Esta es probablemente la elección más importante en la historia del México independiente. Lo que está en juego es el intento del viejo sistema presidencialista de legitimar su reconstrucción contra la posibilidad de instalar un nuevo arreglo institucional por la vía pacífica y democrática, adelantándose como país al advenimiento de una nueva era global. 


Ilustración: Alberto Caudillo

El renacimiento global

Por segunda vez en la historia de la humanidad los jóvenes saben más que los viejos, los alumnos más que sus maestros, y los hijos más que sus padres. Las nuevas generaciones han desarrollado competencias y capacidades con mucha más rapidez que sus antecesoras. Sus valores ya son otros, su visión sobre la colectividad totalmente distinta. Las ciencias sociales piensan que los jóvenes son los nuevos excluidos del siglo XXI. Miran con recelo a los millenials, a los Zs y a todos los que siguen. Los intentan explicar desde afuera sin entender que adentro están construyendo sus propias dinámicas comunitarias y formas de organización. Este fenómeno se conoce como inversión sistémica; cuando la parte “dependiente” del sistema se convierte en la parte activa o proveedora y la parte proveedora se convierte en dependiente o pasiva. Algo similar pasó durante el renacimiento después de la emancipación de las universidades en los siglos XII, XIV y XV, lo que permitió el paso de la edad media a la modernidad.

El nacimiento de una nueva era

Los libros, profesores o cualquier interfase en la que los chicos del futuro estudien historia, nombrarán este momento. Por eso, todos los textos que hablan de esta fase de la modernidad no logran acuñar un término. La post-modernidad, la modernidad tardía, la modernidad acelerada, la modernidad líquida o gaseosa de Bauman, siguen hablando de una era que está llegando a su fin. Al ocaso. La nueva era está por venir.

Así como en los siglos posteriores al renacimiento el estatu quo político fue reventado por diversas fuerzas económicas y sociales, nuestro siglo será probablemente el primero en ver nuevas formas de organización política. Desde la democracia de programación y código abierto en la internet, hasta las constituciones supranacionales como la Europea, la emancipación de los derechos digitales y la criptomoneda, en el mundo está emergiendo una nueva forma de organizarnos en sociedad. Y es justo dentro de este gran contexto global en el que México tiene la oportunidad de reinventarse.

El ocaso del México conocido

Poco más del 80% de los mexicanos queremos cambio en esta elección. Y no cualquier cambio, la mayoría de los mexicanos estamos a favor de un cambio radical. El enojo social, el hartazgo, la desesperanza y la desconfianza en las instituciones llegaron a su máximo histórico. Más allá de las razones coyunturales que podrían explicar esta actitud, existe una razón de fondo que la sociedad comprende con absoluta claridad: El régimen político vigente ha llegado a su fin. Necesitamos construir un nuevo régimen, y probablemente por primera vez en la historia reciente, la sociedad lo sabe y lo intuye.

En el régimen actual, intentan coexistir dos contratos sociales simultáneos y aparentemente contradictorios; el arreglo formal del presidencialismo, expresado en la ley, la constitución y las instituciones, y el arreglo informal: la corrupción. Ante la ineficiencia e ineficacia de los acuerdos formales, la corrupción se consolidó como una respuesta sistémica para darle viabilidad y funcionalidad al gobierno. En otras palabras, como el presidencialismo en un país como el nuestro no tiene la capacidad de resolver todos nuestros problemas, la sociedad y el gobierno inventaron un régimen paralelo de excepción que le dio viabilidad y funcionalidad al gobierno: la corrupción.

Tú no elegiste a un Rey, elegiste a un presidente

Para su quinto informe de gobierno Vicente Fox decidió transmitir un comercial de 30 segundos en el que hablando de frente a las cámaras decía, palabras más, palabras menos: “Muchos mexicanos piensan que les tengo que dar órdenes a los diputados, ¿por qué lo creen? Porque así era antes. El Presidente hacía lo que le daba la gana, pero cuando tú votaste por mí entendí que mi responsabilidad era ser el primer Presidente que respetara a los demás poderes. Claro que sería más fácil gobernar con poder absoluto, pero tú no elegiste un rey ni un dictador. Tú elegiste un presidente demócrata, y por ti, aunque cueste más trabajo, eso es lo que soy y voy a seguir siendo”.

Existen muchas críticas en contra del foxismo por haber malogrado la transición. Probablemente muchas de estas están sustentadas y son ciertas. Pero lo que nadie puede negar, es que de manera deliberada más que accidental, el foxismo y todos sus miembros, sí intentaron desmantelar al presidencialismo. El problema fue que nunca lograron construir un régimen formal alterno. Ante el vacío de poder, la corrupción se fortaleció a través de los gobernadores, en su mayoría priístas. Después Calderón, en lugar de continuar con el legado foxista y llamar a retomar la transición, intentó recuperar el poder desde una presidencia no sólo debilitada institucionalmente, sino cuestionada en su legitimidad por el resultado de la elección. La promesa electoral de Enrique Peña, a la que la mayoría de los sus electores reaccionaron en 2012 era el regreso de la eficacia y la eficiencia del sistema presidencialista. Se puede resumir en una frase con la que los priístas hacían campaña en Guadalajara en 2006: “Que regresen los corruptos y que se vayan los pendejos”.

La docena más trágica

A menudo, el exceso de un modelo es el preámbulo de su agotamiento. Como cuando te pones a dieta, y la noche previa te pides una pizza. Paradójicamente, los últimos doce años, los más corruptos de nuestra historia, simbolizan el fin de la corrupción como sistema. No quiero pecar de optimista, pero a diferencia de antes, la sociedad actual ya no quiere un régimen corrupto paralelo porque dejó de ser funcional.

