periódico

Actualización: 5 de agosto de 2015. En su columna del día de hoy, Carlos Loret de Mola afirma, basándose en peritajes de la PGR, que lo que sucedió en Tanhuato fue una ejecución extrajudicial, en la que los cuerpos de 30 de los 42 supuestos delincuentes tenían un tiro de gracia.

 

(Y menos boletín.)

El viernes 22, cerca de la una de la tarde, comenzamos a recibir la primera información. Un tiroteo en un municipio en la frontera entre Jalisco y Michoacán. Como en todo evento en tiempo real –o de reciente ocurrencia–, los datos eran escasos y difíciles de confirmar.

La AFP (Agence France-Presse) citaba a un “oficial”: 39 muertos en tiroteo entre gobierno y “civiles armados”. Carlos Puig decía que a Milenio habían llegado al menos cuatro números distintos. La comunicación oficial no existía. Sólo un tuit de la Policía Federal, lamentando la muerte de un compañero caído. Pasaron casi ocho horas hasta que el gobierno federal dio una conferencia de prensa. Antes de eso, lo único que hubo fueron las explicaciones del gobernador de Michoacán, Salvador Jara, y del alcalde de Tanhuato, el municipio donde supuestamente había ocurrido lo que hasta ese entonces se definía sólo como “un tiroteo”. La identidad de los involucrados seguía siendo un misterio. Y, de hecho, el alcalde de Tanhuato, José Ignacio Cuevas, dijo en esa entrevista que lo que él sabía era por redes sociales, ya que el municipio llevaba tres días sin señal de celular. No tenía información oficial tampoco.

Después de la conferencia de prensa federal, la reacción mediática fue casi al unísono. Esta foto de Mario Campos lo deja en claro:

mariocampos

Parecía como si ya no hubiera más que investigar. El enfrentamiento más grande en lo que va del sexenio entre el gobierno y lo que se sentenciaba como el Cártel de Jalisco Nueva Generación –aquel que hace unas semanas derribó un helicóptero militar– ya estaba explicado. Los buenos le habían ganado a los malos. No sólo eso. Los habían eliminado casi a la perfección. 42 muertos y sólo una baja policiaca.

Y ésa fue la explicación. Después de dar el parte de la conferencia de prensa, pocos medios siguieron la nota en sus primeras planas el domingo. Sólo el más de izquierda —La Jornada— continuó con el tema con algo de interés, pero una vez más, volvió a citar fuentes gubernamentales. El Universal también dio algo de cobertura, aunque la explicación que presentaba igual venía de las autoridades federales. “Tanhuato, dentro del corredor de la droga”, se llamaba la nota. Era el contexto para lo sucedido el viernes.

diarios-01

Primeras planas del domingo

Para el lunes, ya sólo Milenio traía algo relacionado. Explicaba que los muertos en el Rancho El Sol –ubicado entre Tanhuato y el municipio de Ecuandureo–, a 40 minutos de Zamora, habían sido reclutados por el cártel durante las últimas semanas, según la PGR.

diarios-02

Primeras planas del lunes

Salvo eso, la información en prensa nacional era escasa. Tenía uno que voltear hacia los columnistas para alejarse del comunicado y poder plantearse, tal vez, un escenario distinto al descrito por las autoridades.

Héctor Aguilar Camín, director de esta revista, se preguntaba en su texto por qué no coincidía el número de armas –menor– con el de muertos –mayor–. Carlos Puig retomaba un artículo de Nexos de 2011, en el que se analizaba la proporción de muertos y heridos de fuerzas federales contra criminales. (Ocho supuestos criminales muertos por cada elemento policiaco o militar.) Ricardo Raphael recordaba Tlatlaya y Apatzingán y sembraba la pregunta: ¿Sería posible que en Tanhuato sucediera algo similar? En ambos casos la primera versión había hablado de enfrentamientos, para que meses después, a través de un pequeño manojo de periodistas que se quedó con la duda, apareciera la verdad. Salvador Camarena, al igual que Raphael, utilizó Tanhuato para hablar de lo complicado que ha sido que la verdad de Apatzingán se revele. Y Eduardo Guerrero –también colaborador de esta revista– analizó el efecto electoral de lo ocurrido. Era en esas páginas que podíamos dudar de la versión oficial. En las contiguas lo único que veíamos era la certeza de que los 42 muertos eran miembros de un cártel y habían sido “abatidos” en una balacera.

Las tres únicas versiones distintas del tema, hasta ahora, han aparecido en dos medios internacionales y un portal en línea. La AP (Associated Press), que envió a un reportero a la zona, consiguió entrevistar a los familiares de los muertos, al momento de ir a identificar a los cuerpos. Uno de ellos dijo que su familiar trabajaba dando mantenimiento al rancho. Otro dijo que su familiar había perdido dientes por algo con efecto similar a una golpiza, y que su cuerpo tenía señas de violencia. Otra decía que a su marido le habían destrozado la cara y al cuerpo le faltaba un ojo. El País, por su parte, hizo una búsqueda extensiva por la zona y no encontró a nadie que hablara sobre el tema. El reportaje fue titulado “La batalla invisible”.

Y hoy lunes, Animal Político da viso de nuevos detalles, aquellos que la prensa tradicional no ha buscado. En el rancho El Sol un helicóptero federal disparó desde arriba contra las personas que estaban ahí, según habitantes del pueblo más cercano. No sabemos quiénes eran, si en efecto eran miembros del cártel de Jalisco, y qué hacían en el lugar. Pero sí que el fuego vino de los cielos.

Es posible que con las explicaciones federales la prensa ya haya dado vuelta a la página en Tanhuato, o esté por hacerlo. Que el tema continúe durante esta semana, pero que mengüe para la siguiente. Tal vez algún periodista inquieto lo retome en algunos meses y conozcamos alguna versión distinta.

Ojalá que la discusión se mantenga y el boletín no prevalezca.

Esteban Illades

Te recomendamos: