Una de las señales más claras de que 2016 está a la vuelta de la esquina es la aparición de las listas de lo mejor del año en libros. Faltan muchas, pero dos de las importantes ya fueron reveladas, la de Amazon y la del Washington Post. En los próximos días veremos más.

Mientras tanto, en nexos queremos ofrecer nuestra propia versión de la lista de final de año. No queremos recomendar “lo mejor”, algo que siempre es subjetivo, sino libros de 2015 que, a nuestro juicio, tienen algo que aportar a la conversación pública.

La lista que sigue no tiene un orden particular y sólo incluye libros de no-ficción.

1

The Ugly Game: The Qatari Plot to Buy the World Cup, Heidi Blake y Jonathan Calvert (Simon & Schuster). Este libro lo reseñamos en abril, meses antes de que se destapara la cloaca de la FIFA. Es un extenso reportaje sobre cómo el emirato de Qatar compró a federaciones y gobiernos con el fin de obtener la copa mundial de 2022. Explica de forma muy detallada todos los sobornos, chantajes y demás artimañas para aprovecharse y corromper el juego más bonito del mundo.

One of Us: The Story of Anders Breivik and the Massacre in Norway, Asne Seierstad (Farrar, Strauss & Giroux). Una cátedra de cómo hacer periodismo. Seierstad, periodista noruega que antes fue corresponsal de guerra, reconstruye, minuto a minuto, la masacre de 77 personas en la isla de Utoya, la peor tragedia en la historia moderna del país escandinavo. El libro cuenta con decenas de entrevistas con sobrevivientes y familiares, así como con aquellos que mejor conocen a Anders Breivik, el autor de esta atrocidad.

Between the World and Me, Ta-Nehisi Coates (Spiegel & Grau). Quizás el libro más poderoso que se escribió en Estados Unidos este año. Coates, colaborador de The Atlantic, escribe aquí una carta a su hijo adolescente, en la que busca explicarle qué es ser negro en Estados Unidos en 2015, y cómo las cosas no han cambiado en más de 100 años. Es un testimonio que sirve para entender un problema que puede parecer ajeno –pero en realidad no lo es– a México.

Ayotzinapa. El rostro de los desaparecidosTryno Maldonado (Planeta). Después de la desaparición de los 43 estudiantes, y la muerte de otros tres el 26 de septiembre de 2014 en Iguala, Maldonado se fue a vivir cuatro meses a la Escuela Normal Rural Raúl Isidro Burgos, en Ayotzinapa. Este libro narra lo que aprendió tras convivir con los sobrevivientes: las historias de quiénes desaparecieron, sus orígenes, cómo llegaron a la escuela. De lectura necesaria para entender el México de 2015.

La casa blanca de Peña Nieto: La historia que cimbró un gobierno, Daniel Lizarraga, Rafael Cabrera, Irving Huerta, Sebastián Barragán (Grijalbo). Este libro contiene la mejor investigación periodística que se ha hecho en México en las últimas décadas. La historia es conocida por todos, pero el reportaje –con más datos y algunas actualizaciones– merece ser leído una y otra vez. Al igual que Ayotzinapa, retrata al México de 2015 de forma clara y contundente.

La casa del dolor ajeno, Julián Herbert (Literatura Random House). Un ensayo/crónica de los que se hacen poco en este país. Herbert, que pasó parte de su vida en Torreón, regresa para intentar comprender uno de los episodios más oscuros de la historia nacional: la matanza de chinos a principios de siglo en esa ciudad. El libro es de dos pistas, entrelazadas con gran habilidad: Herbert en el presente, hablando con los habitantes de Torreón, que casi nada saben de lo sucedido hace un siglo, y la narración, basada en abundantes fuentes bibliográficas, del holocausto chino en La Laguna.

Slim: biografía política del mexicano más rico del mundo, Diego Enrique Osorno (Debate). Uno de los proyectos más ambiciosos de los últimos tiempos –valga el juego de palabras–, este libro biográfico es un intento por retratar a quien en algún momento fue el hombre más rico del planeta, Carlos Slim. El libro tiene dos méritos: 1) existir y 2) presentar horas y horas de entrevistas con Slim, reacio a hablar de sí y su imperio. Es una obra muy desigual –está dividida en ejes temáticos en lugar de la narración cronológica estándar, lo cual genera muchos problemas– pero de cualquier forma vale la pena leerla. Es, por ponerlo de una forma, el tercer eje de la conversación mexicana de 2015: Ayotzinapa, La Casa Blanca, y la desigualdad en el país.

Esteban Illades

¿Alguna sugerencia? Escríbela en los comentarios.

Te recomendamos: