women

En el número de marzo de la revista Nexos, Laura Aragón narra el secuestro y venta de 3 niñas en Guerrero:

Las niñas llegaron a Tlapa de Comonfort, Guerrero, un jueves por la tarde. Las acompañaba Cayetano, un indígena tlapaneco de la comunidad de Ixtlahuarroja, quien las había encontrado y rescatado días antes. Esperanza y Erminia, de 14 y 15 años de edad, fueron engañadas, separadas de sus padres, y vendidas a dos familias de otra comunidad indígena. Cada uno de sus compradores pagó 40 mil pesos a la intermediaria.

Con motivo del Día Internacional de la Mujer (hoy, 8 de marzo), el Secretario General de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon declaró el día de ayer:

La injusticia y discriminación en contra de las mujeres persiste en todos lados. En su peor forma se manifiesta como violencia. Hasta 70% de las mujeres tienen experiencias de violencia en su vida. Comunmente son atacadas por una pareja íntima. A veces escuchamos que se dice que esas prácticas son un asunto cultural. No lo son. Son abusos, son crímenes, y niegan los derechos fundamentales de las mujeres.

Según la Encuesta Nacional sobre la Dinámica de las Relaciones en los Hogares, levantada por INEGI en INMUJERES en 2006, en México:

  • El 67% de las mujeres mexicanas de 15 años y más declaró al menos una situación de violencia, ya sea en el ámbito comunitario, escolar o laboral, o en el espacio familiar y de pareja.
  • La violencia contra las mujeres perpetrada por la pareja alcanzó un 43.2% a nivel nacional, con porcentajes que van de 54.1% en el estado de México a 33.7% en el estado de Coahuila de Zaragoza.
  • 30% de las mujeres que señaló haber tenido algún incidente de violencia, en el ámbito laboral, reportó acoso, hostigamiento o abuso sexual.
  • 15.6% de las mujeres reportó haber sufrido discriminación, hostigamiento, acoso o abuso sexual en la escuela.

En el periódico Milenio, se publica un artículo de Navi Pillay, Alta Comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos:

Hay una clara responsabilidad del Estado de proteger a las mujeres, castigar a los atacantes y responsabilizarlos de los costos y las consecuencias de su brutalidad; esto debe hacerse independientemente de la situación del autor del crimen en la sociedad, de su motivo y de su relación con la víctima.

Por la misma razón, la periodista Lydia Cacho, dice en El Universal, “No me regalen flores“:

Así es que este 8 de marzo habría que pedir a los políticos que en lugar de regalar flores y discursos sobre el día de las mujeres, ofrezcan políticas públicas que hagan efectiva la equidad. Que se reivindique la historia, una historia que nos hará más libres, que nos permitirá transformar a nuestra sociedad y erradicar el sexismo y la discriminación.

Por todas estas razones es sorprendente que casi ninguna de las oficinas de gobierno con alguna responsabilidad en el tema haya publicado hoy cifras o datos sobre la situación de las mujeres en México. Ni el Instituto Nacional de las Mujeres, ni el Instituto de las Mujeres del Distrito Federal parecen recordar el 8 de marzo. En contraste la CNDH emitió un comunicado de prensa y el presidente de CONAPRED, publicó un artículo sobre el tema.