agosto 12, 2019

Israel: ¿Hacia un nuevo empate electoral?

Logros, tensiones y paradojas se combinan en estos días en el panorama político israelí cuando sus ciudadanos se encaminan por segunda vez al casino electoral. La tenaz resistencia de Benjamín Netanyahu —líder de este país en los últimos 13 años— a presentarse ante los tribunales por presuntos delitos que en otros países apenas provocarían atención explica este costoso y agitado torneo. Ciertamente, lo que está en juego es mucho más que su futuro personal y político. Washington, Teherán y Jerusalén son hoy teatro de afiebradas tensiones que en cualquier momento pueden superar la hostil retórica y conducir a un abierto conflicto que podría superar el umbral que diplomáticamente se denomina convencional.

Se recordará que los comicios que se celebraron en Israel el pasado abril condujeron a un empate entre el Likud encabezado por Netanyahu, un líder  apoyado desde hace décadas por dos estratos desiguales: de un lado, los descendientes de migrantes de origen oriental que fueron política y económicamente marginados en los primeros años del nacimiento del Estado (1948) y, del otro, sectores de la alta burguesía que se han beneficiado con la dinámica tecnológica y el ágil comercio internacional que este país ha revelado en la última década. En este contexto suficiente anotar su alto ingreso por habitante —más de 40 mil dólares— que lo coloca a la altura de Estados Unidos, Japón y algunos países europeos. 

Ilustración: Víctor Solís

Netanyahu se empeñó en los últimos dos meses en formar un nuevo gobierno con el apoyo de fracciones de la extrema derecha. Aceptando su fracaso movilizó el apoyo de diferentes agrupaciones insatisfechas con el resultado electoral a fin de tornar imparable la realización de un segundo encuentro electoral. Si ninguna circunstancia externa lo obstruye tendrá lugar el próximo 17 de septiembre.  

Opuesto al Likud se levanta Azul y Blanco, novedosa agrupación que en el historial y contexto de otros países se consideraría cuasi-fascista pues presenta como líderes a tres exgenerales. No en el caso de Israel pues aquí  las fuerzas armadas tienen amplio apoyo popular, en particular de la juventud que presta tres años de servicio obligatorio. Este partido representa a un amplio público inquieto por el culto a la personalidad de Netanyahu que le rinden sus partidarios, amén de sus repetidos intentos dirigidos a  soslayar a los tribunales por ofensas que habría cometido. En respuesta Azul y Blanco abandera la celosa división de poderes y el carácter secular de la sociedad israelí. 

Para enhebrar una coalición de por lo menos 61 representantes de los 120 que componen el parlamento, Netanyahu —16 años líder del Likud y 13 como primer ministro— hoy  se inclina a unirse a dos partidos de la extrema derecha. El primero está jefaturado por rabinos fundamentalistas que cuestionan la legitimidad del Estado todo tiempo que auspicia la libertad de credos y conductas. Sin embargo, desde hace una década esta agrupación forma parte de la coalición gubernamental, sus representantes visten atuendos conforme a los hábitos de los judíos que vivieron en la Europa oriental desde el siglo XVI, y repudian el cultivo de las ciencias y de la reflexión filosófica. Su principal aspiración: imponer en nombre de Jehová un régimen teocrático en el país.

El segundo grupo tomó impulso en los últimos años. Se apega a las doctrinas del rabino Kahana que predicó la expulsión masiva, primero, de los tres millones de palestinos que habitan los territorios militarmente administrados por Israel desde 1967, sin excluir más tarde a la minoría árabe que constituye la quinta parte de la población israelí. Dos de sus líderes ocupan hoy puestos ministeriales en el gobierno de Netanyahu: transporte y educación. Han anunciado que si son favorecidos por las próximas elecciones auspiciarán la parálisis del transporte público y privado para asegurar la santidad sabática y la dilatada inserción de temas religiosos en los programas escolares. 

Informales encuestas anticipan que el nuevo gobierno será probablemente encabezado por el Likud si éste acierta a convenir un entendimiento con estos dos grupos y con partido Nueva Derecha liderado por la carismática Ayelet Shaked. Pero en tal caso su capa dirigente deberá superar las objeciones de Sara Netanyahu que no disimula su celo por el atractivo perfil femenino de Ayelet. 

De momento su esposo Benjamín parece rendirse a sus deseos. De mantenerse esta actitud la única y última posibilidad del Likud es articular un entendimiento con el Laborismo, fracción que modeló el país desde su nacimiento y durante tres décadas, pero que hoy encara un franco declive. A la fecha sus líderes se abstienen de cualquier compromiso.  