En un intento por entender por qué los mexicanos toleramos durante tantos años al régimen corrupto, e inspirado en los hallazgos preliminares de un estudio cualitativo que corrimos con Matías Gálvez de La Casa de la Investigación, previo al inicio del proceso electoral de 2018, encontramos que la tolerancia a la corrupción como sistema se sustentaba en cuatro grandes acuerdos no escritos entre la sociedad y el gobierno que le daban viabilidad y funcionalidad al régimen. Se trata de cuatro contratos sociales que mueven el engranaje del pacto implícito entre nuestro pueblo y sus gobernantes.

Las cuatro columnas de la corrupción:

El primer acuerdo, el que le da sustento a todos los demás, es que la corrupción es un régimen de excepción; todos sabemos que está mal, que no es lo correcto, pero lo vamos a tolerar durante un tiempo mientras sea funcional. Segundo acuerdo: la del beneficio compartido, el “roban pero reparten”, pueden ser corruptos siempre y cuando la riqueza generada a partir de la corrupción nos “salpique” algo a todos los demás. Tercer acuerdo, el principio maquiavélico de que la corrupción ni quita ni mata, “ustedes hagan sus negocios pero no se metan ni con mi vida ni con mi patrimonio”. Y cuarto acuerdo, la impunidad limitada, debe haber un castigo para quien se pase de la raya.

Hubieron dos momentos claves en el rompimiento de este último acuerdo, el calderonismo, que demostró que la corrupción si mata, y el peñismo que llevó esa constatación a niveles nunca antes vistos. A partir de la guerra contra el narcotráfico, los mexicanos descubrimos que, ya sea por complicidad activa o por ineficacia pasiva, la corrupción mata. Mata por la violencia pero mata también con la obra pública mal hecha, mata con medicinas que no llegan, mata con las licencias otorgadas a edificios mal construidos.

Para los entrevistados en el estudio referido, el segundo acuerdo que se rompió es el “roban pero reparten; Ahora roban y se lo quedan todo”. Las grandes fortunas y el dispendio impúdico de los gobernadores y servidores públicos en la última década, dejó de ser tolerado por tres razones; primera, la percepción informada de que ahora se roban mucho más, segunda la sensación no informada de que ahora no se distribuye el botín como se hacía antes y finalmente, la evidencia de una vida de lujos de los corruptos mostrada a través de las redes sociales. En ese sentido el tercer acuerdo, el de de la impunidad limitada se percibe completamente violentado a pesar de que existan casos de gobernadores en la cárcel o de funcionarios públicos castigados; según este acuerdo, el límite a la impunidad debiera evitar los desfalcos masivos e irreparables, no solo castigarlos. Para los entrevistados, la estafa maestra, Veracruz, Borge, Duarte, y todos los que sigan en la lista, no debieron haber pasado. El límite se debe poner antes de que el daño sea irreparable, no después.

El fin de la corrupción: la coronación de la paradoja

El 9 de septiembre de 2014, el presidente Enrique Peña Nieto inconscientemente decretó la muerte del actual sistema. En un discurso aparentemente inocuo, pidió a los mexicanos reconocer que la corrupción era un asunto cultural y llamó a la sociedad a construir una nueva cultura ética. Independientemente de la intencionalidad del presidente, para los mexicanos esta declaración significó la ruptura del primero de los acuerdos, el que da sustento a la funcionalidad de la corrupción: ser la excepción que lubrica y no la regla que destruye. Al afirmar que la corrupción es cultural, el presidente normalizó lo que habíamos acordado como excepcional. Podemos discutir si el análisis del presidente es cierto o falso,  aunque para el caso resulta irrelevante. El efecto de su declaración en el tiempo y contexto que le acompañó mató la poca legitimidad social que le quedaba al régimen corrupto. El jefe del Estado Mexicano responsabilizó a las mexicanas y los mexicanos de todas las muertes, y de todas las tranzas. Y eso no lo quisimos aceptar.

La elección del 18: repetir o cambiar

El mundo está cambiando. La humanidad se está inventando una vez más. Estamos explorando nuevas formas de producción y de organización social. El sistema político mexicano está a punto del colapso. En esta elección tenemos dos opciones, podemos reparar al viejo sistema o podemos construir uno nuevo.

El discurso de Andrés Manuel López Obrador se identifica más con lo primero.  Su proyecto orbita alrededor de la idea de un estado presidencialista que funciona en base al estilo personal y no en torno a la construcción de instituciones que puedan por sí mismas resistir las inercias de la corrupción y plantar cara a una nueva era.

Por su parte, el planteamiento discursivo de Ricardo Anaya y del Frente propone una alternativa institucional al presidencialismo para construir un nuevo régimen a partir de un gobierno de coalición. El frente en su discurso enarbola la idea de la gobernanza compartida entre sociedad y gobierno.

Entre la vanguardia y la nostalgia

Los contrastes evidentes entre las propuestas de AMLO y Anaya dan cuenta de sus propias categorías; regresar al régimen clientelar en educación o avanzar en el modelo educativo, continuar con la amnistía de facto al crimen organizado o cambiar el enfoque del combate a la violencia dejando de hacer la guerra para los Estados Unidos y poniendo como prioridad la seguridad ciudadana, mantener el uso político de los programas sociales o crear un sistema universal de protección y bienestar social cuya piedra angular es el ingreso básico universal, regresar a la economía de estado, basada en la producción de hidrocarburos o construir un modelo económico basado en el conocimiento y la producción.

En esta elección están en juego, no solo dos visiones del mundo, sino dos maneras muy distintas de insertarse en el mundo, la vanguardia y la nostalgia. La moneda está en el aire.

 

Roberto Trad es consultor político.