septiembre 6, 2010

¿Qué comemos los mexicanos?

Los mexicanos somos cada vez más viejos y morimos de enfermedades más complejas resultado de lallamada transición demográfica y epidemiológica. Somos, en resumen, una sociedad profundamente desigual, cada vez más urbana que come cada vez peor y se mueve cada vez menos. Si los niños de primaria deben dejar de comer chatarra por lo menos mientras estudian es porque serán la primera generación que puede vivir menos que sus padres como resultado del estilo de vida sedentario y la mala alimentación.

Fuente: elaboración de la autora con datos de la ENIGH, 2006.
Fuente: elaboración de la autora con datos de la ENIGH, 2006.

La alimentación difícilmente puede disociarse de los determinantes sociales del país. Dado que la mitad de los mexicanos es considerado pobre patrimonial y la quinta parte pobre alimentario [1], vale la pena preguntarnos si todos comemos más o menos lo mismo o no. Los teóricos del desarrollo [2] argumentan que conforme hay más ingreso se consumen más y mejores calorías. Esto se puede observar con el gasto en alimentos por categoría en diferentes hogares a partir de la Encuesta Nacional de Ingreso y Gasto de los Hogares (ENIGH).


Si todos los mexicanos comiéramos de manera similar, gastaríamos la misma proporción en cada categoría de alimento aunque se esperaría mayor calidad conforme haya mayor ingreso. Los datos muestran que sí hay una diferencia en el tipo de alimentación por ingreso. La gráfica a continuación muestra el caso más extremo, la diferencia entre pobres alimentarios y el resto de los hogares. Los hogares mexicanos pobres gastan 6% más en cereales, 6% más en frutas y verduras y 1.5% menos en carne, pollo y pescado del total del gasto dedicado a alimentación. Conforme hay menos ingreso podemos decir burdamente que se gasta más en carbohidratos y menos en proteínas y que esa diferencia es estadísticamente significativa y no una casualidad numérica. Esta tendencia no es exclusiva de los hogares pobres alimentarios (que incluso si gastaran todos sus ingresos en comida estarían mal alimentados) sino que se observa también con los hogares pobres en capacidades y patrimonio.

Estos resultados coinciden con las listas de alimentos por quintil elaboradas hace doce años que muestran que en el 20% más pobre del país, la carne y el pollo no figuran entre los diez alimentos comprados con mayor frecuencia[3]. Desafortunadamente un mayor ingreso no parece bastar para que haya mejorescalorías. Al comparar en 1998 los alimentos comprados entre el grupo más pobre y el más rico resultó que los dos grupos compran jitomate, tortilla y huevo frecuentemente. Los pobres además de eso compran frijol y azúcar mientras que los ricos compran leche y refresco.

Tener mayores ingresos no garantiza una mejor alimentación en general ni un estilo de vida menos sedentario, lo que sí parece ocurrir es que en hogares menos pobres la alimentación al menos incluirá carne, pollo y pescado además de cereales, arroz y pasta.

Paulina Terrazas Valdés.


[1] Coneval 2010 con datos del 2008.

[2] Subramanian, Deaton, Dasgupta, Banerjee, Duflo, entre otros.

[3] Martinez Jasso y Villesca Becerra en “La alimentación en México: un estudio a partir de la Encuesta Nacional de Ingresos y Gastos de los Hogares” publicado en 2003 con datos de 1998.

Te recomendamos:

4 comentarios a “¿Qué comemos los mexicanos?”


  1. baudelio

    El análisis es sumamente precario y denota desconocimiento del tema y falta de formalidad al abordar. Recomiendo que se revisen las notas antes de publicarse, ya que resta seriedad.


  2. Adriana Abardía

    Muy útil la reflexión. Gracias. Me llama mucho la atención en tu nota que la proporción del gasto en frutas y vegetales es mayor en los hogares pobres que en los no pobres, yo habría asumido lo contrario. Sabes a qué se debe? Me parece incluso un buen hallazgo. Coincido con Edwin en que sería muy interesante un análisis paralelo de obesidad.


  3. edwin

    Es importante este analisis por que las familias con ingresos altos tiene posibilidades de ir comprar hamburguesas, pizzas y demas, en tanto las familias con menos ingresos se preocupar por comer dia a dia. Seria bueno hacer un analisis de el nivel de ingresos con el problema de obesidad.


  4. Luisa Tere Ruenes

    Desgraciadamente en México como en casi todo el mundo, hay una ignorancia total con respecto a la alimentación humana. En México ni los médicos saben gran cosa de nutrición. Alimentarse saludablemente, se puede hacer con MUY poco dinero. El problema está en que la gente recibe información por la publicidad, que es un engaño total. A nadie le importa nuestra salud, ni la ecología, ni el sufrimiento de los animales; lo único que les interesa a estos negocios es NUESTRO DINERO. Recibí un video muy interesante de un médico naturópata venezolano, con duración de una hora con 15 minutos y está extraordinario. Todo el mundo debería de verlo. El es el Dr. Germán Alberti: http://video.google.es/videoplay?docid=-8254718687635394778&hl=es#

    http://video.google.es/videoplay?docid=-8254718687635394778&hl=es#