Cabe anticipar que para dilatar su prestigio personal y político Netanyahu propiciará íntimos encuentros en la Casa Blanca y en el Kremlin. Revelará así que tanto Trump como con Putin se inclinan vivamente en su favor, un hecho que garantiza la estabilidad y avances del país. 

En esta particular constelación, el nuevo partido Azul y Blanco aspira a superar el empate electoral que obtuvo al enfrentar al Likud el pasado abril. Para incrementar sus posibilidades corteja en estos días, con mesurada prudencia, tanto a la derecha rabínica como a la izquierda liberal. Los tres generales que la encabezan suscitan amplia simpatía en los sectores medios y académicos que rechazan los signos de culto a la personalidad a Netanyahu que se revelan no sólo en su partido. También se conocen en amplios círculos de la diáspora norteamericana, especialmente entre aquellos que apoyan la reelección de Trump.

En la izquierda del abanico político se encuentran dos agrupaciones. Una de reciente formación impulsada por Ehud Barak quien en años idos ejerció altos cargos tanto militares como políticos. Convertido hoy en un próspero empresario con amplios enlaces internacionales, Barak no disimula su desprecio personal a Netanyahu. A través de múltiples negociaciones públicas y confidenciales acertó a convencer a la agrupación Meretz a formar un amplio frente; Barak aparece aquí en décimo lugar, sin posibilidad real de llegar al parlamento. Le obsesiona desbancar a Netanyahu, y su ayuda financiera es importante para sostener las campañas de esta agrupación.

Los partidos compuestos por ciudadanos de origen árabe han logrado   superar diferencias ideológicas y personales; se presentan en esta ocasión como un frente unificado. Hoy cuentan con 12 de las 120 bancas en el parlamento, número que podría aumentar considerablemente si sus líderes aciertan a convencer a sus electores —casi la quinta parte de la población— a concurrir a las urnas.

El resultado final de este torneo se sabrá en la segunda mitad de septiembre. Si Azul y Blanco no logra superar el actual empate con el Likud es verosímil que el partido Israel Beiteinu dirigido por Ivette Liberman, que representa a los ciudadanos que nacieron en países de Europa oriental, decidirá al cabo la composición y tendencias de la coalición gubernamental, incluyendo a su líder.

Para realizar tal hazaña Liberman debe obtener por lo menos de ocho a 10 lugares en la Knesset. En tal caso se inclinará a auspiciar una coalición que sumaría al Likud con Azul y Blanco dejando fuera tanto a la derecha rabínica y kahanista como a la fracción árabe.Un escenario que, si cristaliza, hará de Liberman una figura central en el panorama político israelí.

Con ya señalé estas consideraciones suponen que ningún dilatado conflicto militar trastornará sustancialmente el calendario electoral. Premisa tal vez algo ingenua pues las tensiones entre Israel y países vecinos pueden encenderse en cualquier momento.

Primero en Gaza —región que presenta la densidad poblacional más alta del mundo, económicamente apoyada por organismos internacionales y militarmente por Teherán— que podría aumentar considerablemente las ofensivas en la frontera sur y obligar una franca intervención por parte de Israel.  Después se perfila Damasco que hasta el momento ha tolerado las incursiones aéreas del vecino dirigidas a impedir cualquier concentración de fuerzas iraníes cercanas a su frontera. Y, por último, se insinúa una escalada en las actuales tensiones entre Washington y Teherán que involucraría necesariamente a Israel. Obviamente, cualquiera de estos escenarios alterará el equilibrio militar no sólo en el Medio Oriente.  

En suma: los resultados del certamen electoral que se verificará en Israel en septiembre próximo gravitarán sustancialmente en el escenario nacional y regional. Si se imponen las fuerzas hoy en la oposición, o se levanta un gabinete compuesto por el Likud y Azul y Blanco gracias a los buenos oficios de Liberman, el sistema democrático israelí se verá fortalecido. En tal caso Netanyahu deberá presentarse ante los tribunales por delitos que habría cometido al tiempo que se abrirán nuevos cauces para un diálogo de alto nivel en favor de un Estados palestino.

El cuadro será absolutamente diferente si Netanyahu acierta a formar una coalición con las facciones rabínicas, kahanistas y liberales que están a su derecha. Se multiplicarán entonces las orientaciones religiosas en la vida cotidiana del país —incluyendo los contenidos y rumbos de la educación pública—,  la población palestina conocerá superiores restricciones para transitar y trabajar sin molestias en el país, y la política exterior avalará sin reservas la permanencia de Trump en la Casa Blanca. Y así concretará Netanyahu su mayor aspiración: postergar por tiempo indefinido la comparecencia ante los jueces. 

 

Joseph Hodara

Leer completo

diciembre 22, 2014

Los 10 textos más leídos del año

nexos-2014
Presentamos los textos que obtuvieron el mayor número de visitas este año en el Blog de la Redacción.

  1. 35 preguntas sobre Ayotzinapa.
    Meses después de lo sucedido en la trágica noche de Iguala, una compilación de preguntas que todavía no habían sido resueltas por las autoridades.

  2. Enrique Peña Nieto contra el internet.
    Un análisis sobre las propuestas del gobierno federal en telecomunicaciones, las cuales fueron vistas por la sociedad civil como una limitación a sus derechos.

  3. 10 textos para entender mejor el conflicto entre Israel y Palestina.
    Una compilación de ensayos que busca explicar en los términos más simples qué ocurre en Medio Oriente.

  4. ¿Qué sucede en el Politécnico?
    Un resumen hecho durante las primeras semanas del conflicto, que explica las demandas originales de los estudiantes.

  5. “No seas puto”.
    Una crónica sobre el significado de la palabra “puto” en la cotidianidad nacional.

  6. Resumen comentado de las 10 propuestas de seguridad.
    Un análisis sobre las propuestas presidenciales para reformar la impartición de justicia en el país a raíz de lo sucedido en Iguala.

  7. Michoacán y las autodefensas. ¿Cómo llegamos aquí?
    Una historia de cómo se formaron las autodefensas en Michoacán y las consecuencias que eso trajo en el estado.

  8. “Fotos de mujeres desnudas aquí”.
    A partir del hackeo de fotografías de los celulares de actrices estadunidenses, un texto sobre la llamada “dictadura del click” y el papel de los medios de comunicación.

  9. ¿Nos debemos preocupar por el Ébola en México?
    Una explicación sobre cómo se contagia el Ébola y las posibilidades que tiene de llegar a nuestro país.

  10. ¿Fue el Estado?
    Un ensayo que discute el concepto de Estado y que busca distinguir en qué momento puede culparse a quién de los actos u omisiones gubernamentales.

Felices fiestas de parte de la redacción de Nexos.

Leer completo
Leer completo

agosto 28, 2013

La línea roja de las armas químicas

Destruction_in_Homs_(9)

La destrucción de la ciudad de Homs.

Actualización: el 31 de agosto, a las 12:50 pm, hora de México, Barack Obama anunció que pedirá autorización del Congreso para actuar militarmente contra Siria.

El 20 de agosto de 2012, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, le envió un ultimátum al gobierno de Siria:

“Hemos sido muy claros con el régimen de Assad, pero también con otros actores involucrados, que una línea roja para nosotros sería si empezáramos a ver un montón de armas químicas moviéndose o siendo utilizadas […] Eso cambiaría mi cálculo. Eso cambiaría mi ecuación”. [Traducción de la redacción.]

Durante los meses siguientes, hubo varios reportes de que el presidente sirio, Bashar Al-Assad, utilizó armas químicas en contra de su propia gente, en cantidades lo suficientemente pequeñas como para no levantar alarma a nivel internacional. La Casa Blanca, en junio de este año, admitió en público que entre 100 y 150 personas habían muerto a causa de ataques químicos en Siria desde el ultimátum. El gobierno estadounidense mencionó la línea roja otra vez, pero no hizo nada al respecto.

Leer más

Leer completo

TonyJudtEl viernes pasado murió el historiador inglés Tony Judt (en el Blog de Jesús Silva-Herzog Márquez hay un buen post con varios textos y obituarios). A mediados del 2008 fue diagnosticado con una enfermedad, llamada esclerosis lateral amiotrófica, que de manera gradual le fue quitando la movilidad del cuerpo del cuello hacia abajo (como narra en su texto “Night“, aquí en español). Desde finales del 2009, hasta este mes, publicó en el New York Review of Books una serie de textos autobiográficos en los cuales reflexiona sobre ciertos lugares y temas desde la experiencia personal. Esta serie de textos autobiográficos la empezó con un texto que leyó en la Universidad de Nueva York, “What is living and what is dead in Social Democracy? (“¿Qué está vivo y qué ha muerto de la socialdemocracia?” en español). En la presentación de dicho texto, anunció públicamente su enfermedad. En la página del Remarque Institute de NYU se puede ver el video (sólo Realplayer o Quicktime), y ponemos el audio de dicha conferencia aquí:

aquí

Leer más

Leer completo
Foto: Amir Farshad Ebrahimi

Foto: Amir Farshad Ebrahimi

La intervención del ejercito de Israel a una flotilla de activistas que pretendían entregar ayuda humanitaria a los habitantes palestinos en la franja de Gaza, la cual resultó en la muerte de por lo menos 10 activistas, fue condenada por el gobierno mexicano. Esta condena es particularmente importante considerando que México desde el día de ayer preside el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, el cual hizo un llamado a que se haga una investigación a fondo de lo sucedido.

