular, se debería enfatizar cómo regiones con alta pobreza pueden salir de ella. Los candidatos podrían mejorar su conocimiento del tema y a la vez darle más representación a esas zonas visitándolas más.

 

Raymundo Campos es Profesor-Investigador de El Colegio de México y es Doctor en Economía por la Universidad de California, Berkeley.

Sergio López-Araiza es egresado de las Licenciaturas en Economía y Ciencia Política del ITAM. Alejandro Gómez y Luis Montes nos ayudaron a recopilar los municipios visitados en el periodo de precampaña.