En Israel el periódico Haaretz desde hace varios días, en su editorial, llamó al gobierno de su país a tomar en serio a Gaza y levantar el infructuoso bloqueo que lleva casi 4 años. Después, llamó a que el gobierno de Israel reinicie pláticas con el gobierno que preside la organización Hamas en Gaza, y a que no bloqueara la entrega de ayuda humanitaria por parte de la flotilla de activistas. El día de ayer, tras la intervención de la flotilla y su terrible resultado, el mismo periódico llamó negligente al gobierno, y pidió la formación de una  comisión que investigue a fondo para castigar a los responsables de una política que no sólo tiene costos en vidas humanas, sino sobre el papel político de Israel en todo el mundo.

El ataque a la flotilla humanitaria por parte del ejército de Israel se da en un contexto de violación sistemática de Derechos Humanos, que ha reportado Amnistía Internacional como un injustificado “castigo colectivo” a la población de Gaza.

Leer completo

raising_hands_ezg_2Leí con atención e interés la “Respuesta a la respuesta de Andrés Lajous” que publicó hace un par de semanas José Córdoba en este blog. Su respuesta es interesante porque amplía a partir de cierto sustento teórico las afirmaciones que él y otros comentaristas han hecho en espacios periodísticos. A su vez, me parece que los argumentos que usa reflejan las prioridades normativas y prácticas de quienes sostienen la posición “mayoritista” en nuestro país.

1. Córdoba usa el teorema de Arrow para afirmar que el debate entre proporcionalidad y mayoría está cerrado a partir de su publicación. Esta afirmación es particularmente interesante considerando que el texto de Arrow fue publicado hace casi 60 años, y el debate entre proporcionalidad y mayorías sigue vigente como lo demuestra cualquier mínimo análisis a través del tiempo en los cambios y combinación entre un sistema y otro en todo el mundo (Miles de libros y artículos se han escrito sobre el teorema de Arrow, esto sin considerar que otro tanto se han escrito específicamente sobre los efectos de sistemas proporcionales y de mayoría. Dudo mucho que alguien se atreva a afirmar que toda esta literatura sólo son reafirmaciones textuales del teorema de Arrow).

2. Después de la detallada, y a mi manera de ver irrelevante para la discusión, explicación del teorema de Arrow (el cuál en buena medida trata sobre los problemas de las votación de mayoría), Córdoba entra en una suerte de “relativismo” argumentativo sobre los sistemas electorales (Gabriel Negretto y Jorge Javier Romero ya han escrito sobre este punto). Este relativismo es inconsistente con su propia posición. Por un lado dice que “es imposible sostener, en general, que un sistema electoral es superior – menos aún, más democrático – que otro sistema electoral”. Con esa afirmación uno podría o simplemente aceptar las razones arbitrarias por las cuales vive en un país con un sistema u otro, o no poder distinguir entre el gobierno electo por muchas personas, y un gobierno electo por una sola persona. Sin embargo, la argumentación de Córdoba no le permitiría preferir un sistema sobre otro, pues insiste en modificar el sistema electoral mexicano para que garantice mayorías unipartidistas, y después intenta evadir las consecuencias de su elección.

3. En su texto Córdoba afirma que John Stuart Mill era una utilitarista clásico como Jeremy Bentham, y después en tono de burla afirma que “Hoy en día ya no existen adepto del utilitarismo clásico (…bueno, tal vez quedan algunos en México)”. Sin embargo, el gran éxito de Mill como filósofo político es que ni siquiera él era un adepto del utilitarismo clásico. Mill, a diferencia de Bentham, defiende al individuo pese a que su defensa no garantice el bienestar agregado de la mayoría. Es exactamente por esta razón que Mill hizo una defensa del sistema proporcional, le parecía que había que generar mecanismos que representaran a las minorías, frente a las mayorías. El principio de representación proporcional para un utilitarista clásico es un “sin sentido parado en zancos”, calificativo que parece usar la argumentación de Córdoba y otros mayoritistas sobre el sistema proporcional. El párrafo sobre el utilitarismo es en el que se logra dilucidar con mayor claridad la tergiversación argumentativa de Córdoba. Es él quien dice que el sistema electoral tienen que cambiarse pues  “hay reformas necesarias” y la necesidad de “cambios radicales” que sólo se podrían hacer con un sistema que produzca mayorías unipartidistas que no necesitan negociar con minorías. ¿Quienes son los utilitaristas clásicos mexicanos a los que se refiere?

Leer más

Leer completo